Personas Puente:  Sobre cómo lograr que la educación trascienda las puertas del aula

Vivimos en tiempos de redes y de hecho empezamos el año trabajando en redes. Como la mayoría de los docentes del país y del mundo tuve que dictar clases a través de plataformas y usar whatsapp como recurso ineludible y digo ineludible porque el celular fue el dispositivo por excelencia que muchos docentes aportamos gratuitamente durante meses, ante la falta de escuelas abiertas y de otros recursos, para poder mediar entre las familias y la educación. Desde casa nos conectamos como pudimos y con quienes pudimos para construir un puente que sostuviera ese vínculo que nos define como educadores. Para muchos enseñar, trabajar, inspirar, acompañar y tratar de innovar es trabajo y también vocación.

Brindamos recursos, contenidos, motivación y contención desde casa. Si lo hicimos bien o mal creo que seguramente quedará off the record y en la conciencia individual de cada docente, pero también podríamos aproximar que en el trajín diario de transitar ese puente que construimos, muchas familias lograron percibir la enorme voluntad de quienes realmente pusieron sus conocimientos y recursos al servicio de una educación de calidad. Pienso que esos docentes no solo lograron construir un puente temporal sino que ellos fueron, son y seguirán siendo personas puente. Porque, en definitiva, esos docentes son los que logran que sus estudiantes adquieran aprendizajes significativos, transformadores, sólidos, memorables, atractivos, inteligentes, innovadores, a como dé lugar.

Porque de qué sirve la educación en la escuela si no logra trascender las puertas del aula. Me lo pregunto desde hace algún tiempo y cuando puedo también se lo pregunto a otros colegas en los espacios de formación docente que comparto en redes sociales y en persona, buscando respuestas, impulsando propuestas para resolver problemas de larga data. Somos muchos los docentes que atravesamos este océano de dificultades. Dependiendo del contexto y de la mirada, mientras que algunos consiguen nadar plácidamente, otros nadamos en contra de la corriente de frustración de un sistema en crisis. No necesitamos enumerar los pilares sobre los cuales se sostiene la crisis educativa: son conocidos aunque muchos deciden ignorarlos.

Porque sabemos que actualmente existen en Argentina y en otros países, cambios que afectan al mundo del trabajo y que propician la necesidad de hacer un amplio cuestionamiento de los saberes socialmente válidos que debe impartir la escuela. Mis estudiantes de secundaria, por ejemplo, son cada vez más receptivos a los proyectos que contemplan la posibilidad real de conectar lo que aprenden en la escuela con su futuro. Prácticamente retomé las clases presenciales preguntándoles su nombre y para qué creían que les serviría aprender inglés. Esa fue mi manera de construir un puente inmediato entre sus expectativas y los objetivos por cumplir comprendiendo cómo ven el mundo y qué esperan de la escuela.

Entonces, después de escucharlos, me propuse revisar los objetivos y repensar las estrategias para que este año fuera memorable para ellos y también para mí. Porque después de un año y medio en casa, creo que prácticamente todos queríamos volver al aula. Y cuando lo permitieron, volvimos sin quejas. No sé si todos volvimos a la escuela de antes. Personalmente creo que aprendimos todo lo que por iniciativa propia nos preocupamos por aprender -y esto incluye desde las herramientas pedagógicas hasta las lecciones de vida que nos trajo la pandemia. Muchísimos docentes también hicimos cursos virtuales que resultaron ser novedosos puentes entre docentes de distintos lugares de nuestro país y del mundo.

De hecho, pensar la educación del siglo XXI en un país en crisis con una inmensa desigualdad de oportunidades entre los que más y menos tienen no es una tarea para emprender en soledad sino una tarea que cobra sentido cuando se emprende en equipo. Porque tal vez la educación, hoy más que antes, necesite docentes que se conecten para trascender el aula y quieran comprender ese mundo en el que sus estudiantes se tendrán que desempeñar. Muchos jóvenes quieren irse del país. Muchos ya se fueron. Es maravilloso que viajen si es una oportunidad para crecer. Lo que realmente duele es que se quieran ir porque este país no les ofrece mejores posibilidades.

Creo que ser docentes puente es tal vez ser capaces de desarrollar la madurez y la generosidad necesarios para comunicar ideas innovadoras y hacerlas crecer hasta convertirlas en proyectos escolares verdaderamente centrados en los estudiantes, que contemplen sus intereses y necesidades de lograr aprendizajes significativos, que realmente se conecten con otros espacios en los que puedan desarrollarse como personas comprometidas con causas sociales, humanitarias o medioambientales. Porque como dice en este sentido una muy buena frase del activista norteamericano Malcom X que me resulta muy gráfica para pensar la importancia de la educación en nuestras vidas, “La educación es el pasaporte hacia el futuro, el mañana pertenece a aquellos que se preparan para él en el día de hoy.”

 

 

Soy Angela Luna, Profesora en Lengua y Literatura Inglesa y Traductora Pública Nacional por la UNLP. Actualmente me desempeño como docente de inglés y, entre otros proyectos, colaboro editando notas para espacios de comunicación en redes. En el transcurso de los diez años que llevo ejerciendo un rol docente he realizado varios cursos de posgrado y actualización en temas de educación y mi logro más reciente del 2021 ha sido finalizar la Formación en Liderazgo Educativo de la Primera Cohorte en la Fundación Cambiar es Posible en Latinoamérica (CEPLA).

Foto del avatar
Acerca de Clio Comunidad 871 Articles
La revista educativa Arcón de Clio ofrece esta sección a la comunidad para dar a difusión todo lo referente a la educación desde proyecto de autoridades nacionales, provinciales, municipales, organizaciones internacionales, Ongs, ect. Lo hacemos para seguir generando un compromiso con la educación. Esta sesión va dedicada especialmente a esas personas que día a día suman educación, que s ecomprometen con el futuro del país. La educación es una tarea que no se hace en soledad por lo tanto los invitamos a dar divulgación. La via de contacto es el correo de la revista.

4 Comments

  1. Muchísimas gracias Revista el Arcón de Clio, por considerar mi aporte y por invitar a los docentes a participar de este valioso espacio educativo.
    Prof. Angela Luna

  2. Coincido totalmente. Cuando se adquiere el conocimiento siempre, en menor a mayor medida, hay trascendencia.
    La idea es que el conocimiento sea tan amplio, tan grande, que se llegue a la hacerlo trascender naturalmente.
    Abrazo Ángela!!!! Gran colega!!!!

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*