Decantando la Legislación: Ser MAESTRO en Venezuela hoy en día (Antes y Durante la Pandemia). Parte II.

La educación efectivamente continúa siendo un servicio público pero, no hay respeto por las diversas corrientes y eso de la universalidad en la educación (a menos que el docente tome las riendas) no se está dando en esas cuatro paredes y un techo, el potencial creativo de los jóvenes se está perdiendo cuando no pueden obtener los recursos mínimos necesarios para una educación de calidad, donde, un laboratorio de química o de física no tiene siquiera una regla o un termómetro para hacer mediciones, donde un aula no tiene un mapa de Venezuela, donde ni el docente tiene un marcador o un borrador para poder explicar sus clases. Allí el ingenio docente se activa pero ¿Cómo activar el de los jóvenes cuando la tecnología que hay afuera los arrasa? ¡Cuándo ambos actores tienen hambre! ¡Con Hambre y Miseria No Hay Educación! ¡Con Hambre No Se Educa Ni Se Aprende!

Como explicarles que esta es una sociedad democrática “en teoría”, pero en la práctica el directivo NO escucha a su personal cuando esté le solicita apoyo en las actividades, cuando le explica que no pudo cumplir porque trabajo limpiando en casa-hogar para llevar comida a su mesa, cuando los representantes no les interesa la educación de sus hijos, cuando ni siquiera en Zona Educativa le toman al docente las denuncia de abusos por parte de directivos y personal administrativo solo porque este es de un partido con un color famoso ¿entonces, esa es la democracia que predicas?

El desarrollo pleno de la personalidad de cada uno de los jóvenes no  puede estar definido cuando, no hay docentes en aulas, no tienen un espacio donde poder estudiar en paz porque muchas veces irrumpen las clases en los barrios con tiroteos, o ingresan violentamente a las instalaciones los colectivos armados sin que nadie pueda hacer nada  porque saben: ¡los docentes estamos armados de ideas, lápices,  libros y conocimiento! ¡Y con eso es que nos defendemos en la vida! La valoración ética del trabajo, suena excelentemente bien pero ¿Cuál valoración ética del trabajo, cuando ven a su maestro con los zapatos más rotos, cadavérico y sin material ni para poder escribir en la pizarra? ¿Cuál valoración ética de trabajo cuando cualquier supervisor recién nombrado de zona, sin título comprobable (de docente) llega a la institución, ve los aplazados y hace que el directivo cambie los resultados porque para él/ella significa que el docente es mediocre y no sabe hacer su trabajo? ¿Cuál valoración ética de su trabajo, cuando el docente llega a la institución con hambre y ve a su estudiante en la misma condición y no puede hacer nada? Díganme ¿Cuál valoración ética de su trabajo cuando irrespetan al docente y las leyes que lo amparan?

¿Participación activa, consciente y solidaria de  los procesos de transformación social? ¿De parte de quién? ¿Del docente? ¿Del estudiante? ¿De la comunidad educativa? ¿De los representantes?, pero, cómo se puede dar eso cuando las decisiones son unilaterales y el docente aunque opine no es escuchado, el estudiante aunque se queje tampoco es escuchado y los padres no quieren incluirse en las decisiones a menos que les toque el “bolsillo”, la comunidad educativa ¡ni siquiera saben que existe! O creerán que su papel es seguir jugando a la política- partidista sin buscar soluciones a ningún problema, totalmente desfasados de la realidad y de paso alienados.

Mi parte favorita de este artículo es: “consustanciados con los valores de la identidad nacional”, la extraordinaria “Identidad Nacional”, que cada uno de los docentes estamos en la obligación de asentar buenas bases desde nuestras asignaturas, sobre todo las de Sociales y que el Estado como ente superior debe dar el ejemplo en conjunto con las FANB para que los jóvenes de verdad puedan sentirse identificado y orgullosos de lo nuestro; como docente defiendo y defenderé siempre mi identidad para con la nación y nadie me lo podrá quitar, pero, señores da vergüenza ajena como se ha tratado de manipular a las generaciones con lo de la identidad nacional, tergiversando la historia a su conveniencia y haciendo que en vez de amar a la nación se le odie, pero no es por la nación señores” es por su gente. ¿Cuántos cambios innecesarios se le ha realizado a los iconos históricos dejados por nuestros antecesores? ¿Cuánto material se ha gastado para cambiar sellos, encabezados y papelerías en alcaldías y ministerios? ¿Cuántas fechas han sido cuestionadas por los personeros de turno y también han sido cambiadas? ¿Cuántas veces sin consultar a los académicos han hecho de las suyas para mantener una historia a su conveniencia? Con todo este desbarajuste han hecho simplemente que la identidad se haya perdido y que muchos venezolanos ni siquiera se sientan parte de la nación, creen que esta es símbolo de corrupción, de mala utilización de los recursos, del “quítate tú pa´ponerme yo”, y ni hablar de aquello de “dame pal fresco”, ¡Pena ajena! y que gracias a estos elementos los jóvenes no tienen un arraigo con su tierra, un sentido de pertenencia.

También señala que se debe tener una visión latinoamericana y universal ¿Cómo y con qué se le puede dar una visión universal? cuando el bombardeo de las fuentes amarillistas nos ven como lo peor en el mundo, cuando se oculta la verdad, cuando muchos familiares están pasando las de “Caín” y el mismo presidente miente sobre eso ¿es qué no lo sabe o qué no le interesa la situación de sus connacionales? Cómo obtener una visión Latinoamérica cuando cada vez nos aíslan del mundo en que vivimos y solo muestran lo que ellos pueden tener, siendo los primeros que excluyen al resto de la población.

 

Acerca de Delia Estanga 10 Articles
Mi nombre es Delia Estanga, soy Licenciada en Educación Mención Historia graduada de mi Amada Universidad Central de Venezuela en Caracas, allí también estoy terminando mi carrera de Historia (de base). Actualmente soy Magister en Historia Militar, Licenciada en Emergencias Prehospitalarias y estoy activa haciendo un Doctorado en Historia. Me apasiona mi carrera de Educación y sobre todo el Tema de Historia. Nací en Caracas.Como Docente, hay que ser el ejemplo para las futuras generaciones, por lo que, cada día me empeño en tener mayor y mejor conocimiento, en actualizarme con las temáticas y las estrategias. Escribo sobre Gestión Educativa y Pedagogía

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*