Lo dijo Inspector…lo dijo la Inspectora de Enseñanza

Loading

Acusado de cosas que no dijo, o que dijo en nombre de la política de educativa de turno, la Ley de Educación Provincial, en su capítulo X plantea la tarea del Inspector de Enseñanza, en el marco de la estructura regional y distrital atendiendo a los lineamientos técnico – pedagógicos de las Direcciones de Nivel o Modalidad y a partir
de las regulaciones administrativas, organizacionales y técnicas que establece la Dirección de Inspección General con miras a garantizar la implementación de la política educativa.
De este modo, la Ley de Educación Provincial es prescriptiva en relación a la tarea del Inspector/a: “El objetivo de la Inspección consiste en garantizar las adecuadas intervenciones en el marco del planeamiento estratégico, para asegurar la educación y el mejoramiento continuo de las actividades que se desarrollan en los establecimientos educativos. Los principios de acción del rol de inspección se basan en la detección de logros y dificultades, resolución reflexiva de problemas y orientación hacia apoyos especializados para lograr la concreción de las metas de la Política Educativa en todas las escuelas de la Provincia.” (Art. 75. Ley N° 13.688).
A partir de este objetivo general, enunciado en la Ley de Educación Provincial, el Inspector de Enseñanza no solo pondrá en juego posiciones ideológicas y políticas que le caben como sujeto histórico sino además valores éticos y principios asumidos, sosteniendo como intención primordial de su accionar, asegurar el mejoramiento permanente de las trayectorias escolares de los niños, jóvenes y adultos, con especial atención a los sectores más vulnerables; aspiración que constituye ante todo un acto político.
Las premisas básicas del accionar de todo inspector deben propender a la inclusión, permanencia con aprendizaje escolar y egreso con acreditación de saberes socialmente productivos. Para ello, es necesario intervenir para que los directivos conduzcan las escuelas en el marco de las políticas educativas, los docentes enseñen bien, los alumnos aprendan y los padres manden sus hijos a la Escuela.
Se pueden establecer cuatro dimensiones principales de la tarea del Inspector/a de Enseñanza. Las mismas no constituyen ámbitos de trabajo aislados, sino que requieren de una construcción permanente en la cotidianeidad que configura de manera articulada el ejercicio de esta función.
La tarea del Inspector/a es indiscutiblemente pedagógica, pero llevar adelante intervenciones en ese campo siempre
implica integrarlas a decisiones que hacen a aspectos de las demás dimensiones.
La dimensión política de la tarea se vincula con la capacidad de intervenir en las instituciones educativas a partir de los lineamientos jurisdiccionales, con la intención y el propósito de buscar la transformación social y educativa.
Desde la dimensión comunicacional debe gestar a la comunicación como un proceso de intercambio interactivo que involucra a toda la institución, y según como sean sus características puede favorecer o dificultar la constitución de equipos de trabajo, de proyectos colectivos, de relaciones con otras instituciones, con los padres, la comunidad y el establecimiento de una cultura colaborativa, destacando en cada intervención que el acto comunicacional por excelencia en la escuela es “la enseñanza” No menos importante es la dimensión organizativa/administrativa, ya que incluye los aspectos vinculados al conocimiento de la información que producen las instituciones educativas a partir de la diversidad de estados administrativos existentes, los cuales deben ser fuente de información del Inspector/a La dimensión pedagógica debe poner foco en recuperar la centralidad de la enseñanza, y desde ese lugar aparece la figura del Inspector/a enseñante, capacitador, asesor natural de sus equipos de conducción.
Tal como expresa la Ley de Educación Provincial N° 13.688 “la tarea del Inspector de Enseñanza se desarrolla en el marco de la estructura distrital y regional determinada por la normativa específica, sobre la base del trabajo colegiado, las decisiones por consenso, la organización por redes temáticas y la construcción de una agenda de trabajo precisa y en el marco de los principios emanados de esta Ley” (Artículo 86). Y es en este marco que organiza su Proyecto de supervisión,en general, y su agenda,en particular,considerada como organizador de su cotidianeidad.
En palabras de Blejmar;El supervisor debe ser facilitador organizacional, lo que implica que pueda situarse: Detrás del Directivo, para sostenerlo,estimularlo y contenerlo.
Al costado, para acompañarlo,y tal vez,arriba, cuando tenga que orientarlo o incluso, observarlo. Pero nunca por delante. Un buen supervisor es aquel al que se lo reconoce por sus efectos en la tarea y el proyecto, no por ocupar el escenario. Estas palabras reflejan un posicionamiento que va más allá de la función.
Primero se es persona, y los valores que se traen demuestran que tipo de persona se es. Cuando cada uno desarrolla su labor, con respeto, con responsabilidad, con profesionalismo, aparece la vocación.
Ponerse en el lugar del otro, construir el rol con y por el otro.
Al hablar de la tarea del Inspector/a , muchos la ven cómo sinónimo de, control, de bajada de línea "…seguramente oimos expresiones como;lo pidió Inspección;lo dijo la Inspectora si viene el Inspector;… Quienes hemos transitado por el cargo , cargamos a cuestas con paradigmas de gestiones que priorizaban lo burocrático, como importante y la idea de pedir papeles,contar alumnos,hacer planillas y relevamientos.Luego,recibir indicaciones para revertir lo observado. Alguna felicitación, a veces.

Este es un rol, que se construye en el día a día, pero con el otro, desde la empatía , con autoridad pedagógica. Ser quien orienta, apoya, asesora, facilita, pero también capacita, enseña, y, por ende, aprende. No son tiempos fáciles, lo cual nos pone frente a desafíos permanentes.
El Inspector/a como agente de cambio, movilizador y gestor frente a las nuevas realidades. Conocedor del territorio, porque nadie puede intervenir sobre algo que desconoce ni pedir a otros lo que no ha sido capaz de hacer primero.
A prueba de ensayo y error, pero no improvisado. A prueba de saber escuchar al otro, a poder/querer distribuir la palabra, ejercitar la escucha atenta y desarrollar un espíritu de crítico.
Conocedor del territorio, de sus directores, de sus docentes, de sus auxiliares, de sus estudiantes, de sus instituciones,de su comunidad. Pero desde dentro, no detrás del escritorio de su oficina. Y me permito usar el SU, pensando en un sentido de pertenencia .
Ser Inspector/a requiere habilidades y competencias que denoten expertiz, lo cual no significa que sea (o se crea) un ser superior; He dejado para lo ultimo y no por ello lo creo menos importante,sino que considero que es el inicio de todo: El Inspector/a debe ser capaz de trabajar en equipo. Aquí voy a detenerme , porque considero que es la cualidad sin equanon. Nada se construye en soledad, nada se hace desde la individualidad. Comprender este principio, es la base de la tarea.
El aula del Inspector/a, son los equipos de conducción de las instituciones educativas a su cargo…y con ellos debe construir un equipo de trabajo, desde la mirada del Nivel o Modalidad del cual provienen.

Pero también, el trabajo colaborativo con sus pares alimentará y retroalimentará su función y le permitirá poder pensar en verdaderas y necesarias articulaciones. El rol nunca se termina de construir, y eso es bueno, porque infinitas son las acciones que debe pensar y poder llevar a la práctica para acompañar la trayectoria educativa de los verdaderos beneficiarios de sus actos: LOS ESTUDIANTES

Foto del avatar
Acerca de Marcela Abete 12 Articles
Necochea, provincia de Buenos Aires, Argentina. Licenciada en Educacion. Diplomada en Políticas Públicas con enfoque de Derecho. Actualmente cursando la Maestria en Gestión y Gobierno de la Educación. Diplomada Superior en Enseñanza en Entornos Virtuales Académica IIBEC Paulo Freire de México. Asesora educativa. Capacitadora Ex Inspectora  de Enseñanza en la Dirección de Educación de Adultos y Formacion Profesional de la Provincia de Buenos Aires Maestra Normal Superior. Profesora Especializada en Educación de Jóvenes y Adultos con Postitulo de actualización académica para docentes de Educación de Jóvenes, Adultos y Adultos Mayores. Bibliotecaria Escolar. Archivista. Coordinadora Académica y profesora en Nivel Superior

2 Comments

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*