Educación, otra vez entre los principales afectados por el ajuste en el presupuesto nacional

La reducción en 2023 sería del 15,5%, más del doble que la prevista en el presupuesto general de la Administración Pública Nacional (-6,8%). Educación está entre los seis ministerios que efectuarán mayores ajustes. En la última década, en distintos gobiernos, la mitad de los presupuestos nacionales han implicado recortes en educación.

El Proyecto de Ley del Presupuesto 2023 prevé un recorte del 15,5% de los fondos del Ministerio de Educación de la Nación con respecto a 2022. Si bien el proyecto de Presupuesto 2023 –que se votará próximamente en la Cámara de Diputados– define un ajuste generalizado del 6,8% en el gasto del Estado Nacional, la reducción de fondos del Ministerio de Educación es más del doble que la del presupuesto nacional general. Las variaciones fueron estimadas utilizando la inflación para 2023 del REM/BCRA a agosto de 2022 (85,2%).

Los datos surgen del informe “Presupuesto educativo nacional 2023”, del Observatorio de Argentinos por la Educación, con autoría de Javier Curcio (FCE/UBA, IIEP BAIRES – UBA CONICET), Gabriela Catri y Martín Nistal (Observatorio de Argentinos por la Educación). El documento analiza el Proyecto de Ley de Presupuesto para el año 2023 y la evolución del gasto del Ministerio de Educación de la Nación durante el período 2013-2023. Los datos previos a 2022 fueron tomados del presupuesto abierto publicado por el Ministerio de Economía, mientras que para 2022 y 2023 se analizó el proyecto de Ley de Presupuesto y el mensaje de remisión al Congreso elaborado por el Ministerio de Economía.

El presupuesto educativo de 2023 es el segundo más bajo de los últimos 11 años (el más bajo fue el de 2020). En la última década, la mitad de los presupuestos nacionales han implicado ajustes en educación. El análisis muestra ajustes interanuales en el Ministerio de Educación en cinco oportunidades: 2014 (-2,9%), 2018 (-9,2%), 2019 (-6,9%), 2020 (-15,6%) y 2023 (-15,5%).

“El contexto de inestabilidad e incertidumbre económica y social que atraviesa el país, combinado con restricciones fiscales profundas, acentúa la necesidad de priorizar, reforzar y proteger el presupuesto educativo para apuntalar el desarrollo, la reducción de brechas y la ampliación de oportunidades especialmente para los más vulnerables. El gobierno nacional a través de la asignación presupuestaria ejerce un rol de coordinación central para el sistema educativo, que orienta a su vez a las asignaciones que serán dispuestas por las provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para complementar el financiamiento de la educación”, explica Javier Curcio, coautor del informe.

“La reducción del presupuesto nacional destinado a educación no es algo que sorprenda, sí algo que preocupa. Parte importante de dicho presupuesto sostiene a las 61 universidades nacionales. Hoy, en términos relativos, Argentina gradúa la mitad de profesionales universitarios que Chile. Y en un mundo donde el mercado laboral requiere de más y más saberes, la baja presupuestaria solo delinea un futuro que resulta incierto”, sostiene Marcelo Rabossi, profesor e investigador de la Universidad Torcuato Di Tella.

Los fondos del Ministerio de Educación pasarán de $870.044 millones este año a $735.467 millones el año próximo (en pesos constantes de 2022). De un total de 23 jurisdicciones presupuestarias, Educación está entre las seis que efectuarán mayores ajustes en 2023, superado solo por Ambiente y Desarrollo (-15,8%), Transporte (-17,3%), Salud (-19,2%), Economía (-20,8%) y Turismo y Deportes (-26,0%).

El ajuste previsto para 2023 se suma al recorte del 5% proyectado para los fondos vigentes del Ministerio hasta el cierre de 2022. Esto implica una disminución del peso relativo de la educación dentro del gasto nacional previsto para este año, de acuerdo con lo proyectado en el Mensaje del Presupuesto 2023. Esta contracción se añade a las reducciones anunciadas en agosto de 2022, que afectaron al programa Conectar Igualdad, el fortalecimiento edilicio de jardines de infantes y la inversión en infraestructura y equipamiento.

Si se analiza el Presupuesto 2023 por función, “Educación y Cultura” sufrirá una reducción del 4,7% con respecto al gasto proyectado para 2022. La diferencia entre esta caída y la de la jurisdicción del Ministerio de Educación se explica principalmente por el crecimiento de la función “Educación y Cultura” dentro de la jurisdicción Obligaciones a Cargo del Tesoro.

En 2023, los únicos programas del Ministerio de Educación de la Nación que contarán con más recursos que en 2022 son “Acciones de Formación Docente” (+74,6%), “Gestión Educativa y Políticas Socioeducativas” (+32,2%), “Conectar Igualdad” (+16,9%), “Investigación de la Flora, Fauna y Gea” (+11,8%) e “Innovación y Desarrollo de la Formación Tecnológica” (+4,2%). Por el contrario, los mayores ajustes recaerán sobre “Información y Evaluación de la Calidad Educativa” (-50,4%), “Gestión y Asignación de Becas a Estudiantes” (-35,3%) y “Actividades Centrales” (-34,6%).

La Ley de Educación Nacional sancionada en el año 2006 estableció en su artículo número 9 que el presupuesto destinado a la educación por el Estado nacional, las provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires no debe ser inferior al 6% del Producto Interno Bruto (PIB).

“Pese a ser ley, solo una vez (en 2015) se cumplió con asignar el 6%. Provisoriamente, podemos decir que tal incumplimiento ha restado 7 u 8 puntos del PIB a la educación. Todo parece indicar que, si el gobierno no lo cambia, el 2023 será otro año de incumplimiento con la educación y la Argentina seguirá retrasándose, incluso respecto a América Latina”, afirma Juan Llach, exministro de Educación de la Nación.

Foto del avatar
Acerca de Observatorio Argentinos por la Educación 66 Articles
El Observatorio Argentinos por la Educación es un espacio de encuentro creado alrededor de los datos del sistema educativo, con el objetivo de involucrar a toda la sociedad en la mejora de la educación. La misión del Observatorio es contribuir a que la educación sea determinante en el debate público argentino, a partir de datos que permitan enfocarla en los desafíos del siglo XXI. Su plataforma interactiva de datos, la más exhaustiva del país, contiene casi 90 millones de registros públicos sobre indicadores fundamentales del sistema educativo, como acceso y participación de los estudiantes, eficiencia del sistema (tasas de repitencia, tasa de promoción efectiva, etc.), recursos humanos, recursos físicos y financieros, y evaluación.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*