Fidias

A mediados del siglo V a.c. se produjo el momento de mayor esplendor en la escultura griega, tanto en el número como en la calidad de las obras y sus autores. Fidias fue el artista más famoso del mundo clásico, y el maestro que llevó la escultura al grado máximo de perfección y armonía. No es segura la fecha de nacimiento, siendo llevada por algunos estudiosos al 490, mientras que otros la colocan en el 480 e incluso en la década de 470 a. C.

Junto con Agéladas, Fidias aprendió a manipular la técnica del bronce en la Escuela de Argos, junto a sus compañeros Mirón y Policleto.

La actividad artística de Fidias comienza en el año 464 a.C., cuando esculpe su primera obra para la Acrópolis de Atenas. Un tiempo después, Pericles lo hace llamar para que cree una serie de estatuas para el Partenón y que supervise el total de trabajos escultóricos que lo integran.

Su obra data de mediados del s V a.C (470-430), pero la mayoría de sus esculturas se han perdido y las conocemos a partir de copias. Trabajó el mármol, el bronce, el oro y el marfil y se marchó de Atenas tras ser acusado de hurto en un asunto relacionado con su obra Atenea Parthenos. Acudió entonces a Olimpia a esculpir su Zeus.

La actividad artística de Fidias comienza en el año 464 a.C., cuando esculpe su primera obra para la Acrópolis de Atenas. Un tiempo después, Pericles lo hace llamar para que cree una serie de estatuas para el Partenón y que supervise el total de trabajos escultóricos que lo integran.

Toda su obra fue monumental y relacionada con la representación de los dioses. No nos ha llegado a nosotros ningún original, salvo los relieves del Partenón de los que con seguridad él sólo controlaba el plan de ejecución. Las obras que podemos ver, por tanto, son copias hechas con mayor o menor fortuna. Atenea Prómachos, sta fue la primera obra que se le conoce

El estadista ateniense Pericles le encargó la supervisión de todas las obras públicas y la realización de cuantas estatuas debían erigirse en la ciudad. Fidias dirigió las obras de construcción de los Propileos, que eran la entrada monumental a la Acrópolis, y del Partenón. Para el interior del Partenón esculpió, en oro y marfil, la estatua de Atenea, diosa de la sabiduría y protectora de Atenas. Su obra maestra es la estatua de Zeus, padre de los dioses, ubicada en Olimpia.

Una de las obras más famosas es la Estatua de Zeus

Con sus imponentes 12 metros, el Zeus de Olimpia representaba la devoción de los griegos por sus divinidades. La colosal figura de Zeus de Fidias se erigió en el templo de Zeus en Olimpia (el sitio de los antiguos Juegos Olímpicos).

Olimpia estaba situada en el noroeste del Peloponeso, en la región de Élide. Los templos que la formaban se encontraban al pie del monte Cronio, en la orilla derecha del río Alfeo. Uno de los templos más importantes de la Olimpia era el dedicado al padre de los dioses griegos, Zeus. El edificio religioso había sido construido por Libón, quien había utilizado piedra caliza revestida de estuco.

El templo en sí fue construido en el período micénico para celebrar el culto al dios Zeus. La estatua tardó 12 años en esculpirse, y aunque ya no existe, se encontró una pequeña copia en monedas de Elis que nos da una idea general de su pose. En la cabeza de Zeus había una corona de hojas de olivo, en su mano derecha sostenía una figura de Nike, la diosa de la victoria y en su mano izquierda, un cetro hecho con varios metales, con un águila elevada en la parte superior. Su túnica y sandalias estaban hechas de oro macizo y sus prendas estaban grabadas con animales y lirios. El trono estaba decorado con oro, marfil, ébano y otras piedras preciosas. Se convirtió en una de las Siete Maravillas del Mundo según Hedoto el Padre de la Historia, y la estatua más grande en la historia antigua de la escultura.

El destino de la estatua se desconoce, en el siglo V después de Cristo los cristianos incendian el templo; según unas versiones la estatua desaparece en el incendio, según otras la misma había sido llevada hasta Constantinopla para salvarla por lo que pudiera pasar, pero en esa ciudad se pierde su rastro y nunca más se ha vuelto a saber de ella.

En Olimpia se han hecho excavaciones en el templo y no se han encontrado restos de la misma, por lo que bien pudiera ser que la misma desapareciera durante su estancia en Constantinopla.

Bibliografía:

Langlotz, Ernst, Phidiasprobleme, Fráncfort del Meno, V. Klostermann, 1947, pp. 71 y 97.

Profesora en Historia del Arte Marcia Castaño para el Arcón de Clio. Panamá

Acerca de Clio Comunidad 539 Articles
La revista educativa Arcón de Clio ofrece esta sección a la comunidad para dar a difusión todo lo referente a la educación desde proyecto de autoridades nacionales, provinciales, municipales, organizaciones internacionales, Ongs, ect. Lo hacemos para seguir generando un compromiso con la educación. Esta sesión va dedicada especialmente a esas personas que día a día suman educación, que s ecomprometen con el futuro del país. La educación es una tarea que no se hace en soledad por lo tanto los invitamos a dar divulgación. La via de contacto es el correo de la revista.
Contacto: Sitio web

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*