La Primera Invasión Inglesa

480px-BsAs1826_Oyarvide06 A raíz de la guerra de los “siete años” entre Francia e Inglaterra, España se vió obligada a participar a favor de la segunda por el “ Tercer pacto de familia”. Los ingleses ( que desde la época de Felipe II, eran una potencia marítima) atacaron las posesiones francesas y españolas en todos los mares perdiendo ésta – entre otras- las posesiones de La Habana y Manila
El sistema de comercio español (pocos puertos, sistema de extracción colonial) imponía que desde las colonias del Plata se enviara hacia Europa productos pecuarios primarios (principalmente cueros, cebo), así como de forma directa e indirecta (contrabando) metales preciosos y se las abastecía con productos españoles que llegaban con poca asiduidad, altos costos y en la mayoría de los casos baja calidad.

En contraposición el sistema de comercio británico, impulsado desde lo material por la revolución industrial , se lanza a conquistar el mundo blandiendo en una mano productos industrializados y en la otra su espada.
Estas ideas de “dejar hacer, dejar pasar” fueron aplicadas por la corona británica a su política exterior, en una combinación de intereses privados y públicos . Se dejaba a los empresarios la iniciativa sobre las distintas expediciones que además de tener rentabilidad económica deberían servir a los intereses de la corona. Ejemplo de estas empresas es la East India Company que promovió la invasión de la India en 1757.Las primeras invasiones al Río de la Plata son consecuencia de la política británica anteriormente mencionada.

EL ATAQUE A COLONIA Y EL CELEBRE HUNDIMIENTO DEL “ LORD CLIVE”

En el mes de Junio de 1762 se convoca a voluntarios en Londres para integrar una expedición al Río de la Plata, con promesas tales como el libre saqueo de las ciudades de Montevideo y Buenos Aires. Aproximadamente 700 tripulantes fueron convocados para la expedición, financiada por una sociedad por acciones, que reunió una cifra de aproximadamente 100.000 libras esterlinas. Con este dinero se adquirieron, remodelaron y equiparon dos buques de guerra pertenecientes al Almirantazgo británico, los buques fueron: el HMS Kingston de50 cañones – rebautizado como LORD CLIVE – y la fragata Ambuscade de 28 cañones, a los que se les complementó su capacidad artillera hasta 64 y 40 cañones respectivamente. En julio de 1762 la expedición parte de Londres con destino a Lisboa ( en ese momento Colonia estaba en poder de Portugal y constituía el punto de partida lógico para cualquier expedición contra Montevideo o Buenos Aires).

A bordo del Lord Clive iba el capitán Mac Namara (comandante) y su socio Joseph Reed. Desde Lisboa el gobierno portugués (aliado del Imperio Británico) despacha hacia Río de Janeiro una carta para su gobernador Gomes Freire de Andrade, Conde de Bobadela para que “asistiera a los ingleses en cuanto necesitaran”, además de proporcionarle refuerzos. Para cumplir con dicha orden, en Río de Janeiro se realiza una leva forzada en la que 600 hombres fueron rápidamente adiestrados y embarcados a bordo de la fragata Gloria de 60 cañones, a la que se agregaron 6 bergantines. A fines del mes de Noviembre el contingente luso-británico se hizo a la vela desde Río de Janeiro hacia el Río de la Plata. desemquilmes

El gobernador de Buenos Aires (Pedro de Cevallos) dispuso – mientras tanto- en septiembre de 1762, cruzar el Río de la Plata y con el auxilio de 2000 indios de las Misiones, ataca Colonia que, el 2 de noviembre, se rindió a los españoles. Cevallos, el que sin perder un instante se abocó a la reparación de las defensas de dicha ciudad.
El 10 de Diciembre la flota captura en las cercanías de Montevideo una lancha española, y a través de su tripulación toman conocimiento de que Colonia se encuentra en manos españolas.

Luego de algunas escaramuzas (intento de ataque a los buques fondeados en Colonia – repelido por la artillería española- y una fallida misión de aprovisionamiento– se retira el grupo enviado a tales efectos luego de ser atacado por una partida española-), el 2 de enero se le incorpora un buque portugués enviado desde Río de Janeiro con órdenes de recuperar Colonia, luego de una junta de oficiales a bordo del Lord Clive, se decide atacar Colonia.

Sobre el mediodía del 6 de enero la flota luso-británica se acerca a la costa; la fragata Ambuscade y el Lord Clive entran en la zona del puerto y se colocan paralelos a la costa, a unos 300 metros donde fondean sus anclas. El Lord Clive enfrentado al baluarte de Santa Rita y la Ambuscade al de San Gabriel , la fragata Gloria se enfrentó (por la costa sur) al baluarte de San Miguel.
El duelo de artillería entre los 60 cañones británicos y las fortificadas 100 piezas de artillería españolas, que en poco tiempo produjo una dispar cantidad de bajas en los contingentes enfrentados (120 en el británico y menos de 10 en el español).
A las 4 de la tarde, una “bala roja” (balas de cañón incendiarias que producían estragos en los buques de madera) impacta en la popa del Lord Clive, el que en pocos minutos toma fuego hasta la arboladura, produciéndose después un incendio en todo el buque; provocando que la tripulación se lanzara a las aguas en un acto de desesperación. Inmediatamente después las fragatas Ambuscade y Gloria picaron cabos y se retiraron de la batalla.

Debido al número de sobrevivientes que podrían ganar la costa ( con posibilidades de reagruparse y atacar la plaza), el Gobernador Cevallos ordeno dispara los cañones contra los náufragos de los que solo 78 de los 400 tripulantes llegaron a tierra firme, mientras el majestuoso Lord Clive se hundía presa de las llamas.

Los 78 sobrevivientes eran, 4 oficiales, 2 Guardiamarinas y 72 marineros. EL gobernador Cevallos luego de que los náufragos fueran interrogados ordenó que se les proporcionara un juego de ropa a cada uno de ellos. Los oficiales fueron juzgados sumariamente y ahorcados en la plaza. El resto de los tripulantes fue enviado a Buenos Aires y posteriormente internados en las provincias de Mendoza y Córdoba, donde algunos se asentaron, en tanto otros volvieron a su país de origen al ,firmarse la paz en Fontainebleau (febrero de 1763).

Cevallos había continuado la guerra avanzando hacia Río Grande ( actual Brasil) y allí recibió la noticia de que se había firmado el tratado mencionado por lo que debió devolver la Colonia del Sacramento a los portugueses.
En esta guerra europea ( que en realidad se desarrolló en todos los continentes) el único triunfo que obtuvieron las dinastías borbónicas ( Francia y España) fue en el Río de la Plata ya que Francia perdió el Canadá y posesiones en la India y el Caribe mientras que España, para rescatar La Habana debió perder a mano de los ingleses a La Florida ( EEUU).

Julio Ruiz
Acerca de Julio Ruiz 32 Articles
Profesor de Historia. Colegio Cervantes de Bolívar, Argentina. Ex Intendente de la Ciudad de Bolívar en la Provincia de Buenos Aires, Argentina. Abogado. Obras Históricas entre otras: Blandengues, "La Odisea", "Historias que hicieron cuentos", "Paginas de una historia olvidada", ect Todo se resume en "la historia, un cuento y un libro"

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*