¿Cómo funcionan los subsidios a escuelas privadas?

Loading

En la Argentina, el sistema educativo se compone de instituciones de gestión estatal e instituciones de gestión privada. Estas últimas pueden recibir “subvenciones a la oferta” por parte del Estado.
De las más de 14 mil escuelas privadas que funcionan hoy en el país, más de 10 mil (cerca del 70%) reciben subsidios estatales, según los últimos datos oficiales.
Durante las elecciones presidenciales de 2023, la plataforma electoral de La Libertad Avanza proponía la implementación de un “sistema de vouchers cheque educativo”, entregando el presupuesto a los padres y financiando la demanda.

El próximo lunes, las escuelas de al menos 10 jurisdicciones reabrirán sus puertas para dar inicio al ciclo lectivo 2024. El retorno a clases se dará este año en un contexto marcado por la paritaria docente y los fuertes aumentos en las cuotas de las escuelas privadas, tras la derogación por parte del Gobierno nacional de la Resolución 678/1999 que obligaba a estos establecimientos educativos a “informar los valores de las cuotas (aranceles) que perciben”.

Consultado por este último tema, el presidente Javier Milei (La Libertad Avanza) confirmó en diálogo con Radio La Red que pronto incorporará un “mecanismo de asistencia para la clase media”, con el fin de que las familias “obtengan el financiamiento para seguir mandando a la escuela a los chicos”. Además, “habrá vouchers para poder comprar útiles”.

Por eso, ¿cómo funciona hoy el sistema educativo en la Argentina? ¿Cuántas escuelas de gestión privada están subvencionadas? ¿Y cuál es la diferencia con el sistema de “vouchers educativos” que propuso Milei durante la campaña? Te lo contamos en esta nota.
¿Cómo está integrado el sistema educativo en la Argentina?

El sistema educativo en la Argentina está integrado por instituciones de gestión estatal e instituciones de gestión privada, de acuerdo a lo establecido por la Ley de Educación Nacional, sancionada en 2006.

Hoy existen más de 60 mil escuelas, de las cuales cerca de 46 mil son públicas y 14 mil son privadas, según los últimos datos relevados por la Secretaría de Evaluación e Información Educativa, dependiente del ex Ministerio de Educación (ahora Secretaría del Ministerio de Capital Humano), sobre establecimientos de educación inicial, primaria y secundaria durante 2022.

En su “Guía Informativa y de Orientación Educativa”, desde el Gobierno nacional señalan que los establecimientos educativos privados “están vinculados a diversas entidades como cooperativas, sindicatos, organizaciones sociales, confesiones religiosas”, entre otras. Entre aquellos conformados por instituciones religiosas, predominan las escuelas católicas, pero también “existen instituciones educativas ligadas a otras religiones”.

La Ley de Educación Nacional, promulgada en 2006 como una modificación a la ley original sancionada en 1964, también establece que las escuelas privadas pueden recibir subvenciones del Estado si cumplen con determinados criterios. Es decir, que reciban un subsidio para ofrecer a las familias una cuota más económica.

“En el ámbito de la provisión educativa existen diversos tipos de acuerdos entre entidades del sector público y privado con el propósito de proveer bienes, servicios y/o infraestructura. Los más frecuentes son las subvenciones a la oferta, las escuelas charter y los sistemas de vouchers”, explica el informe de Argentinos por la Educación “Subvenciones a la educación privada: ¿Para qué y para quiénes?”, publicado en octubre de 2023.

Martin Nistal, coordinador de investigación del Observatorio de Datos de Argentinos por la Educación y uno de los autores del documento, comentó en diálogo con Chequeado: “En la Argentina conviven 3 fuentes de financiamiento, 3 tipos de escuelas. El 73% de los chicos en los niveles obligatorios va a escuelas estatales, un 22% va a escuelas privadas con subvención estatal y un 5% de los chicos va a escuelas que no reciben ningún financiamiento por parte del Estado”.
Subsidios a las escuelas privadas: cómo funciona el esquema

El sistema de subvenciones a la oferta hace referencia a “la asignación regular de recursos públicos a instituciones educativas privadas con el fin de cubrir parcial o totalmente los gastos necesarios para su funcionamiento”, según indica el documento de Argentinos por la Educación. El objetivo de estas políticas suele ser doble: por un lado, “complementar la insuficiente oferta estatal” y, por otro, “ampliar las posibilidades de elección escolar de las familias favoreciendo idealmente una oferta educativa más heterogénea”.

Estos subsidios del Estado son destinados a pagar los salarios docentes y su regulación se encuentra en manos de los gobiernos provinciales. “Las 24 jurisdicciones tienen sistemas educativos autónomos, de alguna manera, entonces pueden decidir cómo financiarse. Hoy las provincias financian la educación, mayormente”, destacó Nistal.

El sistema de subvenciones al sector educativo privado se reglamentó por primera vez en el país en 1947, bajo la Ley 13.047. De acuerdo con esta legislación, el otorgamiento de la subvención quedaba sujeto en cada caso a la aprobación del Poder Ejecutivo. En 1991, tras sucesivas modificaciones, adquiere su forma actual con el Decreto 2542/1991.

Según detallan desde Argentinos por la Educación, “los establecimientos privados gratuitos pertenecientes a entidades de bien público sin fines de lucro pueden recibir hasta el 100% del gasto en salarios docentes en concepto de subvención estatal”. Por su parte, “aquellos que cobran aranceles, fueron categorizados en 3 grupos con la posibilidad de acceder, según el caso, a un porcentaje diferente de subvención: Categori?a A, el 80%; Categori?a B, el 60%; y Categoría C, el 40% de subvención”.
¿Cuántas escuelas privadas reciben subvenciones en la Argentina?

De las más de 14 mil escuelas privadas en el país, más de 10 mil están subvencionadas por el Estado, según las estadísticas de la Secretaría de Evaluación e Información Educativa.

La distribución de las subvenciones a estos colegios varía según cada provincia. De acuerdo al relevamiento, las 3 jurisdicciones con mayor cantidad de subsidios a escuelas privadas son la Provincia de Buenos Aires (con una cantidad de 3.966 colegios), Santa Fe (991) y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (958). En el otro extremo se encuentran provincias como Chubut (55), Santa Cruz (47) y Tierra del Fuego (37).

En cuanto al financiamiento estatal destinado a las escuelas privadas, los últimos datos oficiales disponibles corresponden a 2021. En base a ellos, el informe de Argentinos por la Educación revela que “las 3 provincias que más invierten por cada alumno de escuela privada subvencionada son Santa Cruz ($ 114 por cada $ 100 destinados a alumnos de escuelas estatales), Santiago del Estero ($ 99) y Misiones ($ 97). Por otro lado, las que menos invierten proporcionalmente por cada alumno del sector privado subvencionado son Salta ($42), CABA ($41) y Tierra del Fuego ($38)”.

“Para 2021, por ejemplo, por cada $ 100 que se le daban a un alumno del sector estatal, se le daban $ 55 a un alumno de una escuela subvencionada. Entonces, con menos pesos por alumno, podías sostener una parte del sistema educativo”, señaló Nistal a Chequeado.
¿Cuál es la diferencia con los “vouchers educativos” que propuso Javier Milei?

Tal como contamos en esta nota, durante la campaña presidencial de 2023 que convirtió a Milei en el nuevo mandatario de la Argentina, la plataforma electoral de La Libertad Avanza planteaba una reforma en 9 puntos sobre la educación.

El primero consistía en desarrollar un sistema de “vouchers cheque educativo” para descentralizar la educación “entregando el presupuesto a los padres”, en lugar de dárselo al ministerio, financiando la demanda, y generando “competencia entre las instituciones educativas desde lo curricular en todos los niveles de educación, incorporando más horas de materias como matemática, lengua, ciencias y tic, o por la orientación y/o la infraestructura”.

Entonces, ¿en qué se diferencian las subvenciones a escuelas de gestión privada y un sistema de vouchers educativos? “La diferencia sustancial es que hoy los dueños de las escuelas, las instituciones, reciben un subsidio generalmente para subvencionar parte de su planta docente. El Estado viene pagando a las escuelas privadas con el objetivo de que bajen sus precios y, con ese subsidio, si bajan sus precios, pueden acceder más chicos al sector privado de una forma más barata. Esto es pensando en que esos chicos sino irían al sector estatal y al Estado le saldría más caro”, explicó Nistal a Chequeado.

En cambio, en un sistema de vouchers, el subsidio se dirige directamente a las familias de los alumnos. “Por supuesto, depende de cómo se aplique, pero los modelos de voucher son subsidios a los estudiantes. El Estado financia para cada estudiante cierto valor de voucher y las escuelas privadas toman ese voucher como pago. El subsidio ya no es para la escuela privada, sino para el estudiante”, agregó el investigador.

Mariano Narodowski, profesor de la Universidad Torcuato Di Tella y también académico asociado de Argentinos por la Educación, señaló en un artículo en el medio Cenital, que hoy un Presidente “no puede establecer un sistema de vouchers educativos porque según la Constitución de 1853 (con sus reformas de 1860 y 1994) la educación depende de cada una las provincias, no del gobierno nacional”.

“Es decir, para instalar un sistema de libre elección de escuelas se debería modificar el artículo quinto de la Constitución Nacional, desempoderar a las provincias, nacionalizar la educación y cambiar el esquema de coparticipación federal de impuestos. Este fue el mismo motivo que inhibió a (Donald) Trump: el carácter federal del sistema educativo”, cerró Narodowski.

Fuente: Ver Chequeado https://chequeado.com/el-explicador/como-funcionan-los-subsidios-a-escuelas-privadas-y-en-que-se-diferencian-de-los-vouchers-educativos-que-menciono-javier-milei/

Foto del avatar
Acerca de Clio Comunidad 1212 Articles
La revista educativa Arcón de Clio ofrece esta sección a la comunidad para dar a difusión todo lo referente a la educación desde proyecto de autoridades nacionales, provinciales, municipales, organizaciones internacionales, Ongs, ect. Lo hacemos para seguir generando un compromiso con la educación. Esta sesión va dedicada especialmente a esas personas que día a día suman educación, que s ecomprometen con el futuro del país. La educación es una tarea que no se hace en soledad por lo tanto los invitamos a dar divulgación. La via de contacto es el correo de la revista.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*