Las cuevas budistas de Mustang en Nepal

Al hablar del Arte del Himala ya estamos utilizando un término muy genérico,que sin duda engloba todas las piezas estudiadas,pero que no toma en consideración l factor crucial de su función religios simbólica.  En la región de Mustang, en el norte de Nepal, se han utilizado las cuevas como vivienda desde tiempos antiguos. La zona del río bordea la meseta tibetana, es una de las regiones más remotas y aisladas del Himalaya nepalí. Una vez como un reino budista independiente, Mustang fue anexado por Nepal a finales del siglo XVIII, pero conservó su estado como principado independiente hasta la década de 1950. La mayor parte de la población de Mustang vive cerca del río Kali Gandaki, entre unos 2.800 y 3.900 metros de altitud. Las duras condiciones climatológicas les obligan a realizar largas migraciones en invierno a las regiones más bajas de Nepal

Miles de cavidades están talladas en un frágil acantilado de color arena, en una garganta tan grande que empequeñece al Gran Cañón del Colorado.

El asombroso número de cuevas, algunas excavadas desde la pared del acantilado y otras horadadas desde arriba, tienen miles de años de antigüedad, pero quiénes las construyeron y por qué sigue siendo un misterio. Excavadas en los acantilados del distrito de Upper Mustang, con su característico color rojizo, las cuevas de manufactura humana se encuentran a 4.200 metros sobre el nivel del mar, a bastante más altura que el pueblo de Samdzong.

Concretamente cerca de la antigua ciudad amurallada de Lo Manthang, capital de Mustang, a unos 250 kms. al noroeste de Katmandú. En las empinadas paredes de roca del valle del río Kali Gandaki en Nepal los arqueólogos han encontrado el impresionante número de unas 10.000 cuevas artificiales, excavadas en las laderas y en la montaña en ocasiones a una altitud considerable. Se las llama Cuevas del Cielo, pero también Cuevas de Mustang

Un pastor comentó ante un equipo de investigadores internacionales que, hace varios años, había entrado a una caverna para protegerse de la lluvia y había visto algunas pinturas muy viejas. Los investigadores -de Nepal, Italia y Estados Unidos- hallaron la cueva, situada en un precipicio. En ella había un mural con 55 paneles, cada uno de unos 43 centímetros de largo por 35 centímetros de ancho.

También se descubrieron otras pinturas que los investigadores creen que son un poco más antiguas.

Las pinturas pudieron ser realizadas en el siglo XII, o incluso antes, y representan la vida de Buda en unas 55 escenas diferentes. También se han encontrado piezas de cerámica muy antigua, posiblemente fechadas antes de Cristo, y estupas budistas, así como caligrafía tibetana realizada con tinta, oro y plata.
El acceso a este complejo entramado de unas 20 cuevas de varios pisos conectados entre sí y situadas a 4500 metros de altitud es complicado y peligroso sobretodo en invierno por la nieve y hielo acumulados.

Ahora los arqueólogos intentan responder a varias preguntas, entre ellas, la de ¿quién vivió en esas cuevas? y como podían acceder a ellas siendo que están situadas en una pared vertical bastante inaccesible que hay que escalar.

Profesora en Historia del Arte Marcia Castaño para el Arcón de Clio. Panamá

Acerca de Clio Comunidad 595 Articles
La revista educativa Arcón de Clio ofrece esta sección a la comunidad para dar a difusión todo lo referente a la educación desde proyecto de autoridades nacionales, provinciales, municipales, organizaciones internacionales, Ongs, ect. Lo hacemos para seguir generando un compromiso con la educación. Esta sesión va dedicada especialmente a esas personas que día a día suman educación, que s ecomprometen con el futuro del país. La educación es una tarea que no se hace en soledad por lo tanto los invitamos a dar divulgación. La via de contacto es el correo de la revista.
Contacto: Sitio web

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*