La planificación en la gestión directiva

La planificación establece un rumbo, otorga dirección a nuestras acciones, dirige el movimiento hacia una meta y hacia un resultado buscado. En las palabras del reconocido economista chileno, Carlos Matus, “planificar no es otra cosa que el intento del hombre por crear su futuro y no ser arrastrado por los hechos.”

El gobierno de una institución educativa debe atender muchos frentes al mismo tiempo, tejer acuerdos y consensos, asesorar la tarea pedagógica,  evaluar  procesos y encontrar respuestas a los distintos desafíos que la realidad cotidiana plantea. La vorágine en que la gestión encuentra lugar día a día en la escuela puede hacer que los responsables de planificar pospongan esta tarea para atender lo urgente primero, lo importante después y lo  necesario luego. No obstante, el comienzo del ciclo lectivo puede ser un momento ideal para establecer objetivos claros y precisos, que puedan ser conocidos por todos los actores institucionales de interés y puedan ser medidos, evaluados y ajustados.

La tarea de planificar encuentra su eje central en el diseño de objetivos para un determinado periodo de tiempo.  En la gestión de las instituciones educativas suele hablarse de ciclos lectivos, dicha tarea está en manos del equipo de conducción y puede convertirse en un gigante titánico difícil de controlar.  Como punto de partida para establecer objetivos pueden utilizarse algunas herramientas como la observación de situaciones conflictivas que demanden atención y soluciones, las entrevistas a padres y docentes, entre otras. También se sugiere la confección de una matriz FODA elaborada a partir de ideas y sugerencias aportadas por los miembros del plantel docente (siguiendo la premisa de que a mayor participación, menor resistencia al cambio).

A partir del análisis de las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas, surgirán puntos débiles a mejorar y también puntos fuertes que son deseables conservar.  Por ejemplo, si surge el elevado índice de llegadas tarde de los alumnos como una debilidad, uno de los objetivos podría enfocarse en este aspecto: disminuir el índice de llegadas tarde de los alumnos en determinado porcentaje hacia el mes de noviembre.  Uno de los errores más comunes que se cometen en este proceso, es establecer objetivos muy vagos y poco precisos. Así, si se propone elevar la calidad de los aprendizajes, resulta una enunciación muy amplia y difícil de cuantificar y evaluar.

Es de vital importancia que el objetivo enunciado responda a problemáticas detectadas y que en su enunciación se utilicen conceptos que no den lugar a la ambigüedad. Aunque muchas veces , y más aún en el campo de las Ciencias Sociales, existen términos polisémicos, estos pueden ser “pensados” entre los actores más importantes involucrados. Por ejemplo, si hablamos de “calidad” , es necesario que el cuerpo docente y el equipo de conducción establezcan un criterio y lleguen a un consenso sobre ese concepto.

Ahora bien, pensar y redactar un objetivo no es suficiente en el campo de la planificación. Quien gestiona una institución educativa es el encargado de establecer cómo se alcanzarán los objetivos planteados. La mera enunciación “disminuir el índice de llegadas tarde de los alumnos en determinado porcentaje hacia el mes de noviembre” deja de cobrar sentido si no se determinan los caminos para llegar a ello. Es decir, ¿qué vamos a hacer como institución educativa para lograr lo propuesto? Tanto los objetivos como los cursos de acción deben ser conocidos y comprendidos  por todos los actores involucrados. En el ejemplo que aquí se presenta, la responsabilidad no se agota en los docentes y los alumnos; la participación de las familias es fundamental para lograrlo.

Recorrer un trayecto lleno de avatares como lo es el día a día en una institución educativa requiere de la medición,  evaluación y posterior ajuste de los cursos de acción. Es recomendable que la evaluación del logro de los objetivos sea comunicada a todos los actores involucrados, señalando el grado en que éstos se alcanzaron y destacando qué acciones condujeron a esos logros. Es fundamental instalar mecanismos de confianza en los equipos de trabajo,  y el reconocimiento del esfuerzo y el compromiso con el proyecto institucional puede contribuir al círculo virtuoso de la mejora constante.

Quienes gestionan y planifican en una institución educativa tienen en sus manos el poder de decidir el rumbo que tomará la escuela. Desde una planificación estratégica es imprescindible avizorar qué cuestiones podrían llegar a obstaculizar y facilitar lo planificado, imaginando escenarios positivos y negativos que permitan anticipar resultados. La planificación en la gestión directiva requiere algo más que voluntad y tiempo; se necesitan directivos líderes capaces de formar y organizar grupos de personas que se conviertan en verdaderos equipos dispuestos a alcanzar los objetivos propuestos.

Jorgelina Lastiri
Acerca de Jorgelina Lastiri 11 Articles
Soy Lic. en Gestión de Instituciones Educativas. Prof. en inglés desde hace nueve años. Creo en la educación como el arma más poderosa que tenemos los seres humanos para cambiar el mundo. Actualmente trabajo en los colegios Cristo Rey y Nuestra Señora de Lourdes en la ciudad de La Plata.

4 comentarios en La planificación en la gestión directiva

  1. Hola Jorgelina, me gustó tu nota. Me parece buena la ejemplificación e implemetación de la Matriz. No todos los directivos son preparados para gestionar y así se disuelven las ideas en el trayecto.
    Excelente!

  2. Hola Jorgelina, me gustó tu nota. Me parece buena la ejemplificación e implemetación de la Matriz. No todos los directivos son preparados para gestionar y así se disuelven las ideas en el trayecto.
    Excelente!

  3. Hola Jorgelina, me gustó tu nota. Me parece buena la ejemplificación e implemetación de la Matriz. No todos los directivos son preparados para gestionar y así se disuelven las ideas en el trayecto.
    Excelente!

  4. Hola Jorgelina, me gustó tu nota. Me parece buena la ejemplificación e implemetación de la Matriz. No todos los directivos son preparados para gestionar y así se disuelven las ideas en el trayecto.
    Excelente!

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*