¿Quiénes sostienen el sistema educativo en Venezuela? Venezuela

Loading

Pareciera que a nivel mundial están escaseando los docentes en cada una de las aulas de clases, que la rapidez con la que va avanzando la tecnología, el uso de las Tics y las comunicaciones han querido hacer ver (por defecto y tristemente como un error) que no es necesaria la educación por parte de los MAESTROS para que el proceso de Enseñanza –Aprendizaje llegue hasta las generaciones futuras.
Aunque la UNESCO propone que: “La educación transforma vidas y está en el centro de la misión de la UNESCO de contribuir a la paz, erradicar la pobreza e impulsar el desarrollo sostenible. Es un derecho humano para todos a la largo de la vida” (2024), sin embargo, sabiendo que es un derecho humano y que las naciones deben garantizar todo lo que contemplan la declaración de los derechos humanos a sus habitantes, no es así en la práctica diaria y mucho más si se observa, desde la labor del docente, quien es el encargado de llevar el conocimiento real, físicamente a las aulas y su quehacer.
Aunque la UNESCO establece que los docentes son el centro del sistema educativo, manifiesta (así como todos los docentes en el mundo) que su labor no ha sido reivindicada, reconocida y mucho menos apoyada. Se puede observar cómo, en los horarios escolares se mantienen las aulas llenas, con una cantidad (fuera de la normativa al alza) de estudiantes por cursos, una falta, en muchos casos de desarrollo profesional, sin incentivos, para querer aprender nuevas estrategias y por supuesto un total menoscabo de financiamiento para, los maestros proseguir con estudios avanzados. A esto se le suma, en el caso de Latinoamérica, en específico de Venezuela, el hecho de que muchos de los directivos no tienen ni el nivel ni la capacidad de dirigir y le truncan el paso a los docentes que de verdad quieren dejar una huella en su profesión para crear un mejor futuro.
Hoy en día, muy pocos colegas se dan a la tarea de seguir estudiando, de seguir preparándose, puesto que no hay incentivos monetarios que sirvan para financiar los niveles superior que se dirigen hacia los doctorados y postdoctorados, que en su mayoría en el país son costosos, así mismo, tampoco y pasando por encima de la ley, se le dan los permisos correspondientes a los docentes para poder asistir a sus clases, aun a sabiendas que no solamente se tiene ese ingreso (que a ciencia cierta, no sirve de mucho) sino que también hay que buscar medios alternativos para conseguir dinero extra, poder mantener a las familias, pero a su vez, dar la cara por la educación y el futuro del país.
Es un panorama bastante gris y oscuro, el hecho de que los docentes estén manteniendo el sistema educativo de sus países y que los jefes o altos jerarcas se nieguen a reivindicar su labor es un dilema, las transgresiones sistemáticas continúan solo con el fin de eliminar la educación, como la conocemos en la actualidad. En el caso de Venezuela, las cifras son alarmantes, si se habla sobre la generación de relevo para asumir los roles docentes: tomando en consideración que en el año 2021 en la máxima casa de estudios que prepara a los docentes en el país (llamada UPEL) solo 1.477 estudiantes obtuvieron el título de profesor, a pesar de haberse inscrito en un principio 9 mil, contrastando que el número de egresados hacia el 2001 bajó estrepitosamente en 83% según cifras oficiales. Solo se toma en cuenta que hubo en el 2010 la cifra más altas de egresados que ascendió a 16.199 profesionales de la educación. Pero, la cifra más alarmante de las especialidades radica en que, en Física solo se graduaron 5 profesores en 2021 de 136 que estaban estudiando, pero que no siguieron en la prosecución de su carrera, en ciencias de la tierra hacia el 2021 solo dos docentes obtuvieron el título de 100 profesores que se graduaron hacia 2015-2021, y así hoy las estadísticas son más sombrías.

¿A qué se debe este déficit? En este territorio principalmente a la poca valoración y remuneración que se le da al área educativa, dónde solo, al parecer, se les cancela de una somera manera en la instituciones privadas, pero, el común de los maestros pertenecen al sistema público del Estado, bajos salarios, violencia de parte de algunos miembros de la comunidad educativa, cuando se reclaman los derechos inherentes al cargo, así como también la falta de seguridad personal ante los grupos pertenecientes a los llamados “colectivos”, hace de esta profesión “una peligrosa” y “poco llamativa”.
Los docentes mantienen hoy en día el sistema educativo por encima de sus propias convicciones y a pesar de que muchos deben tener más de dos empleos para sobrevivir ante la inflación actual del país, siguen manteniendo el sistema: pidiendo prestado para llegar a fin de mes, para pagar el pasaje y poder llegar a las instituciones e inclusive hasta para ayudar a uno que otro estudiante que está en peores condiciones; sin zapatos o vestimenta adecuada para enseñar, bajo lluvia o sol y hasta pidiendo “que los lleven lo más cerca de sus trabajos” para poder asistir, en un sistema que no respeta la labor y mucho menos reivindica al maestro que sigue asistiendo a las aulas contra toda adversidad. Pero, aun así, esta labor sigue siendo la peor pagada del país y la más irrespetada. Las cifras de jubilados en mendicidad del área docente son alarmantes puesto que los montos son irrisorios y no alcanzan siquiera para adquirir la medicina más económica para la HTA, otros docentes han tenido que irse del país por las trochas, unos no ejercen la profesión y prefieren estar en las calles y ser vendedores informales, otros en cambio han tomado caminos tan triste como el suicidio. La labor docente debe reivindicarse no solamente en Venezuela sino también en todo el mundo.

Foto del avatar
Acerca de Delia Estanga 18 Articles
Mi nombre es Delia Estanga, soy Licenciada en Educación Mención Historia graduada de mi Amada Universidad Central de Venezuela en Caracas, allí también estoy terminando mi carrera de Historia (de base). Actualmente soy Magister en Historia Militar, Licenciada en Emergencias Prehospitalarias y estoy activa haciendo un Doctorado en Historia. Me apasiona mi carrera de Educación y sobre todo el Tema de Historia. Nací en Caracas.Como Docente, hay que ser el ejemplo para las futuras generaciones, por lo que, cada día me empeño en tener mayor y mejor conocimiento, en actualizarme con las temáticas y las estrategias. Escribo sobre Gestión Educativa y Pedagogía

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*