Educación pública en pandemia: las dos caras de la educación en Venezuela III parte: condiciones educativas de ambas partes: docentes y estudiantes. Venezuela

Nuestra Premisa es que “La Educación es Gratuita”, al menos aquí en Venezuela porque tenemos instituciones públicas y privadas (tanto en básica como universitarias) donde podemos escoger que estudiar y dónde. Muchas de estas instituciones son de renombre a nivel mundial donde, se preparan a los formadores de futuro: los Maestros, como la Universidad Central de Venezuela (de donde soy orgullosamente una de sus egresadas), la Universidad de los Andes (Mérida), la Universidad Pedagógica Experimental Libertador  (UPEL-IPC) solo por nombrar algunas (públicas). Muchos de los que no tenemos los recursos para costear una universidad privada, optamos por las públicas, pero estás no tienen nada que envidiarle, la educación que allí se aprende es de Calidad. Los docentes graduados, llevamos en cuenta el hecho de que nuestra profesión no nos hará ricos, pero, muchos apostamos que más que el dinero, es el honor de poder formar las nuevas generaciones de un país.

La educación es vocación 1000%. Hoy en día la realidad que vivimos los docentes, los estudiantes y los venezolanos en general supera la ficción. Con un debacle económico garrafal y una hiperinflación astronómica, el salario de los empleados públicos ha llegado a  ser quincenalmente menos de 1$ (y esto es declarado por la OMS como pobreza extrema, según sus estadísticas), ni hablar de los que trabajamos para los entes del Estado; los padres no se quedan atrás, se hace cuesta arriba costearle a los hijos tanto el alimento, la vestimenta, los útiles e inclusive hasta el pasaje para el medio de transporte, muchos jóvenes también han abandonado la escuela para trabajar y poder ayudar a sus padres. Es una realidad que muchos viven a diario.

Tenemos planes (que lamentablemente no llegan a todas las instituciones) que ha implementado el Estado, pero, la corrupción ha hecho de ellos un fiasco, entrega de útiles incompletos, entrega de computadoras personales que o se dañan rápidamente o solo sirven para tomarse la foto del ministro de turno ante los medios televisivos y luego son arrancadas de los brazos de los niños. La vocación se ve allí marchitada con tanta premeditación y alevosía. Pero, no solamente en eso falla, también tenemos unas normativas impuestas por el MPPE, establece que “indirectamente” y parafraseándola “todo estudiante debe ser aprobado y de quedarle alguna asignatura lo que se le coloque debe superar en nota lo anterior” (así no lo hayan hecho correctamente) esto a nivel de básica y diversificada. Muchos docentes nos hemos opuesto a ese desbarajuste y la respuesta es: ¡Aprobarlos sin el consentimiento del titular de la materia!, vemos una educación vacía, sin alma, que poco a poco  va egresando Bachilleres en cantidad pero no en calidad.

Así mismo, los docentes reclamando derechos que nos han sido arrebatados desde hace mucho y con poco apoyo de los representantes,  porque, al parecer solo nos ven “como un lugar de cuidado diario para sus hijos y no el sitio para ser educados e instruidos” ¡Ha sido todo tan cuesta arriba!, es un efecto dominó esta situación,  esos mismos bachilleres Mal Preparados son puesto en cursos políticos donde los ideologizan y los colocan en las instituciones públicas para  “Ser Maestros”, sin ningún tipo de preparación adecuada ni pedagógica para ello. La hecatombe educativa, las dos caras de la moneda presentes. Mientras los docentes continúan en sus labores educativas, preparándose, estudiando, encontrando nuevas estrategias, adecuándose a las TIC´s, la respuesta del Estado es sustituirlos por los que menos saben. ¿Con qué fin?, todo venezolano estudiado/académico lo sabe.

En la actualidad, muchos colegas han optado por abandonar las aulas de clases, el sueldo no les garantiza siquiera una comida al día. Muchos hemos preferido ofrecer clases particulares, limpiar casas, cuidar niños, vender chucherías en casa o en la calle, hacer trabajos distintos al educativo, en fin todo aquello que nos genere más del “dólar y medio” que es lo que cobramos mensual. Muchos creen que los docentes somos unos “peseteros”, pero, no han entendido la realidad, anterior a esta pandemia teníamos más de dos empleos para vivir y alimentar a nuestras familias (inclusive hasta de áreas ajenas a la docencia) ¡Alcanzaba la Quincena”, ahora es imposible pensar siquiera en alimentarse un día con un sueldo que no llega.

Hoy, un profesional con tres títulos: hasta con postgrado y doctorado, no cobra más de un millón de bolívares mensual (que sirve solo para un kilo de queso y si acaso una harina pan para desayunar o cenar 1 día para el momento del escrito de este artículo), no tiene acceso a internet, no puede comprar un teléfono inteligente y muchos si pueden lograr leer este articulo, seguramente  no tendrán siquiera algo en el estómago el día de hoy. De nada sirve por ahora los títulos,  cuando el Estado No valora tu profesión y está destinado a destruirla. Sin embargo, como docente, como cuasi historiadora, como pedagoga, no pierdo la esperanza y como decía Gandhi “Hay que predicar con el ejemplo”, me sigo formando, sigo aprendiendo, sigo buscando, sigo investigando, porque la Educación Salvará al Mundo y a las Generaciones de Relevo, “Lo Creo y lo Defiendo”, aunque, hoy en plena pandemia, para Venezuela,  no sea prioridad. Nosotros los Maestros haremos lo que esté a nuestro alcance para que la Educación no muera,  aunque seamos Paría en nuestra propia  tierra, como lo dijo en el año 1932 nuestro Luis Beltrán Pietro Figueroa, no descansaremos hasta hacer justicia.

 

 

Acerca de Delia Estanga 6 Articles
Mi nombre es Delia Estanga, soy Licenciada en Educación Mención Historia graduada de mi Amada Universidad Central de Venezuela en Caracas, allí también estoy terminando mi carrera de Historia (de base). Actualmente soy Magister en Historia Militar, Licenciada en Emergencias Prehospitalarias y estoy activa haciendo un Doctorado en Historia. Me apasiona mi carrera de Educación y sobre todo el Tema de Historia. Nací en Caracas.Como Docente, hay que ser el ejemplo para las futuras generaciones, por lo que, cada día me empeño en tener mayor y mejor conocimiento, en actualizarme con las temáticas y las estrategias. Escribo sobre Gestión Educativa y Pedagogía

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*