¿Qué eligen los ingresantes a la UNLP? Radiografía de una elección que suma 33 mil inscriptos

Ya cerraron las inscripciones a las carreras de las distintas Facultades de la Universidad Nacional de La Plata, que a través de su sitio oficial (www.unlp.edu.ar) dio a conocer los resultados hacia fines del último mes de diciembre.

En una primera lectura, se presentan las siguientes curiosidades:
Este año hay un nuevamente récord de aspirantes: son casi 33 mil los inscriptos (superando los 30 mil del ciclo 2018).
En el podio se mantiene la Facultad de Humanidades como la más elegida, seguida de Medicina (que en 2018 quedó fuera de las tres primeras) y Bellas Artes (que mantiene su lugar). A diferencia del año anterior, la Facultad de Derecho aparece más relegada aunque sigue estando entre las más concurridas. Como las menos elegidas, continúan Astronomía y Agronomía, sumándose Naturales y Museo. Por su parte, Trabajo Social escala posiciones y sale de los últimos lugares al contar con más anotados en su carrera.
Al momento de interpretar los datos, es importante destacar que las universidades públicas siguen atrayendo a jóvenes que apuestan por un futuro mejor; acaso viendo en los estudios de Nivel Superior la oportunidad de ascenso social, sobre todo en un contexto de crisis económicas, altos índices de pobreza y desempleo.

Asimismo, es también valorable el intento de los ámbitos académicos por acercarse a la comunidad, a partir de actividades de extensión que socializan saberes y vivencias, las cuales se vuelven visibles para el común de la ciudadanía. Un ejemplo de ello, es la preparación para la muestra de “La Noche de los Museos” que organizaron actores educativos de las carreras de Matemática, Física y Astronomía, entre otras.

No menor es comprender el impacto de las demandas sociales, muchas de las cuales encuentran eco en las universidades, que actualmente son epicentros políticos que buscan defender los derechos humanos, denuncian irregularidades y se encuentran activamente comprometidas en el logro de la justicia social.
Quizás por lo anterior se explique el auge de las Humanidades, que cada vez suman más adeptos en un escenario de fuerte participación y controversias políticas.
Respecto de Medicina, siempre resulta una carrera con gran cantidad de ingresantes; y esa realidad se potencia al dejarse de lado –desde hace unos años- el curso de ingreso eliminatorio.
Por otra parte, es posible que sorprenda la alta adhesión para Bellas Artes, pero ello puede comprenderse en el contexto una ciudad históricamente cultural, que ofrece una amplia gama de opciones y oportunidades para la expansión de la estética y sus derivados.
De otras Facultades como Astronomía se registra un muy acotado número de ingresantes, probablemente por la extrema especificidad de sus estudios, lo cual implica la adquisición de conocimientos correlativos que se van complejizando en el tiempo, al punto tal de no encontrar alternativas como en otras carreras para estar cursando siempre y, por consiguiente, avanzando en el plan de materias tal como se estipula por programa.
Entre las buenas noticias, Trabajo Social suma interesados en estudiarla, muy probablemente por el escenario actual de un país debilitado en instituciones equipadas y preparadas para el apoyo y contención de sectores vulnerables; sin dejar de lado que no se trata solamente de una carrera vinculada a la pobreza y la exclusión, sino que también ofrece un amplio campo para el accionar colectivo, que a su vez sirve de complemento a otras disciplinas.
Más allá de los datos y sus explicaciones, hay sobrados motivos para celebrar el crecimiento de las universidades nacionales como la UNLP, que junto a otros centros formadores en un sistema pensado federalmente, brinda oportunidades a personas que se preparan para transformar la realidad y apostar por un país mejor.
La conquista social de una educación pública y gratuita de calidad es el fruto de políticas de Estado que nunca deben quedar relegadas, ya que involucra a estudiantes capaces de devolver –en algún momento- soluciones a la sociedad.

Por eso mismo, la educación nunca debe ser vista como un gasto sino siempre como una inversión.

Adrián López Hernaiz
Acerca de Adrián López Hernaiz 10 Articles
Docente y divulgador de Filosofía egresado en la UNLP. Estudiante de Posgrado en Ciencias Sociales por la misma institución; su tema a investigar se vincula con La Noche de los Lápices. Con Ediciones Masmédula (editorial independiente de La Plata) publicó dos libros: En 2014 escribió una obra de relatos llamada LAS PALABRAS QUE NOS TRAJO EL VIENTO (organizada en tomos: “Primavera”, “Verano”, “Otoño”, “Invierno”). Para 2016 presentó ALGO QUE SEPAMOS TODOS (textos de filosofía en dos volúmenes: “De la caverna al sol”, con contenido más humanístico; “De la lupa al telescopio”, orientado a las ciencias). Esta producción ha sido difundida en ámbitos académicos de México y Uruguay; circula por escuelas, institutos de formación docente y una materia de didáctica de una universidad nacional del país. Actualmente, el autor trabaja en un libro basado en entrevistas a gente del arte, la ciencia, la cultura; así como también a activistas de derechos humanos y demás referentes que contribuyen a un mundo mejor. Su exposición está prevista para fines de 2020. Se desempeña como docente en escuelas primarias y secundarias; también en nivel universitario. Participa de Jornadas y Congresos a nivel nacional e internacional. Es columnista del programa radial “El Buscador”, que se emite por La Redonda (FM 100.3) de la ciudad de La Plata. También, colabora con textos para la revista digital educativa “El Arcón de Clio” y el portal de noticias “Miravox.info”.
Contacto: Sitio web

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*