Como planificar las clases de música

La clase de música deberá ser un verdadero juego; de esta manera el alumno participará con gusto, con alegría y por iniciativa propia.

La mejor manera de encararla es utilizando el método “activo”, donde aprenderá música, “haciendo música”. Su experiencia será auténtica y mientras juega, canta, baila, salta, estará viviendo el maravilloso mundo de la música.

Los métodos empleados nunca son ideales y perfectos, pero si es importante que las técnicas estén ordenadas teniendo en cuenta el grupo, sus intereses y nuestro propósito.

Para planificar la tarea se debe atender al nivel de los alumnos y cuál es su patrimonio musical.

El profesor de música debe ser creador en todo momento y abandonar toda estructura rígida ya que es un artista y debe tender a lo mismo con sus alumnos.

Dentro de la planificación inteligentemente preparada con el tiempo suficiente, pueden surgir inesperadas situaciones que lo obliguen a modificar la clase sobre la marcha. Es allí donde se comprobará su ductilidad, la utilización de recursos, el manejo de la didáctica y el conocimiento del grupo.

“Enseñar es un arte”; si el arte implica creación, enseñar es crear y esta actitud creadora del profesor, es un estímulo constante para el niño. El lo percibe, lo siente y se siente contagiado. Lo que recibe es creado para él, tiene vida, calidez y provoca en él la misma respuesta.

Cuando el alumno se interesa realmente por algo, es cuando verdaderamente logra realizarlo bien. Por eso la motivación es fundamental en cada momento, en cada una de las clases, en cada uno de los juegos utilizando siempre recursos musicales.

Los recursos didáctico-musicales deben utilizarse con economía y cautela, en el momento oportuno y cuando las circunstancias lo requieran. La música ya es en sí misma formativa y el buen criterio docente, prevalecerá en todo momento para la elección de los distintos elementos que incluirá en la planificación.

Ninguna actividad realizada por el alumno, será en forma arbitraria, sino que deberá evaluarse su evolución musical y el proceso de aprendizaje en el transcurso de las clases, donde las mismas pueden verse modificadas por diversos factores que no hacen precisamente al método empleado ni a los objetivos propuestos, pero que influirán para que se varíe total o parcialmente, como por ejemplo: la hora del día, el lugar donde se desarrolla la clase, el número de alumnos, la participación de otras personas, la duración de la clase, entre otros factores.

Aunque las clases deben ser programadas con anterioridad, no se puede olvidar que los alumnos son inestables. En todo momento el profesor de música deberá disponer de los recursos suficientes para reemplazar una actividad por otra, o variar la canción si el ánimo o la actitud de los alumnos lo requiriese.

Es por eso que no bastan en el profesor de música los conocimientos teóricos y los fundamentos; debe estar preparado para transmitir la música a todo tipo de alumnos, siempre cambiantes, inquietos y llenos de energía.

Habrá niños en la clase que se resistan a participar, a cantar, a moverse. Son muchos los factores que contribuyen a esto: timidez, indiferencia, conflictos personales. Además los niños muchas veces no cantan con sus padres y esa relación con la música se efectúa por primera vez en la escuela.

Por lo tanto, se dejará que esos niños se integren paulatinamente, sin exigencias, sin mortificaciones. Muchos de ellos vuelcan en sus hogares toda la música que reciben en la escuela, no cantan en la clase, pero cantan en sus casas.

La actividad musical contribuye a que el docente pueda descubrir problemas que a veces no surgen a la luz en otras actividades. Por ejemplo: deficiencias respiratorias, fonéticas, auditivas, del lenguaje, falsas impostaciones de la voz que dan como resultado ronqueras y afonías, problemas de atención, fallas rítmicas que evidencian otras, correspondientes a las coordinaciones cerebro-musculares.

La escuela en sus tres niveles, debería ser consciente de la importancia de la música para la evolución y desarrollo de los niños y adolescentes, dándole un lugar similar al de las otras áreas en tiempo y continuidad.

En lo que se refiere a la clase de música propiamente dicha, conviene respetar tres momentos fundamentales, denominados Introducción, Desarrollo y Final: el primero será el crear un clima apropiado para introducir al grupo en la música; el segundo será el núcleo de la clase, donde se cumplirá el objetivo propuesto; el tercero será la culminación, un juego o actividad que dará por finalizada la clase alejando suavemente al grupo de la actividad musical, para pasar a otra distinta.

La previsión del tiempo, también nos garantiza el éxito de nuestra planificación para que todos los alumnos participen en igualdad de condiciones.

El tratamiento de los contenidos específicos de la música, muchas veces por requerimientos institucionales, se ha desdibujado en pro de prestar servicio a las diferentes conmemoraciones, efemérides y muestras. Es así como el tiempo de la clase se reduce a la preparación de productos musicales que se ajustan más a las necesidades de los requerimientos mencionados, que a reflejar los avances de un proyecto diseñado para el aprendizaje de los alumnos.

Al sintetizar lo expuesto hasta aquí, es necesario que la planificación: signifique un desafío para quien aprende, haya una intencionalidad pedagógica que se refleje en la propuesta didáctica de quien enseña y las relaciones musicales que se propongan para el aprendizaje, se encuentren obras musicales seleccionadas.

Bibliografía general y ampliatoria:

“Planeamiento en educación musical”, Ana L. Frega, Mabel L. Moratal, Susana Espinosa. (2003) Edit. del Cardo

Ideas creativas para docentes”, Patricia Brizzi (1999) Edit. Lumen

Síntesis de “Los Recursos Didácticos en Educación Musical”, Gustavo Vargas (2006). Artículo publicado en la segunda jornada de música de la Universidad Nacional de Rosario, Santa Fe, Argentina.

Bettina Di Franco
Acerca de Bettina Di Franco 21 Articles
Prof.Superior de Piano.Maestra de Música. Prof.de Artes en Música. Secretaria del colegio primario Nuestra Sra.de Lourdes Prof.de Construcción de Ciudadanía,Colegio sec.Nuestra Sra.de Lourdes Prof.Corporeidad y Motricidad Instituto de Teología. "El arte es la expresión de alma que desea ser escuchada".

2 comentarios en Como planificar las clases de música

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*