Dos grande de la Evolución. Charles Darwin. Parte II

Conozcamos ahora a quien vino a sacarle el trono a Lamarck (o al menos así pareció al principio) y quién estuvo en la cima de la idolatría un buen tiempo hasta que le tocó también ceder (como nos toca a todos alguna vez en la vida, y sobre todo en el ámbito de la ciencia)

Nació en un pequeño pueblo, Shrewsbury, de Inglaterra, situado al Noroeste de Londres, un 12 de febrero de 1809. Siendo el hijo quinto, el más joven, de Robert Waring Darwin, médico prestigioso, y de Susannah Wedgwood, hija de los propietarios de la fábrica Wedgwood, una de las más apreciadas porcelanas inglesas. Ambos eran muy ricos; como la gran mayoría en su nivel y época, eran muy religiosos y practicantes. Era una familia bien reconocida de médicos, incluso su abuelo, el Dr Erasmus Darwin (1731-1802), que también era médico, hizo estudios precursores sobre la Evolución de las especies, en su obra Zoonomia,

Charles odiaba a su padre por la decisión de internarlo cerca de su casa. Sale del internado con 15 años, su padre le “obliga” a estudiar Medicina y, siguiendo la norma lo articulan en Edimburgo. Lejos de su casa, ni el clima ni lo que enseñaban satisfacía a Charles. Incluso tenía horror cuando veía sangre. Allí se encontró con Erasmus, su hermano que cursaba ya quinto de medicina, esto le ayudó, e hizo se sintiese protegido, ya que padecía alguna pesada broma de sus condiscípulos, hoy lo llamaríamos “bulliyng”. La salida de la Facultad de Medicina fue un gran golpe para su padre. Con el enfado paterno, se buscó una salida, entonces ingresa, debiendo abonar unos cientos de libras oro, por su nulo curriculum, en el Christ’s College, de Cambridge, mitad Seminario, mitad Universidad, muy clasista, ya que era solo para jóvenes de alcurnia y de buen poder económico, y como futuros clérigos, listos a ocupar altos cargos.

Estudió allí teología (anglicana), mineralogía, matemáticas y a los clásicos griegos, alcanzando buenas notas en todas ellas. El tiempo transcurrido en Christ’s fue el más importante en su formación; conoció allí a los profesores y clérigos Stevens Henslow que fue su principal amigo, y a Adam Sedgwick, gran sabio, siendo los personajes que más le apoyaron.

Finalmente, cuando estaba aparentemente decidido a cursar el Doctorado de Teología, surgió el conocido ofrecimiento del capitán del HMS Beagle Robert Fitzroy para que lo acompañara, en su circum navegación de la Tierra, para estudios geológicos y de la naturaleza, pero lo pidió como persona culta para conversación, al ser obligado en el barco y época, no tener contacto con la tripulación. Abordó como Ayudante del Naturalista, y tuvo de abonar, tanto el viaje, y su propia pensión, como la del sirviente que le acompañó.

Fue el 27 de diciembre de 1831, cuando zarpó en el Beagle. Tenía Darwin 22 años y estaba recién licenciado como presbítero. Subieron con su equipo de varios baúles de instrumentos y libros, y una maleta personal, con su joven sirviente.

El viaje que iba a durar 2 años terminó durando 5 y fue en ese viaje donde Darwin llegó a grandes conclusiones que lo hicieron famoso en la ciencia luego de arduas peleas por el lugar en la cima que le correspondía, aunque debía de haberlo compartido con un tal Wallace con el cual se carteó un par de veces y luego dejaron de hacerlo por cuestiones de pareceres.

Darwin, tomó todas sus conclusiones y les sumó lo que había leído en un libro de economía de un autor norteamericano que proponía que el alimento era un limitante del crecimiento de la población mundial, una vez que se termine el alimento, la población que supere el alimento, morirá de hambre. Con esto Darwin llega a la idea de la “supervivencia del más apto”, básicamente, en su teoría propuso que los seres vivos cambian, por alguna razón que no supo explicar y que no sabía cuál era sin embargo sabía que por algo interno del organismo este cambiaba; si ese cambio era beneficioso para ese organismo en ese ambiente entonces sobrevivía y dejaba descendencia, entonces esa característica se heredaba a los hijos (había evolución), si esa característica no era beneficiosa para los organismos, entonces ser moría y no dejaba descendencia ( o sea, no había evolución).

Darwin extendió este proceso a todos los seres vivos e incluyó al hombre dentro de ellos, fue el primero en plantear que el hombre deriva evolutivamente, de los monos, y eso le significó que se burlaran al extremo de él, de hecho, en la gaceta del momento se lo caricaturizó como un mono con su cara y su tupida barba blanca.

Si bien, en la introducción histórica de la primera edición de su libro sobre el Origen de las Especies, libro en el que explica su teoría, en noviembre de 1859, Darwin reconoció la obra de Lamarck, que las especies pueden descender de otras especies y que todos los cambios y la diversidad del mundo viviente es el resultado de la acción de las leyes de la Naturaleza y no de una intervención divina. Reconoció la acción directa del entorno físico sobre el crecimiento de las formas preexistentes y el uso y no uso de los órganos.

Ni Darwin ni Lamarck definieron específicamente la evolución como una Teoría, ni pudieron aclarar el rol de la Herencia de la transformación de los seres vivos, que continuó siendo aceptada como la herencia de la sangre mezclada de los progenitores (blending inheritance). 

Sólo un siglo más tarde la teoría mendeliana de la Herencia particulada, sería introducida como la teoría genética de la evolución.

Esta nota fue realizada por realizada para la revista El Arcón de Clio por la Profesora de Ciencias Naturale Valeria Bertúa. La profesora dicta clases de  Biología y fisicoquímica en el colegio Nuestra señora del Carmen y  Colegio San Cayetano. Ciencias Naturales en el colegio J. M. Estrada, todos de la ciudad de La Plata

Acerca de Valeria Bertua 3 Articles
Soy Profesora de Biología. Profesorado de Física. Actualmente estoy cursando Licenciatura en Zoología en la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la ciudad de La Plata. Dictado del taller para segundo año de pensamiento lógico aplicado a las Ciencias Naturales donde se vieron contenidos de física, química y biología en el colegio San Cayetano donde soy Profesora.Dictado de la materia biología en el colegio Nuestra Señora del Carmen de la ciudad de La Plata.Dictado de clases particulares de Física, Química y Biología durante 12 años. He asistido a las Segundas Jornadas de Fauna. Jornadas Argentinas de Mastozoología. Jornadas Nacionales de Ciencias del Mar. Curso de Actualización de conceptos en ecología, dictado en el año 2015 en las instalaciones del Cie. Escribe sobre Ciencias Naturales. Física y Química

2 comentarios en Dos grande de la Evolución. Charles Darwin. Parte II

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*