El cambio de roles condiciona la nueva formación de los docentes, tanto en su formato inicial como continuada (Educación Disruptiva). España

Loading

Las TIC se han convertido en un eje transversal de toda acción formativa donde casi siempre tendrán una triple función: como instrumento facilitador los procesos de aprendizaje (fuente de información, canal de comunicación entre formadores y estudiantes, recurso didáctico…), como herramienta para el proceso de la información y como contenido implícito de aprendizaje (los estudiantes al utilizar las TIC aprenden sobre ellas, aumentando sus competencias digitales). Así, hoy en día los formadores necesitan utilizar las TIC en muchas de sus actividades profesionales habituales (ver http://dewey.uab.es/pmarques/docentes.htm):

– En la fase PRE-ACTIVA de preparación para la intervención: para buscar información con la que planificar las intervenciones formativas y definir y actualizar los contenidos de los programas formativos; para preparar o seleccionar apuntes, materiales didácticos y actividades formativas para los estudiantes; para buscar páginas web, bibliografía y otros materiales de repaso o ampliación de conocimientos; para documentarse sobre lo que hacen otros colegas y otras instituciones con el fin de mejorar la propia práctica; para elaborar la propia web docente, centro de recursos personal donde cada formador va ordenando los materiales digitales propios y los enlaces de Internet que tienen interés para su trabajos y sus estudiantes; etc…

– En la fase ACTIVA de intervención formativa. Si la formación se imparte on-line, a través de un Entorno Virtual de Aprendizaje (EVA), las TIC constituyen la infraestructura básica imprescindible, la plataforma tecnológica que facilita los recursos para el aprendizaje y la interacción entre formadores y estudiantes (materiales didácticos, aulas virtuales, foros, tutorías…). Si la formación es presencial, el apoyo de las TIC cada vez resulta más indispensable: utilización de materiales informativos y didácticos digitalizados en las actividades de enseñanza y aprendizaje que se realicen con los estudiantes, utilización de infraestructuras tecnológicas de apoyo didáctico como la pizarra digital y las aulas informáticas, tutorías complementarias on-line, foros de discusión entre formadores y alumnos, asesoramiento a los estudiantes en el uso de las TIC, tal vez ejercicios autocorrectivos y alguna prueba de evaluación on-line, etc.

– Finalmente, en la fase POST-ACTIVA, las TIC facilitan la propuesta de actividades complementarias a realizar, la recepción de trabajos y envío de comentarios y correcciones on-line, la atención de nuevas consultas mediante la tutoría virtual, la realización de algunas gestiones administrativas del formador (entrada de notas…) telemáticamente, etc.

A partir de estas consideraciones, que abarcan un amplio espectro de las actividades del formador, se comprende que para integrar y utilizar con eficiencia y eficacia las TIC el formador necesita una buena formación técnica sobre el manejo de estas herramientas tecnológicas y también una formación didáctica que le proporcione un “buen saber hacer pedagógico” con las TIC.

Por las múltiples aplicaciones innovadoras que tiene en todos los ámbitos de nuestra sociedad, el conocimiento y aprovechamiento personal y profesional de los servicios que proporciona Internet constituye la parcela más relevante de las competencias en TIC que deben tener los formadores, sin olvidar el resto de las competencias básicas en TIC que necesita todo ciudadano y otras competencias TIC específicas de su campo profesional, muy especialmente la aplicación de estos instrumentos tecnológicos con fines didácticos para facilitar los aprendizajes de los estudiantes.

En definitiva, y de acuerdo con diversos estudios realizados al respecto (Majó y Marquès, 2002; Tejada, 1999), podemos resumir así las competencias en TIC que deben tener los docentes:

– Tener una actitud positiva hacia las TIC, instrumento de nuestra cultura que conviene saber utilizar y aplicar en muchas actividades domésticas y laborales.
— Conocer los usos de las TIC en el ámbito educativo.
— Conocer el uso de las TIC en el campo de su área de conocimiento.
— Utilizar con destreza las TIC en sus actividades: editor de textos, correo electrónico, navegación por Internet….
— Adquirir el hábito de planificar el currículum integrando las TIC (como medio instrumental en el marco de las actividades propias de su área de conocimiento, como medio didáctico, como mediador para el desarrollo cognitivo)
— Proponer actividades formativas a los alumnos que consideren el uso de TIC
— Evaluar el uso de las TIC

Estas mismas competencias didáctico-digitales para los formadores se recogen de manera más amplia en el siguiente esquema, agrupadas ahora en cuatro dimensiones:

— COMPETENCIAS TÉCNICAS (INSTRUMENTALES)

Competencias docentes para el siglo XXI. Ana María Cerda from Subsecretaría de Educación Bá on Vimeo.

. Conocimientos básicos de los sistemas informáticos y de las redes: características básicas de los equipos, terminología…

. Gestión del equipo informático. El formador debe ser autónomo en el uso de su equipo: manejo del sistema operativo Windows y de los programas que utiliza habitualmente, gestión de archivos y carpetas en las unidades de almacenamiento, conexión de periféricos, gestión de copias de seguridad y antivirus, instalación y desinstalación de programas, utilización de recursos compartidos en red, mantenimiento básico del equipo…

. Utilizar las ayudas que proporcionan los manuales y los mismos programas.

. Procesador de textos: uso de las funciones básicas, correctores

ortográficos, OCR (escaneado de documentos)….

. Imagen digital: creación, captura y tratamiento. Uso del escáner y de la

cámara y el vídeo digital.

. Navegación en Internet: utilización de los buscadores y captura de todo tipo de datos, búsqueda y selección crítica de información, realización de telegestiones…

. Uso del correo electrónico y de los foros telemáticos (chats, listas, videoconferencias…) utilizando las normas de cortesía habituales.

. Conocimientos básicos de los lenguajes hipermedial (estructuración hipermedial de la información) y audiovisual.

. Elaboración de páginas web y presentaciones multimedia.

. Hojas de cálculo: uso de las funciones elementales y de los gráficos estadísticos sencillos..

. Bases de datos: Consulta de bases de datos y uso básico de un gestor de bases de datos (creación de bases de datos, mantenimiento, consultas, informes).

. Gestión de los sistemas tecnológicos aplicados a la educación: audiovisuales convencionales (retroproyector, vídeo, televisión…), pizarra digital, sistemas de videoconferencia…

. Conocimientos básicos sobre los sistemas de teleformación: estructura, funcionalidades…

. Uso de lenguajes de autor y entornos específicos específicos para la elaboración de materiales didácticos.

 

Foto del avatar
Acerca de Juan Domingo Farmos 9 Articles
Investigador, comunicador y divulgador de learning and Technologies, e-learning Mobile learning, educación, TIC, inteligencia artificial, evangelizador de la web 2.0 y muy conocido en el mundo de la Red y considerado como una de las 20 personas más influyentes del mundo en learning and technology. Declarado como la persona con mayor influencia en el mundo y en la red en temas de educación y nuevas tecnologías (elearning, learning and technology) Reconocimiento como “Padre de la Educación Disruptiva en América Latina”, por la Universidad Autóma de Oaxaca. Doctorado Honoris Causa en Educación Superior, por el Centro de Asesoría Profesional “Paulo Freire” y la Asoción de Educatodres de América Latina y el Cribe en calidad de Educación Superior. Licenciado en Geografía en Historia y en Psicopedagogía, profesor de E.G.B, Master en E-learning y gestión del conocimiento, Master en Animación socio-cultural: Dinámica de grupos, (Universidad Complutense de Madrid) Master e Educación Expandida, Master en Inteligencia Artificial. Dr en Elearning, learning and technology, Inteligencia Artificial y gestión del conocimiento Dr Honoris Causa por Educación Superior (México) Padre de la Educación Disruptiva en Latinoamérica

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*