Paraguay: cuando Inglaterra metió la mano

Un viejo apotegma sostiene que la primera baja de una guerra es la verdad. Teniendo esto como base, el escenario de la Guerra de la Triple Alianza, sin lugar a dudas, mantiene cicatrices que hasta hoy se conservan en el inconsciente colectivo de la nación paraguaya por un mundo creado por los libros de Historia escolares de las potencias vencedoras, es decir, Argentina, Brasil y Uruguay, puesto que el país que atacó y luchó en contra de los designios de la libertad y la civilización no fue Paraguay.

Mapa del Paraguay antes de la Guerra
Mapa del Paraguay antes de la Guerra

La Memoria puede ser corta, y la realidad deformada, pero los acontecimientos históricos de este tipo deben ser ejemplos de contextos que no deben ser repetidos, además de que no deben servir jamás para el combate político.

¿Qué puede haber de heroico o épico agredir a un Estado independiente y más si se realiza a través de su pueblo? Simplemente por haber querido reajustar el precio de sus materias primas, por progresar, por defender los intereses económicos y políticos del país. ¿Acaso un Estado y su pueblo no son propietarios de sus recursos, de sus propias decisiones, en definitiva, de su autodeterminación?

Paraguay se alzaba como una excepción en América Latina. Era la única nación en la que el capital extranjero, llámese Inglaterra, no había deformado ni su política ni su economía. Inglaterra no había implantado su concepción civilizadora, el capitalismo, o la falsa división entre la civilización o la barbarie.War_of_the_Triple_Alliance_composite

La situación geográfica de Paraguay lo había condenado a un callejón sin salida. Su puerta al mar, es decir, el libre acceso a las rutas comerciales de ultramar dependía exclusivamente de los ríos argentinos. El largo gobierno de mano de hierro del dictador Gaspar Rodríguez de Francia (1814–1840) había incubado la matriz del aislamiento, pero había propugnado un desarrollo económico autónomo y sostenido. Esto desvelaba a Inglaterra, porque no podía ejercer su imperialismo económico. Había alguien que tomaba sus propias decisiones sin consultar cada paso a dar tanto en lo político como lo económico.

Inglaterra ya había fracasado en el dominio político, solo había podido poner un Estado tapón con Uruguay (entre Argentina y Brasil), pero había fracasado en toda América del Sur. En el ámbito económico estaba ganando, pero Paraguay estaba logrando salirse de su plan de acción. Se estaba convirtiendo en el faro de América.

Los posteriores gobiernos de Carlos Antonio López y su hijo Francisco Solano continuaron y vitalizaron la tarea independiente en Paraguay pero el ministro inglés en Argentina, Edward Thornton, participaba y conspiraba desde Buenos Aires y daba rienda a la intriga y preparación de la guerra.

La característica principal de los conflictos desarrollados en el siglo XIX en la región del Plata ha sido la penetración de los intereses y de las fuerzas políticas que actuaban en cada uno de esos países, generando complejos y mutables sistemas de alianzas más allá de sus fronteras. Quizá estos sean algunos ejemplos que más tarde tomó Otto von Bismark para su sistema de alianzas.

En 1862 se habían creado dos bloques principales de alianzas: de un lado el Imperio del Brasil, el gobierno de Bartolomé Mitre (presidente de Argentina) y los colorados uruguayos dirigidos por Venancio Flores; y del otro lado, Paraguay, los blancos de Uruguay dirigidos por Bernardo Berro y las provincias de Entre Ríos y Corrientes, unidos por la oposición a la política hegemónica de Buenos Aires y del Imperio del Brasil.

250PX-1No existen dudas que la guerra no era solo contra el Gobierno de Paraguay, sino contra Paraguay mismo, debido a que hasta ese momento Buenos Aires seguía viendo a Paraguay como una provincia rebelde y no como la madre que le dio vida como ciudad.

No cabe poner en tela de juicio que la Guerra del Paraguay –Guerra Guasú o de la Triple Alianza– fue un episodio clave de la historia del siglo XIX no solo de la historia de la nación derrotada, cuya realidad cambió para siempre, sino que respondió más a los intereses británicos de acabar con un modelo autónomo de desarrollo como el paraguayo, que podía devenir en un “mal ejemplo” para el resto de América latina, que a los objetivos de unificación nacional y defensa del territorio proclamados por sus promotores.

Cuando Eduardo Galeano dice que América del Sur “se parece mas a un archipiélago que un terreno compacto“, afligidos lo debemos reconocer. Pero la ingenuidad de estos cuatro países sólo sirvió para que toda la economía y la potencial prosperidad de la región quedara atrasada notablemente en beneficio de otros. Los resultados obtenidos por unos y otros no justificaron el conflicto. La única moraleja a extraer es que se demuestra lo inútil y costoso de las guerras entre pueblos hermanos.

La lámpara política que presentaba Paraguay se apagó para siempre. También se destruyeron tanto las vidas de la mayor parte de su población como su modelo de crecimiento autónomo. Este fue el punto de partida de la política oligárquica porteña dirigida a convertir el Río de la Plata en semi-colonia británica.

Historia_de_la_frontera_Paraguaya1Se generó en Paraguay una catástrofe social y demográfica, que aun hoy la sigue atrasando en su devenir histórico. Antes del inicio de la guerra, su población era de 1.300.000 personas. Al final del conflicto sólo sobrevivían unas 200.000, de las que 28.000 eran hombres, la mayoría niños, ancianos y extranjeros. Del poderoso ejército paraguayo de 100.000 soldados, en los últimos días quedaban 400.

Como diría Eduardo Galeano: “Las Venas Abiertas de América Latina siguen abiertas”.

Fuentes

  • José Rosa Montoneras (1985). Guerra Del Paraguay. Editorial  Hyspamerica.
  • Luis G. Benítez (1990). Reseña De Historia Del Paraguay.
  • Juan Crisóstomo Centurión. Memorias o reminiscencias históricas sobre la guerra del Paraguay. Tomo IV. Edición digital: Biblioteca Virtual del Paraguay

 

Publicado en Papel de periódico

Daniela Leiva Seisdedos
Acerca de Daniela Leiva Seisdedos 546 Articles
Profesora de Historia en actividad en el aula. Colegios San Cayetano y Nuestra Señora de Lourdes. Personalidad Destacada de la Educación por el Concejo Deliberante de La Plata. Directora de la Revista Educativa El Arcón de Clío. Revista realizada por docentes de Argentina, España, México, Uruguay y otros países de Latinoamérica. Ganadora de V Premios UBA (Universidad Nacional de Buenos Aires) a la difusión de Contenidos Educativos en Blogs escolares. Empoderamiento Femenino y Educativo de Invery Crea España. Editores de Santillana Argentina y España. Autora de los Manuales para docentes en Construcción de Ciudadanía 1, 2 y 3. Editorial Alfaomega. Experiencia destacada REDEM (Red Educativa Mundial). Reconocimiento en el portal EducAR al trabajo realizado en el blog Clio y sus Secretos. Distinguida por el Diario Clarín entre los 13 docentes del año 2013. Nombrado entre los 10 blogs favoritos 2013 Editores de Santillana España. Talleres Pre Universitario sobre Pensamiento Social en el Colegio San Cayetano, La Plata. En Argentina columnista en CadenaBA y El Palomar Diario. En España columnista en las revistas online INED 21, “Intrahistoria” y “Papel de Periódico”.

18 comentarios en Paraguay: cuando Inglaterra metió la mano

  1. Ojo… hay que relacionar con la guerra de España contra Chile, Peru y Bolivia, porque estos 3 países pidieron el cese al fuego a la Triple Alianza y al Paraguay. El Paraguay aceptó, pero los otros rechazaron, lo que provocó que España les declarara la Guerra, que duró el mismo tiempo 1.865 a 1.870.
    con esto se evidencia que fue una Guerra de las Corporaciones Europeas contra un país emergente… o sea una guerra mundial.

  2. Tambien la escasez de algodon producto de la guerra de secesion en estados unidos provoco que inglaterra tuviera un motivo mas para invadir Paraguay.

  3. No hay referencias exactas sobre la cantidad de población que tenía el Paraguay, con la cantidad que afirma la autora no tiene ningún fundamento, si hubiera sido así, el Paraguay hubiera resistido mucho más, las cantidades de combatientes movilizados es proporcionalmente mucho menor a la cantidad poblacional si es cierto lo que afirma la autora, en cuanto a territorios perdidos, la parte de la provincia de Misiones históricamente siempre fue respetado por las autoridades paraguayas, por eso el Mcal. López pidió autorización para pasar por ahí a la Argentina para poder desplegar sus fuerzas para combatir al Brasil, en cuanto al análisis hecho coincido en gran parte, lástima que no tuvimos los paraguayos las autoridades más capaces y prudentes para poder hacer un mejor análisis de la situación en ese momento y así poder sobrellevar esa situación tan abrumadora que nos tocó soportar como pueblo.

    • Es cierto pero… las consecuencias aun duran. Un pena lo que se hizo en aras de la “civilización”. Gracias por leernos.

    • El pueblo paraguayo es noble, valiente y tenaz, pero desde Gaspar de Francia el paraguay viene mal dirigido. Y por eso mismo pagó las consecuencias durante la guerra de la Triple Alianza. Si un respetado general paraguayo como Estigarribia se rindió ante los brasileros y terminó viviendo tranquilo en Rio de janeiro qué podemos esperar de los “no respetados”? La verdad que es que Lopez y todos sus generales no tuvieron la inteligencia necesaria para manejar la guerra con prudencia ni consciencia. Errores estratégicos que ni los idiotas pueden cometer, errores tácticos que a veces uno se pregunta si todo esto no fue hecho a propósito. Un general que con sus hombres se prepara para combatir en campo abierto a su enemigo brasilero apostado justo en frente.. comienza la batalla y los paraguayos al llegar al centro del campo notan que es terreno fangoso, no pudiendo avanzar y demorando en retroceder… 1.500 paraguayos murieron en 30 minutos. No fueron capaces ni de enviar exploradores a investigar el campo. Muchos errores, muchísimos errores, demasiados. Lo lamento por Paraguay.

  4. Excelente artículo profesora, le dejo el título de un trabajo brasilero muy bueno también llamado holocausto sulamericano, no tengo el link a mano pero en Google está así mismo. Saludos desde Asunción.

  5. es una triste realidad, pero desde que el mundo es mundo AC, inclusive, fue asi los poderosos y politicos inescrupulosos y porque no los TIRANOS, querían e imponian a su antojo y ante la complaciente y comprada admiración de sus partidarios e inclusive sus enemigos o amigos del momento, asi seguira siendo ya que el mundo es gobernado por la AMBISION, LA AVARICIA, EL PODER, EL DINERO!!!

  6. Para aclarar más, no fue tanto Inglatera como la masonería inglesa. Terminada la guerra ya se habilita la primera logia, que por cierto ya antes venía operando.

    • Así es Luis. Muchos historiadores comentan demasiadas cosas sobre la guerra de la triple alianza pero jamás hablan como deberían de la masonería ni de los jesuitas en Paraguay, ambos con intereses británicos. Siempre los jesuitas fueron la punta de lanza de la masonería. Lo mismo intentaron hacer en Japón, solo que los japoneses reaccionaron y mataron a todos los occidentales. En el caso de Paraguay la infiltración jesuita fue importante. Luego viene la segunda oleada, la masonería que con su ejército civil semi secreto toma control en todas las posiciones claves de un país. Cuando eso sucede ya no hay forma de liberarse, excepto a través de una lucha armada. Hasta que los hispanoamericanos no veamos a la masonería como algo negativo, hasta que no consideremos a la masonería como traidores a la patria, jamás podremos evolucionar como nación. NUNCA.

  7. Es una pena que las autoridades paraguayas actuales, no nos enseñan en las escuelas, colegios e universidades las verdades de la guerra de la verguenza asi lo llamo por los que ahora nos llamas hermano, hasta hoy brasil y argentina nos tratan de menos como si fueramos simple empleadito que solo servimos para ser empleados…. pero la historia no se borra con el codo como… muy buen articulo Profesora me gustaria comprar su libro …

    • Ever, tu comentario demuestra que no entendés las causas de la guerra. Si pensás que Argentina y Brasil, (su población) le tenían bronca o tenían ambiciones por Paraguay, te equivocás. Las decisiones se tomaron a nivel gubernamental (en lo público), y en lo secreto la decisión fue tomada por las logias masónicas inglesas, uruguayas, argentinas y brasileñas, en las que han colaborado infiltrados paraguayos. El tema es que ustedes, los paraguayos, alguna vez tendrán que estudiar quienes los traicionaron ¿No? Algunas vez tendrán que preguntarse qué hacía Solano López casado con una “inglesa”. Alguna vez tendrán que preguntarse por qué Lopez se asesoraba sobre diversos temas con el señor Franz Wisner, un judío húngaro que estuvo con él durante todo el conflicto, y que incluso sobrevivió a la guerra. Deberían preguntarse qué estaba haciendo Lopez en inglaterra comprando armas y llevándolas al Paraguay. La pregunta es: ¿Era Solano Lopez un infiltrado? ¿O un loco? ¿O un tonto? Durante la guerra los hombres paraguayos estaban muriendo… ¿Qué hizo Lopez? ¿Rendirse para organizarse? ¿Rendirse para salvar a su pueblo, a sus hombres? No! Ordenó continuar con la sangría, con la matanza, hizo pelear a hombres desarmados y hambrientos contra un enemigo bien pertrechado. Pregunto nuevamente ¿Era Solano Lopez un infiltrado? O un loco? O un tonto? Cuando intentes responderte esas preguntas sabrás que el pueblo argentino y el pueblo brasileño nada tienen que ver con guerra al Paraguay. Nunca olvides que nuestros pueblos, Paraguay, Argentina y Uruguay somos hermanos de sangre, siempre lo fué y siempre lo será.

      • Federico, se nota que conoces mucho sobre el tema, pero…cual es tu fuente de información para hacerte esas preguntas?. Es decir me pones en duda a mi y otros muchos con tu argumento. Seria genial de que nos pudieras dar una gia de donde nos podremos informar. Gracias.

        • Fuentes

          José Rosa Montoneras (1985). Guerra Del Paraguay. Editorial  Hyspamerica.
          Luis G. Benítez (1990). Reseña De Historia Del Paraguay.
          Juan Crisóstomo Centurión. Memorias o reminiscencias históricas sobre la guerra del Paraguay. Tomo IV. Edición digital: Biblioteca Virtual del Paraguay

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*