El miedo al fracaso. Entre Ríos

¿Qué es fracasar? ¿Qué es triunfar? Son preguntas que a veces nos hacemos.

¿Es ganar o perder algo? ¿Es perder o ganarle a alguien? ¿Ganar es tener éxito?

Transitamos por la vida y en todo lo que hacemos está latente el éxito o el fracaso, transitamos por nuestro existir y a cada momento se nos presenta la oportunidad de la vida de elegir; A veces esa elección puede ser pensada, diagramada y consensuada, pero otras tantas la decisión debe ser rápida.

Muchas veces en la vida esa decisión esta coartada por el miedo, esa sensación que nos paraliza y nos ahoga.

Ese sentimiento en otras tantas nos protege y nos cuida, pero en otras nos excluye.

Vivimos un mundo netamente competitivo, los titulares de los diarios hablan, la sociedad opina y polariza siempre, es  River o Boca, es  Alberto o Larreta; es el éxito o el fracaso, son sentimientos antagónicos que polarizan, e impiden cualquier otra opción.

En la actualidad y debido a una situación compleja que está atravesando nuestro país, muchos y me incluyo tenemos miedo a perder un empleo, temor por salir mal en un examen, temor por fracasar… pero esa sensación no nos protege ni nos cuida, sino todo lo contrario NOS PARALIZA.

¿Y porque nos bloquea?. Porque asociamos siempre al fracaso con la exclusión, y ahí si querido lector que más que una sensación es una realidad, porque la sociedad actual rechaza al que fracasa sin pensar que todos y absolutamente todos alguna vez FRACASAMOS.

Y en nuestra mente la sensación de ser excluidos de algo o de alguien deambula siempre.

Y la educación no es una isla en esto de excluir al que fracasa. En educación la tentación de la exclusión es, claro está, muy fuerte: echar a los fracasados del sistema, posibilita para algunos poder ejercer correctamente el oficio de enseñar. Para algunos, librarse de estudiantes que “no conocen el oficio de alumno” es una posibilidad cierta para lograr enseñar tranquilamente y quizá incluso, de poder practicar la didáctica o aplicar una pedagogía superadora.

Pero esos pocos docentes no se dan cuenta que la exclusión es siempre un signo de fracaso, y que sella irremediablemente el abandono: los estudiantes más desfavorecidos,  los que no  han tenido la suerte de aprender, por el contexto sociocultural principalmente, son los que pagan el pato; su exclusión de la escuela se suma a sus desventajas sociales y los devuelve a la calle, donde su futuro puede ser negro. Por eso ningún educador digno de ese nombre puede aceptar la exclusión y el fracaso momentáneo como decisión final y solución a las dificultades.

Y si de estudiantes hablamos, existen en ellos los mismos temores, los mismos miedos a intentar algo y no poder, a intentarlo con alguien y no conseguirlo, a intentar y fracasar, y esa sensación en el niño y el adolescente es más fuerte aun; quienes lo padecen, a veces llegan incluso a desistir en el primer intento, desde luego que todos sabemos que si nos quedamos de brazos cruzados tampoco alcanzaremos eso que tanto deseamos, pero muchas veces en nuestros queridos niños y adolescentes el miedo es más fuerte que el deseo, y las ganas de avanzar en pos del objetivo.

Tal vez ese niño o ese adolescente haya acumulado en su corta vida “demasiados fracasos” y no son capaces de soportar uno más; tal vez este mundo competitivo y exigente nos enseñó y nos enseña a no concebir que momentáneamente no podemos lograr algo.

La autoestima juega un papel importantísimo en nuestros niños y adolescentes, por eso en la vida familiar y en la vida escolar los adultos debemos ser muy cuidados de nuestros estudiantes y de nuestros hijos, debemos y podemos ser compasivos, tolerantes, y por sobre todo debemos hablar con ellos, y en esa comunicación e interacción poner de relieve EL DERECHO A EQUIVOCARNOS, y aprender del error.

Y en ese punto lo primero que tenemos que respetar en el niño y en el estudiante es la sensación de miedo, no tenemos que desterrarle esa sensación sino debemos enseñarle a convivir con ella, ese temor no desaparecerá pero si va a comenzar a retroceder mientras le enseñamos como avanzar a nuestros gurises, ese temor nunca desaparecerá, por eso debemos guiar a nuestros jóvenes a afrontar los miedos y atravesarlos; si ellos lo logran una vez, les dará fuerza para volver a intentarlo y esa actitud es un arma fundamental que se afianzara y acompañara al estudiante durante toda su vida.

Este año fue histórico desde la mirada educativa, no precisamente de logros. Este año la educación retrocedió varios casilleros y en muchos estudiantes deambula la sensación del fracaso y del final.

La función que cumplimos los adultos en la sociedad es fundamental (como padres o como docentes) y las enseñanzas que dejamos son estructurales, para bien… o para mal… hasta pronto.

Prof. PEDRO DEMARCHI Profesor Universitario de Entre Ríos (UADER). Rector de Escuela Secundaria 10, Gualeguay, Entre Ríos.

 

Acerca de Pedro Demarchi 4 Articles
Profesor Universitario en Educación Física en actividad en el aula académica. Universidad Autónoma de Entre Ríos, desde el año 2002, en la Cátedra Taller y Residencia en el Ámbito de la Educación no Formal, Profesor Adjunto, Cargo obtenido por concurso de antecedentes y oposición. Rector Titular de la Escuela Secundaria N° 10 "H.P. Vico" de la Ciudad de Gualeguay, Provincia de Entre Ríos. Cargo obtenido por concurso de antecedentes y oposición. Pos Titulo en Liderazgo Educativo, Universidad de San Andrés. Creador del Programa Institucional de innovación educativa "la experiencia de construir juntos", dicho programa obtuvo reconocimientos; declarado de interés educativo por el Consejo Deliberante de la Ciudad de Gualeguay, Mayo 2018. programa seleccionado para formar parte del Programa Provincial "secundaria se mueve" representando al departamento Gualeguay. Disertante en los talleres de capacitación organizados por el Instituto de Enseñanza Superior Leloir año 2019, Gualeguay, Entre Ríos. Disertante en el 2do Webinar representando a la Provincia de Entre Ríos, evento organizado por ECO Educativo. Columnista educativo del semanario "Gualeguay al día", escribe sobre gestión educativa, educación y sociedad.

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*