Susana, la suplente de la profe ANA (bienvenida al sistema educativo). Suasana Kunzi

Aquella mañana Susana salió feliz de su casa, iba al acto público (lugar donde se realiza la toma de cargos dentro del sistema educativo).

Sentía que saldría de allí con trabajo. Subió las escaleras, su sonrisa era amplia, saludaba a todos, se sentó junto a otros y esperó. Apareció una señora, quien dijo ser la secretaria del SAD y les dijo: “tengan a mano DNI y el puntaje, sin eso no se puede tomar cargo”.

Pasados unos minutos la nombraron. Era su turno de elegir. Se levantó (siempre sonriendo), entregó sus “papeles” y eligió escuela.

Le dijeron cómo llegar pero ella no los escuchaba, quería salir pronto de allí y llegar a conocer a sus alumnos para enseñar, porque ella sabía; además tenía un título que certificaba que sabía.

Tomó el colectivo, e imaginaba cómo iba a presentarse, qué les iba a enseñar y pensó también qué autores eran más adecuados para un grupo de alumnos de 4° año de nivel secundario.

Llegó a la escuela y una sensación de ansiedad, curiosidad y miedo la invadieron; algo extrañada miró la puerta, la cual tenía incluida una ventanita y rejas, muchas rejas. Observó toda la escuela. Tocó timbre y esperó, la ventanita se abrió y una persona le dijo “¿qué busca?”. Ella sonrió y le respondió hola buenos días, tomé horas en el acto público…. Esperá le contestaron y cerraron la ventanita, unos minutos después abrieron la puerta.

Ella sonreía. Apareció una señora, tenía anteojos a mitad de la nariz y la miraba por encima de ellos. Pasá, soy la directora le dijo.

– ¿Las horas de quien tomaste?

– De ANA, sociología.

Ya estaban caminado, dejó de mirarla mientras le decía:

– Tenés que llenar todas las planillas. Hacelo bien, sin errores, mirá que si no: no cobrás, y traé tu título, dni…,  así te armamos un legajo. Ahí la secretaria te explica (señalando a una señora detrás del escritorio). La suplente de ANA dijo, se dio vuelta y le preguntó ¿cómo te llamabas?

– Susana (contestó).

La secretaria volvió a repetir lo que tenía que llenar.

– Te hago la toma de posesión, andá a la sala de profesores, ahí llená todo tranquila, después me lo traés. La puerta al lado de secretaría,  esa es la sala de profesores.

– Gracias, dijo, y salió.

Había comenzado a transpirar y sentía rigidez en el estómago, ingresó a la sala de profesores y saludó sonriente: -Buenos días, dijo. – Hola, contestaron dos personas de las cinco que estaban ahí.

– Las horas de quién tomaste? le preguntó una señora.

– Las de Ana,  4° año, respondió.

Un señor que estaba sentado cerca de la ventana levantó la vista y le dijo: – “Te compadezco, terrible grupo te tocó”, y mirando al resto dijo: “Ahí está Juan”.

Susana buscó una silla y se sentó; comenzó a llenar las planillas y no podía expresar lo que sentía, entonces sonó el timbre y dijeron todos: cambio de hora, vamos.

Ella preguntó: – Dónde queda 4 año?

– Me parece que es al final del pasillo, preguntá en la cocina, ellos saben todo, le respondió alguien.

A mitad de la cocina se cruzó con un alumno y le preguntó; – ¿Sabés dónde está 4° año?

– El aula de la izquierda profe.

– Gracias (le dijo).

– De nada profe (contestó el alumno).

Se sentía nerviosa y sus manos transpiraban, abrió la puerta y 20 personas la miraron.

– ¿Quién sos? Le preguntaron,.

– Hola, buenos días, soy Susana, la suplente de la profe Ana.

– ¿Quién es ANA’? se escuchó desde el fondo.

– La vieja loca esa, que vino una vez… (dijo alguien)

– Callate juan… (se escuchó por otro lado).

Uno de los alumnos la miró y le dijo: – Sos la tercera profesora, la primera no la conocimos, renunció antes de venir y la otra vino una vez y no volvió más.

– Bueno yo quisiera saber que…

Antes de terminar la frase la puerta se abrió, un señor apareció con un cuaderno en la mano, la miró y le dijo:

– Este es el libro de temas,  al final de la hora llevalo a secretaría. La asistencia la tomo yo, soy Mario, el preceptor.

– “Alto gato” se escuchó.

– Callate Juan (volvieron a silenciar).

Cuando el preceptor se dirigía a la puerta para retirarse, se dio vuelta y le preguntó:

– ¿Primera suplencia profe?

–  Sí (respondió Susana)

– Bienvenida al sistema educativo (le contestó).

Susana Kunsi para la Revista Educativa El Arcón de Clio.

Clio Comunidad
Acerca de Clio Comunidad 285 Articles
La revista educativa Arcón de Clio ofrece esta sección a la comunidad para dar a difusión todo lo referente a la educación desde proyecto de autoridades nacionales, provinciales, municipales, organizaciones internacionales, Ongs, ect. Lo hacemos para seguir generando un compromiso con la educación. Esta sesión va dedicada especialmente a esas personas que día a día suman educación, que s ecomprometen con el futuro del país. La educación es una tarea que no se hace en soledad por lo tanto los invitamos a dar divulgación. La via de contacto es el correo de la revista.
Contacto: Sitio web

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*