Decantando la Legislación: Ser MAESTRO en Venezuela hoy en día (Antes y Durante la Pandemia). Parte III. el Estado se cumplió y ahora es el patrono quien no cumple.

Y por ultimó menciona que el Estado con la participación de las familias y la sociedad, promoverá el proceso de educación ciudadana de acuerdo con los principios contenidos de esta Constitución y en la ley ¡pero todos sabemos que las leyes son solo para los que tienen dinero y pueden comprar a los jueces o a cualquiera que ostente el poder! Y que la clase baja (como nosotros) no tiene derechos en un país donde la corrupción y la burocratización es la Reina de los trámites.
Un país no funciona como debe cuando no tiene justicia, un país no funciona como debe cuando no hay una educación de calidad, una país no funciona como debe cuando los peores pagados de la sociedad son sus Médicos y sus Maestros, un país no funciona como debe cuando ningún ente del Estado protege al indefenso, pero en cambio es tan corrupto que aunque el delito lo tenga de frente ¡se hace de la vista gorda! Y no solamente estamos mal en la EDUCACIÓN, todo y cada uno de los aspectos de la sociedad venezolana están en decadencia y no hay una mano firme que establezca un Plan de Acción que pueda sacarnos del agujero donde estamos.
Así hoy en día esta mi país, como docente con varios años ya de experiencia (en escuela pública y recientemente en universidad privada) pero no mucha edad cronológica, egresada de una de las mejores universidades públicas del país, he visto como se ha deteriorado el sistema educativo en las narices del Presidente y de los Ministros que han colocado en ese cargo y no solamente hablo de la Educación Básica, Media, Diversificada y Técnica, sino también de la Universitaria y ¡por Dios! aunque no lo crean también de la Especial. Los Maestros hemos sido vulnerados desde hace muchos años, siendo solo el Reducto de Resistencia que queda porque “Tenemos Vocación de Servicio” (al igual que los Médicos y el personal de salud en general), no queremos abandonar nuestros cargos por “Amor al Arte” pero, con un IICCUU (2018-2020) vencido desde hace dos años, firmado en Cadena Nacional “a vox pópuli” y decretado como el mejor en muchos años, que no ha sido cancelado (adeudándonos un 980% de aumento + su incidencia), docentes jubilados y pensionados que cobran menos de 1$ mensual, en la total indigencia cuando ya su labor con el Estado se cumplió y ahora es el patrono quien no cumple.
Las instituciones educativas públicas en total deterioro: sin agua, sin cableado eléctrico, sin techos, sin canchas, sin pocetas, sin bebederos, sin equipos tecnológicos, sin docentes. Un país con una hiperinflación ya montada en 4 dígitos, dolarizado, pero con sueldo para los empleados públicos aún en Bolívares y donde el mayor escalafón es Docente V y gana mensual menos de 3$, ¡Así nos Dignifica el Estado! Muchos docentes jóvenes continuamos preparándonos para poder servir mejor en nuestra labor, pero otros se han reinventado y ya no van a ejercer más ¡no quieren seguir siendo esclavos del sistema! El peligro sigue latente en las instituciones: el abandono también acrecienta el contagio y ¡ningún docente puede darse el lujo de enfermarse cuando ya no contamos con Seguro de HCM, Servicio Funerario ni un instituto creado para nosotros que religiosamente nos descuentan mes a mes, desde que ingresamos al sistema educativo y que hoy solo queda es el edificio en pie llamado: IPASME!
El oscurantismo se está apoderando de la Educación en Venezuela, los dirigentes que tienen el poder político para ayudar, poco les importa la educación y se nota que la intencionalidad y su función es esa: “Terminar de destruirla”, acabar con los académicos y si ¿por qué no? con los empleados públicos del país…hace unos cuantos día atrás se quemaba uno de los pisos del Ministerio del Poder Popular para la Educación (Sede Principal en Caracas), así como sucedió esa atrocidad y se perdió todo lo que había en ese piso, ¡así mismo Señores esta la Educación en Venezuela!: quemada, destrozada, chamuscada (como la quieran llamar) y esas cenizas que quedaron sobre el suelo, son la viva analogía de lo que vivimos hoy los Maestros. Muchos docentes de Base hacemos el llamado a las calles para reclamar nuestros derechos, queremos que los colegas tengan la conciencia necesaria para no seguirse exponiendo y exigir lo que le corresponde pero… ¡hace falta que se levante esa generación de aguerridos académicos con ideas revolucionarias como las de Beltrán, Rodríguez y hasta nuestro propio Libertador! Para que así podamos derrotar primeramente la oscuridad y la ignorancia que nos está arropando para luego poder activar la educación en mi país ¿Cuándo la sociedad civil apoyara el trabajo docente? ¿Cuándo los padres, madres, representantes y responsables se darán cuenta que la educación es importante para el futuro del país? ¿Cuándo se nos valorará en esta sociedad? Espero poder vivir para verlo y no descansare hasta que pueda hacer algo más, por lo pronto solo tengo mi voz para seguir reclamando y mi ingenio para poder educar a las generaciones de relevo. A mi patria Venezuela solo me resta decirle: “derrotemos la ignorancia, no seamos testigos ciegos de la destrucción del país por un grupo minoritario de poder” la educación es primordial para avanzar. Mientras se estemos vivos podemos hacer algo más.

Acerca de Delia Estanga 10 Articles
Mi nombre es Delia Estanga, soy Licenciada en Educación Mención Historia graduada de mi Amada Universidad Central de Venezuela en Caracas, allí también estoy terminando mi carrera de Historia (de base). Actualmente soy Magister en Historia Militar, Licenciada en Emergencias Prehospitalarias y estoy activa haciendo un Doctorado en Historia. Me apasiona mi carrera de Educación y sobre todo el Tema de Historia. Nací en Caracas.Como Docente, hay que ser el ejemplo para las futuras generaciones, por lo que, cada día me empeño en tener mayor y mejor conocimiento, en actualizarme con las temáticas y las estrategias. Escribo sobre Gestión Educativa y Pedagogía

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*