La bandera actual de la provincia de Cangallo. Perú

El orador que pronunció el sermón fue el prebendado español de la Catedral del Cuzco, Francisco de Carrascón, que era como el clérigo arequipeño Mariano José de Arce un hombre sin recatos hipócritas. Decía las cosas como los valientes
deben decir. Sin embargo, al final de su proceso llevado a cabo en España después de que el vencedor de Umachiri, Juan Ramírez, no tuvo el coraje de hacerlo ejecutar pese a que su juez le había condenado a la pena de muerte y
prefirió como Pilatos remitirlo al virrey, quien tampoco tuvo las agallas de ejecutar la pena y prefirió elevarlo a España donde finalmente fue absuelto) justificó sus “delitos” afirmando de que había optado por esa alternativa con el propósito de salvar de la horca a los españoles. A continuación, transcribimos algunos fragmentos de su dilatado y un tanto culterano sermón, para que el lector pueda elaborar su propio juicio sobre algunos de los temas tratados, como el relativo a que la revolución de 1814 tuvo un claro propósito independentista.
Inicia con un texto en latín (se dice tomado del capítulo 45 del “Eclesiástico” que no hemos podido verificarlo), que al parecer se esmera en hacer una apología a José Angulo, el pasado glorioso español que se derrumba inevitablemente, para después plagarlo de injurias:
“In Fide et lenitate santum facit illum et elegit eum ex omni carne, etc. (En la fe y en la lenidad lo hizo Santo y lo eligió en toda la carne, esto es sin excepción de personas ni lugares). “Por estas palabras en las que el eclesiático forma un hombre Santo, lo elige sin excepciones de personas, y lo hace aparecer grande a la presencia de todas las gentes parece que las propias con las que en esta feliz época el Todo Poderoso establece este su Imperio Peruano” […] …fue al mismo tiempo el depósito que la inescrutable providencia iba formando para repoblar de todas las gentes este su vastísimo continente americano y con ellas fundar en ella su Iglesia , porque en este día había de
formarse una Nación nueva e independiente bajo esas gloriosas insignias, de nuestra Patria,esas gloriosas banderas, digo que el día de hoy estos sus valerosos Peruanos han traido a bendecir a su gran Sacerdote del Cusco con los símbolos de que por ella el Despotismo queda destruido, abierta la puerta a la Justicia y quedamos todos bajo las banderas del Crucificado y la protección de nuestra Madre y Señora de los Angeles, bajo las que se alistan con porfia todos los amados hijos de esta Patria, para que la tiranía de los alienígenas no lo hagan más infelices de lo que han sido en medio de las riquezas de su feracísimo y vasto suelo; así es señores, y para que por este heroico hecho, este valor y fortaleza, este su vastísimo imperio del Perú sea desde el día de hoy reconocido respetado y temido por esos sus trofeos militares por uno de los mas grandes del mundo, porque a los trescientos años de su conquista ha sabido destruir la tiranía de sus opresores y coronarse de sus propios laureles, laquis contrifus est et nos liverati sumus. Este es el objeto sagrado de vuestra Congregación en este memorable día, pues si en el de ayer el sonido triste de
las campanas, el estrépito pavoroso de nuestras ya Patrias armas, el clamor de todo el clero y los cristianos sentimientos de nuestro aclamado y siempre obedecido como amado Patriota el Señor Don José Angulo con sus dos dignos compañeros señor Don Gabriel Béjar y el Señor Don Manuel Hurtado de Mendoza, se congregaron en este templo, para celebrar el triunfo de nuestros amados patriotas a la vista de sus venerables cenizas; hoy igualmente con sonidos más halagüeños nos habremos congregado todos en este mismo sitio, a celebrar nuestros patrios triunfos y las gloriosas
insignias de nuestra libertad”. […].
¿Con que en fin señores el Perú ha logrado hacerse independiente de los alienígenas? Vuelvo a preguntar ¿Señores es cierto que el Perú es ya una Nación libre como las demás del mundo? ¿Señores ha llegado ya aquella época gloriosa en la que los desconocidos no nos mandará? ¿Podemos señores confiar ya en que nuestros Patrios derechos no se nos violarán? ¿Estamos ya seguros de haber destruido el inhumano despotismo? Sí, señores el cielo y la tierra nos lo
afirman, aquel con sus profecías sagradas y ésta en sus constantes hechos…” (CDIP: Conspiraciones y Rebeliones en el siglo XIX, Tomo III, Vol. 7°, 1974: 565 al 567). “A vosotros os toca manifestar que este nuestro General José es nuestro Macabeo Peruano que sabrá defender hasta morir con nosotros, los derechos de nuestra humillada Patria imbolizada en esas banderas que acabáis de recibir para con ella penetrar, combatir y destrozar a los enemigos de
nuestra Patria libertad, ellas mismas os hablan del modo más enérgico” (CDIP: Conspiraciones y Rebeliones en el siglo XIX, Tomo III, Vol. 7°, 1974: 571. Fuente alterna: AGI. Audiencia del Cuzco, Legajo 71. Las negritas son nuestras).
Añadamos ahora algo sobre la famosa procesión en el Cuzco de la Virgen de las Mercedes, antes de que los revolucionarios designados partieran hacia Arequipa. Era el 27 de setiembre de 1814.
Las comunicaciones entre José Angulo y el creador de la bandera de la revolución hispanoamericana, Manuel Belgrano, se habían hecho sostenidas. Pero no solamente entre estos dos líderes, sino también entre Castelli y los líderes sur-peruanos, incluyéndose probablemente las comunicaciones con los líderes morochucos de Cangallo a quienes habrían hecho llegar instrucciones de coordinación, bandos y proclamas que hizo difundir a través de sus emisarios que derramaron por todo el sur peruano (el salvataje de una muerte segura de Basilio Auqui en Talavera, por el cura Ángel Pacheco y los pasquines y bandos que circularon, así lo sugieren). Una prueba es la siguiente carta de Belgrano a José Angulo donde le expresa su felicidad espiritual por el estallido insurgente cuzqueño del 3 de agosto como parte de las acciones
concertadas de la patria hispanoamericana, en ese momento no compartidas plenamente por las opiniones de algunos líderes del Plata; y otra es la “Proclama dirigida a los Pueblos del Perú” donde reitera la causa común que les vincula ypide con nobleza apoyen a San Martín quien le relevó por orden superior como Jefe del Ejército del Norte exigido por la derrota clave de Ayohuma. Recordemos –para muestra- que Francisco de Zela se levantó en 1811, no meramente como el jefe de un movimiento local tacneño, sino como uno regional coordinado previamente con Castelli y comprometió pueblos y actores desde Arequipa hasta Tarapacá, y esta fue la razón por la que se autotituló Comandante Militar de las Fuerzas Unidas de América. Lo mismo sucedió con la fracasada insurgencia de los Pallardelle.

Foto del avatar
Acerca de Max Aguirre Cárdenas 10 Articles
Aguirre Cárdenas, es Doctor en Letras y Ciencias Humanas, graduado en la Universidad Nacional San Antonio Abad en Cusco, la antigua capital del Imperio Inca. Es Licenciado en Educación y actualmente dedica su tiempo a la investigación de la historia regional peruana. Libro “Etnicidad e Historia de la Independencia del Perú en Huamanga. Etnicidad e Historia de la Independencia del Perú en Huamanga«, revela la contribución y las acciones heroicas de centenares de hijos de la Villa de San Pedro de Hualla, en la Independencia del Perú, encabezados por Pedro Tomayro, Tomás Yanqe, Tomás Vílchez y Miguel Yupanki. En otro capítulo, el autor, enfoca con amplitud al héroe mítico andino “Hualla”.Este trabajo será patrocinado por el prestigiado Club Departamental de Huamanga que preside el General PNP (r) Jorge Washington Cárdenas Saez.2008 “Ayacucho: Vilcashuamán y Cangallo”. (Gloria y Ocaso de una heroica región andina). Servicios Múltiples EIRL. Lima. 2012 “Cangallo: Cuna de la primera jura de la independencia en el Perú” y “Crisálidas Líricas”. Ed. Servigrafic. EIRL. Lima. 2013 “Los fundamentos históricos del sistema simbólico identitario de la heroica provincia de Santa Rosa de Cangallo”. Imp. Multigraf. Ayacucho. 2014 “El Ciclo Independentista Huamanguino”. “Cangallo y la primera jura de la independencia del Perú”. Imp. DSG Vargas S.R.L. Dircetur. Ayacucho. La Revolución de los Morochucos y la Batalla de Ayacucho. Errores y Silencios. Imp. A&C Soluciones Gráficas de Andy C. Garcia León. Lima, Perú. En su juventud lanzó su primer poemario, “Poesía sin lectores es angelario sin ángeles u océano sin navegantes”, escribió en su segundo poemario “Para Naturalia”, dedicado a su Alma Mater (Cusco, 1995).

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*