El portero y el otro, de Mario Levrero, editado en el país por el sello uruguayo Criatura

Loading

El portero y el otro es una colección de cuentos de explosiva creatividad del célebre autor uruguayo Mario Levrero.

Los grandes temas y recursos, presentes en toda la obra del autor —el humor, lo onírico, el Espíritu, el diario, la apelación a la historieta o al policial— se despliegan en esta obra publicada originalmente en 1992.

Mario Levrero (Montevideo, 1940-2004) además de autor de una amplia obra literaria que abarca cuento, novela e incluso un Manual de parapsicología, fue librero, guionista de cómics, humorista, creador de juegos de ingenio y crucigramas. En 2000 obtuvo una beca Guggenheim, que resultó en la publicación póstuma de su obra consagratoria, La novela luminosa (2005).

Del autor, Criatura editora publicó también el libro de cuentos La máquina de pensar en Gladys (2020), Nuestro iglú en el Ártico (2012), un volumen de diez cuentos seleccionados y prologados por Ricardo Strafacce; Irrupciones (2013), la recopilación de sus columnas para la desaparecida revista Posdata, con prólogo de Felipe Polleri; Historietas reunidas de Jorge Varlotta (2016, Premio Bartolomé Hidalgo de Relato Gráfico), con ilustraciones de Lizán, y Manual de parapsicología (2019), con prólogo de Matías Núñez.

Fragmentos de la obra:

“Me pareció que el portero ya no estaba y me acerqué y apreté cualquier botón porque ignoraba el número del apartamento (de ella) y tenía la esperanza de acertar; pero el portero me tomó del cuello y me sacudió y me arrojó lejos, mientras me gritaba que la próxima vez que le tocara el chaleco me mataría; le tenía miedo al portero porque no quería que me gritara y porque era muy grande, pero al otro no le temía (aunque sabía que esperaba una oportunidad para matarme) y por el contrario buscaba su compañía” (“El portero y el otro“).

“Asomó la mano y un poco el brazo (sumamente delgado) por el desagüe próximo a la esquina de casa; la calle estaba desierta, era temprano de mañana; un día gris y caluroso, de tormenta; me acerqué a tiempo de ver el rostro pálido, de bigotes, que me hacía una mueca, mientras la mano me llamaba. Pensé que era un obrero que, trabajando en el sistema —para mí totalmente desconocido— de los de­sagües subterráneos de la ciudad, había aparecido allí; pero no tenía ropas de obrero, ni tampoco de preso, aunque me dio la sensación de preso, o de loco; un uniforme gris, como de los convalecientes que van a tomar sol en los perezosos ubicados tras las rejas de los hospitales; uniforme raído y sucio” (“El mendigo”).

Foto del avatar
Acerca de Clio Comunidad 1270 Articles
La revista educativa Arcón de Clio ofrece esta sección a la comunidad para dar a difusión todo lo referente a la educación desde proyecto de autoridades nacionales, provinciales, municipales, organizaciones internacionales, Ongs, ect. Lo hacemos para seguir generando un compromiso con la educación. Esta sesión va dedicada especialmente a esas personas que día a día suman educación, que s ecomprometen con el futuro del país. La educación es una tarea que no se hace en soledad por lo tanto los invitamos a dar divulgación. La via de contacto es el correo de la revista.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*