Educación a distancia : la importancia de la interactividad y el juego

El siguiente texto es un trabajo realizado por Pablo Gaiazzi Docente de las carreras de comunicación en la Facultad de Ciencias Sociales de la UCA y Profesor de la Especialización en Entornos Virtuales de Aprendizaje que se dicta a distancia. También dicto clases en la Universidad de San Isidro. Este trabajo se publicará en varias notas a partir de hoy en tres más.

Desde hace relativamente poco tiempo, el proceso de formación a distancia ha entendido el camino que debe seguir, en líneas generales, basado en las respuestas de los alumnos que han realizado un curso y con la intención de bajar el índice de deserción en las aulas (virtuales).
La Universidad de La Rioja, una de las Universidades más prestigiosas de España en materia de educación a distancia, se destaca, según un estudio de dicha universidad, por su “Atención constante a la innovación en la metodología de enseñanza y aprendizaje”. Uno de los problemas principales es el alto grado de alumnos que abandonan esta modalidad de enseñanza. Según datos de la Universidad Estatal a distancia de Costa Rica (en 2008), la deserción en estudios superiores a los 3 años fue del 79%, valor en el que coinciden varias universidades, y según mis propios datos como docente de esta modalidad, en cursos de un año también se alcanza dicha tasa. En los cursos en línea gratuitos los índices de deserción (2017) llegan al 90%.
Si bien se ha disminuido notablemente en los últimos años, las principales causas de deserción 1 tienen que ver con la falta de gestión del tiempo por parte del alumno y la poca adaptación de los contenidos por parte del profesor. En segundo lugar, las causas apuntan a la pérdida vinculación entre docente y alumno. Sobre este último punto se ha avanzado mucho con tecnologías de comunicación móvil y metodologías de trabajo en grupo, así como también el soporte presencial que mantienen la mayoría de las Universidades. De todos modos, este trabajo se propone profundizar y realizar aportes, principalmente, sobre la gestión de contenidos y materiales didácticos.

En este contexto, es importante distinguir entre los términos Educación virtual(2) , e-learning y 2 educación a distancia. Si bien la mayoría de los autores(3) distinguen a la Educación virtual como la 3metodología de enseñanza sin intervención del docente en tiempo real o de sus compañeros, al igual que el e-learning (enseñanza electrónica) donde los materiales son enviados por correo u otraplataforma y el alumno gestiona su visionado y sus tiempos como mejor le parezca, de la educación a distancia y semipresencial, donde el docente y los compañeros de clase entre sí participan e intervienen activamente en reuniones o clases pautadas en un mismo tiempo y espacio. Sin embargo, esta distinción cambia radicalmente si tenemos en cuenta los avances de los últimos años en el
campo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC)(4) , donde lo virtual deja de ser un 4
espacio de trabajo y la distancia deja de existir como tal mediada por la tecnología. Preferimos entonces hablar entonces, de métodos de educación con interacción sincrónica (simultánea) y asincrónica (diferida) que pueden darse de múltiples maneras: entre un alumno y un docente, entre alumnos entre sí, entre un grupo de alumnos y el docente, entre alumnos presenciales, docente y alumnos conectados sincrónicamente.

En su tesis doctoral, Rodrigo Durán Rodríguez(5) , destaca la importancia de este modelo educativo, en 5 la enseñanza superior para formar profesionales, en especial futuros docentes, que desarrollen competencias, nuevas formas de aprendizaje y experiencia, y practiquen las Buenas Prácticas (6) docentes con el fin de mejorar y promover la educación virtual . Este primer diagnóstico refleja la (7) necesidad primordial del docente de analizar los objetivos que se propone, el perfil del alumno al que se dirige y finalmente y realizar una planificación previa de los contenidos. Precisamente de eso se ocupa la primera unidad del material audiovisual que acompaña este proyecto.

Continuará el 9 de agosto

Referencias Bibliográficas

1 Diario El Mundo, artículo ¿Por qué un tercio de los alumnos que estudian ‘online’ fracasan? , 26 de septiembre de
2017.
2 GARCÍA ARETIO LORENZO, ex-director del Instituto Universitario de Educación a Distancia de la UNED, España, sostiene que los antecedentes de la educación virtual son los cursos por correspondencia.
3 LARA, LUIS, Análisis de los recursos interactivos en las aulas virtuales, Ponencia presentada en el Segundo Congreso Virtual Integración sin barreras en el siglo XXI . Argentina, 2002. y TINTAYA, ELISEO, Desafíos y fundamentos de educación virtual , Universidad Mayor San Andrés, Ciencias de la Educación, Bolivia, 2003.
4 “La introducción progresiva de estas tecnologías consigue un cambio en la sociedad, se dice que este cambio es el de la sociedad de la información a la sociedad del conocimiento. Este cambio no es un simple cambio de la sociedad no informatizada a la misma sociedad, pero empleando las TIC, sino es un cambio profundo de la propia sociedad, al ampliar las capacidades físicas y mentales de sus integrantes (MARQUÉS, PERE, Impacto de las TIC en educación. Funciones y limitaciones , Material de enseñanza. Universidad Autónoma de Barcelona, Facultad de Educación, Dpartamento de Pedagogía Aplicada, España, 2013).
5 DURÁN RODRÍGUEZ, RODRIGO ALBERTO, La Educación Virtual Universitaria como medio para mejorar las competencias genéricas y los aprendizajes a través de buenas prácticas , Tesis doctoral, Universidad Politécnica de Cataluña, Barcelona, España, 2015.
6 La Red de Observatorios de Buenas Prácticas de Dirección Estratégica Universitaria en Latinoamérica y Europa
(2011) define Buenas Prácticas docentes como: “una experiencia (programa, proyecto) que favorece significativamente la pertinencia social de las instituciones de Educación Superior, promoviendo un papel activo en la construcción de una sociedad más justa y sostenible social, política, cultural, medio ambiente y económicamente”.
7 La tesis de Durán Rodríguez basa las buenas prácticas en los modelos de Chickering y Gamson (1987),
Alexander (1997) y Coffield y Edward (2009).

Universidad Católica Argentina UCA
Acerca de Universidad Católica Argentina UCA 3 Articles
La Universidad Católica Argentina se fundó en 1958 mediante la emisión de una declaración colectiva del Episcopado. Con el correr de los años se le otorgó la personería jurídica y el reconocimiento de la Santa Sede. Realiza su misión mediante la investigación, la enseñanza sistemática e integrada de las distintas disciplinas y la formación humanista y cristiana. Además, desarrolla actividades de extensión asumiendo la responsabilidad con toda su comunidad. Actualmente, la institución congrega 4 sedes (Buenos Aires, Rosario, Paraná y Mendoza), diecisiete facultades, siete institutos, además de otras unidades como el Departamento de Ingreso, el Colegio San Tomás de Aquino, el Colegio Papa Francisco y un importante número de Centros y Departamentos que responden desde diversos campos del quehacer a las demandas del medio social, en cumplimiento con la misión institucional.

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*