Mirar a los ojos. Prof. Darío Rubén Toledo Sec. Gral. de CISADEMS. Santiago del Estero

EFA (Escuela de la Familia Agrícola Patricia Inés Mira LL 76, Colonia Alpina, Sgo del Estero. Es una escuela técnica. 2 a y b - La Guanaca, ubicada en zona rural de La Isleta, Sgo del Estero. Es una escuela primaria. Esperamos contar con tú escuela para ser aprte de la difusión en la revista.

Hoy ya no podemos relacionarnos de las formas habituales. Con abrazos, estrecharnos la mano, con besos. Estamos apartados, con distancias mínimas y con barbijos que cubren mentón, boca y nariz. Al menos, así debiera ser.
Estas recomendaciones sanitarias o preventivas nos hacen pasar inadvertidos, más de una vez, ante nuestros conocidos más cercanos. La cara no se ve, sí los ojos. Por ello, estamos obligados a mirarnos a los ojos para tratar de reconocernos. Antes de la pandemia del COVID-19, nos mirábamos de pasada, con un golpe de vista bastaba, no era necesario mirar a los ojos.
Se dice que los ojos son las ventanas del alma. Digamos entonces que nos miramos hasta el alma. Nos hemos descubierto desde otras experiencias. Las miradas no levantan sospechas, intentan reconocer.
De la misma manera sucede con la situación que vivíamos y con el contexto que nos envuelve ahora.
Veamos qué pasaba en educación y cómo estamos hoy.
No recuerdo candidatos para cargos electivos en el gobierno o a quienes llegaron al poder que no hayan citado como importante a la EDUCACIÓN. Es decir, consideraban a la educación como pilar fundamental de la sociedad en presente y futuro. “La Educación como derecho social”, dice la Ley Nacional de Educación/06.
Recuerdo también que en todos los gobiernos los docentes reclamaron las condiciones deficientes de las instituciones y los bajos salarios.
Recurrente ha sido la referencia de que la escuela ya no era la de antes o que la de ahora no estaba acorde al futuro y a las necesidades del siglo XX, del siglo XXI.
Una frase que aparece a menudo, “estamos en una escuela pensada en el siglo XIX, con docentes formados en el siglo XX para alumnos y necesidades del siglo XXI”. Suena fuerte, aunque no deja de tener parte de verdad.
Eso sí, al mirar si los alumnos tenían bajo desempeño, si desertaban o si no aprobaban los exámenes, de ingreso a las universidades, la culpa era de la escuela, del docente, nunca del primer responsable del sistema educativo: EL ESTADO.
Tampoco se miraban las trayectorias o los puntos de partida de cada estudiante. No miraban todo, sólo números.
No olvidemos que desde hace treinta años se intentan cambios en el sistema educativo, mediante distintos proyectos volcados en leyes nacionales. Todavía no se termina de cumplir con la letra de la última Ley Nacional de Educación N° 26.206, vigente a la fecha. Ejemplo de ello, no se ha alcanzado cumplir con el objetivo de incrementar el número de escuelas de jornada extendida a nivel país. En Santiago del Estero no supera el 4%.
Ni hablar de las pruebas estandarizadas, que llegaron a ser la misma vara ajena, aplicada en contextos infinitos. Hoy, el Ministerio de Educación Nacional anuncia que seguirán estas evaluaciones en el territorio argentino. Imaginemos los resultados, luego de la suspensión de la presencialidad de los alumnos y docentes en la escuela y en condiciones de cuarentena y aislamiento.
En fin, a comienzos de este año, nadie mejor que la mirada docente para hablar de las escuelas y la realidad educativa. Claro, se reabrió la Paritaria Nacional y la docencia vio como un gran logro para los trabajadores de la educación la recuperación de un ámbito de negociación colectiva. Vale recordar que en muchas jurisdicciones (ejemplo Santiago del Estero), nunca hubo paritarias provinciales. Además, que, en más de una jurisdicción, los organismos de la educación están intervenidos sin motivo alguno (ejemplo: Tucumán y Santiago del Estero). Siempre con la mirada condescendiente de las máximas autoridades provinciales.
Sólo quince días de clases y de golpe, asomó un gran desafío. Nuevas exigencias de enseñanza y entre tropezones y experiencias, por acierto y error, el maestro sostuvo la continuidad pedagógica y cubrió, sin asombrarse, las falencias añosas. Miraba angustiado su magro salario, con el que siguió sosteniendo el derecho a la educación; como pudo, con sus recursos e inventiva.
Todos eran los mismos, tanto escuelas, docentes y alumnos. Pero, la escuela (donde se produce la situación de enseñanza aprendizaje) se trasladó a cada hogar y cada papá, mamá tuvo que ser un docente improvisado sin desatender su vida familiar. Se miraron responsables de un rol que suponían invasor de sus rutinas y responsabilidades.
A partir de aquí, la mirada del Estado fue otra. Se hicieron constantes las palabras del Ministro de Educación de la Nación, para reconocer la tarea y la entrega de cada docente para sostener la escuela pública y la continuidad pedagógica. Aquel trabajador que durante años fue cuestionado, en distintos procesos, hoy recuperaba el protagonismo que nunca perdió.
En este contexto, aparecieron visibles las falencias de infraestructuras, de conectividad, de formación, de soportes, la inequidad social y económica en su más sincera versión. Fue inevitable no mirar en cada informe las desigualdades en las que se encontraban familias, estudiantes y docentes, escuelas de gestión estatal y gestión privada. La fragmentación de todo el sistema educativo nacional no es novedad.
Pero todo siguió con mero reconocimiento retórico. El gobierno nacional imprimió cartillas, programó horas de radio y televisión, se programó y llevó adelante una encuesta nacional a padres docentes e instituciones educativas.
Cada docente debió afrontar sus desafíos tecnológicos y pedagógicos con sus propios recursos y con horas de trabajo que invadieron su privacidad, su familia, con un costo económico nuevo, y con los mismos haberes.
¿Cuánto aumentó el sueldo docente? El Salario Mínimo Docente es de $ 25.000, casi la mitad de lo que cuesta una Canasta Básica Familiar, sin considerar los gastos que tiene ahora el maestro para sostener con su bolsillo la educación pública.
Una familia necesita superar los $46.000 para no ser pobre. ¿Es necesario aclarar por qué un docente está sumido en la pobreza? Aquel docente al que se lo apuntala en el discurso, al decir que su tarea es encomiable, irremplazable, que puso su teléfono, de su bolsillo para pagar su internet (indispensable para comunicarse con sus alumnos/as), aquel que hace llegar las fotocopias pagadas hasta con su sueldo. El mismo docente que se ve sobrecargado con el teletrabajo.
Entonces el Estado, las familias, los medios y toda la sociedad vieron y dijeron: “la escuela y el maestro son irremplazables.” De repente se dieron cuenta de que alumnos y alumnas encontraban en la escuela aquello que no podían brindarse en la casa y que no se encontraban en internet (la mirada de su docente, contención, afecto, socialización, aprender con el otro, compartir, convivir con sus pares, con el grupo, etc.)
La escuela que todos creían conocer los desbordó. La escuela siempre estuvo, cada docente y alumno también. Habrán dejado de ser imágenes cotidianas y se resignificaron.
Así pasaron meses…, entonces:
El gobierno nacional anunció que destinaba $2.300.000 (dos mil millones trescientos mil pesos) para que las 9 (nueve) jurisdicciones que iban a retornar a las clases presenciales. Fondos destinados para llevar adelante las medidas de limpieza y desinfección en las distintas instituciones. Otros $500.000.000 (quinientos millones de pesos) para infraestructuras escolares. De ello se desprende que el Estado Nacional reconoce que las escuelas, estaban por lo menos en dudosa situación sanitaria y con necesidades de infraestructuras para hacer posible un retorno a clases. Pero se olvidó de un actor que dice es único e insustituible, el maestro, quien recibió halagos y un discurso político contundente, sólo eso.
Las escuelas abrieron los ojos y direccionaron la mirada de más de uno. El asombro de conocer escuelas sin agua, sin baños, derruidas y aisladas. Entiéndase que la conectividad a la dignidad está ausente en todos los formatos.
Un plan de financiamiento para adquirir computadoras que fue un anuncio importante del Ministerio de Educación Nacional y una frustración para la gran parte de la docencia.
El intento de retornar a las aulas, en nueve provincias, frustrado por brotes de contagios.
También se decide que el sistema educativo debe ser bimodal y que esto sería una oportunidad para proyectar esta modalidad en el tiempo. En estas condiciones, sin una inversión real y sin igualar hacia arriba, es un proyecto con un salto en la incertidumbre y al posible fracaso.
No se resolvieron cuestiones básicas de infraestructura y se piensa en dotar a todo el sistema educativo de una conectividad en base a plataformas educativas.
Un dato curioso de la encuesta nacional, que intentó tomar una imagen de las condiciones a tener en cuenta para el retorno: el 81,7 % de las familias argentinas tiene Wi-Fi o señal de internet y solo el 36,9% no tiene una computadora. ¿Según los números, el problema de la desconexión no es tan cierto? La realidad que afronta cada docente no condice con esos datos.
¿Cuál es el futuro de un maestro? Más tareas, más responsabilidades, más tiempo de trabajo, más capacitaciones, más, más, …
¿Necesitábamos de una pandemia para mirarnos a los ojos?
¿Necesitábamos de una pandemia para mirar al docente, a la escuela y a los alumnos?
¿La necesitábamos para reconocer lo que estaba y no veíamos?
¿Se anunciarán cambios de escritorio y que no terminarán por concretarse?
La educación merece ser un proyecto serio. El futuro que tanto se anuncia necesita de un maestro y de una escuela que no tengan que pasar por una pandemia para ser mirados y reconocidos en su amplia realidad.
Tener derecho a la educación también dignifica.
Tener un trabajo digno es posible con condiciones básicas elementales, hoy ausentes.
Miremos a los ojos siempre, seamos atentos, sinceros y actuemos por el bien de todos.
No pueden existir miradas sesgadas y oportunistas.
Se miraba y no se veía. No puede repetirse.

Prof. Darío Rubén Toledo
Sec. Gral. de CISADEMS

Acerca de Clio Comunidad 379 Articles
La revista educativa Arcón de Clio ofrece esta sección a la comunidad para dar a difusión todo lo referente a la educación desde proyecto de autoridades nacionales, provinciales, municipales, organizaciones internacionales, Ongs, ect. Lo hacemos para seguir generando un compromiso con la educación. Esta sesión va dedicada especialmente a esas personas que día a día suman educación, que s ecomprometen con el futuro del país. La educación es una tarea que no se hace en soledad por lo tanto los invitamos a dar divulgación. La via de contacto es el correo de la revista.
Contacto: Sitio web

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*