El medio ambiente y la pandemia ¿Qué sucede a nuestro alrededor?. Venezuela

Vivimos en un planeta tierra lleno de muchos recursos naturales que tenemos el deber de proteger. La humanidad se ha acostumbrado a utilizar estos recursos a diestra y siniestra y en muchos casos por la globalización y el capitalismo salvaje, sin importar las especies que acaben y hasta incluso poniendo en riesgo su propia vida y la de los demás por unas pocas monedas.

Al inicio de la pandemia cuando se dieron las restricciones para salir de casa lo menos posible, sin personas de visitando o pernotando en áreas comunes, la naturaleza comenzó a llenar las espacios vacios de los seres humanos, muchas fotografías recorrieron el mundo cuando esta se dio paso al encierro obligado de la humanidad por preservar su vida a pesar de las bajas, comenzaron los ríos a curarse, las plantas a crecer sin tala ni quema, los animales a vivir en paz; pero esto, no duro mucho tiempo puesto que progresivamente en varios países se fue levantando la pandemia y comenzaron de nuevo los estragos, iniciando con los desperdicios dejados por la situación pandemica como los tapabocas que llegaban al mar y muchas de las especies marinas confunden con alimento y morían, los guantes y equipos descartables, ect., comenzó así la depredación, puesto que no hay una conciencia real de lo que se debe hacer en estos casos, no hay una cultura ecológica que te obligue a preservar el ambiente, aunque claro está, leyes hay muchas para su preservación, inclusive hay asociaciones a nivel mundial que influyen directamente en el cuidado y preservación del medio ambiente, entre ellas se puede nombrar a Greenpeace, The Nature Conservancy (TNC), Word Wildlife Fund (WWF), International Pollutants Elimination Network
(IPEN), BRAC, el Consejo para la Defensa de los Recursos Naturales (NRDC), Ecologistas en Acción entre otros, que han manifestado su preocupación desde hace más de 50 años por los daños que le hacen los seres humanos a las demás especies y quieren contribuir para que esto no siga sucediendo.

Sin embargo, para nadie es un secreto que en diversos países sobre todo de Latinoamérica (y también en África) se comete ecocidio cada segundo, mientras se escribe esta nota por ejemplo, millones de kilómetros de selva virgen está siendo arrasadas con o sin permiso de los países, los ríos siendo contaminados por la explotación indebida de materiales, niños esclavizados para extraer materiales en las minas o para cosechar sin paga alguna (solo dándoles de comer) familias enteras desplazadas por la destrucción de su habitad a causa de la explotación natural, mientras escribo por aquí, también se continúa devastando en el arco minero en Venezuela, la flora y la fauna que han preservado durante años las comunidades indígenas, está siendo arrebatado con permisos que otorgo el Estado a multinacionales y que actuando sobre la ley despojan a nuestros pueblos indígenas de su vida, de su alimentación y de su territorio.

Al buscar a través de la web, se pueden observar imágenes atroces que referencian la realidad de estos grupos en zonas ecológicas nombradas Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO como el caso del Parque Nacional Canaima ubicado al sudeste de Venezuela y que linda con las fronteras de Guyana y Brasil, tiene los tepúes más antiguos del mundo con un 65% de superficie y han causado polémica por el mal uso que ha tenido sobre todo este año por grupos de clase alta y la poca conciencia en su preservación.

Las asociaciones ecológicas en Venezuela han estado denunciando esta problemática desde hace mucho tiempo por lo que han sido objetos de persecuciones y hasta encarcelamiento, sin embargo, se continúa revelando puesto que es uno de los mayores pulmones vegetales del país, también la cabecera del Amazonas, rica en especies vegetales, animales y acuíferas.

El proyecto de SOS Orinoco, orientado directamente para documentar la problemática de la Amazonia, Orinoquia y la Guayana venezolana, se encarga con un grupo de activistas e investigadores de llevar el recogimiento de la devastación de estos grupos que actúan solo para el enriquecimiento y beneficio propio, sin tomar en consideración lo perjudicial que son sus prácticas para la salud de los que habitan allí desde antaño, cabe destacar que NO hay minería ecológica, no existe dicho concepto en la práctica y eso es lo que se quiere vender a la colectividad. En ese territorio se pueden encontrar (demostrada por esta organización) bandas organizadas de delincuentes que actúan con consentimiento del ejército, actores financieros privados que ingresan al esquema delincuencial, confabulación de la FANB y los cuerpos de seguridad del Estado para imponer la violencia, en fin, muchos aspectos que hacen casi intocables a estos actores, pero, que los propios venezolanos debemos poner manos a la obra para que se respete el acervo natural de nuestros ancestros, nuestra vida vegetal y animal. Estas temáticas se estudian en la escuela y hoy más que nunca entran en vigencia debido a las diversas enfermedades que han reaparecido y que la clave se mantiene en la naturaleza.

No podemos seguir callando ante el ecocidio que se está dando en los países de Latinoamérica y el mundo, por el simple hecho de acumular riquezas para particulares. Debe parar la sobreexplotación de los recursos en los países subdesarrollados y fortalecer las leyes (haciéndolas cumplir) para evitar más muertes y destrucción.

Acerca de Delia Estanga 12 Articles
Mi nombre es Delia Estanga, soy Licenciada en Educación Mención Historia graduada de mi Amada Universidad Central de Venezuela en Caracas, allí también estoy terminando mi carrera de Historia (de base). Actualmente soy Magister en Historia Militar, Licenciada en Emergencias Prehospitalarias y estoy activa haciendo un Doctorado en Historia. Me apasiona mi carrera de Educación y sobre todo el Tema de Historia. Nací en Caracas.Como Docente, hay que ser el ejemplo para las futuras generaciones, por lo que, cada día me empeño en tener mayor y mejor conocimiento, en actualizarme con las temáticas y las estrategias. Escribo sobre Gestión Educativa y Pedagogía

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*