OPEP, cuando los países árabes alzaron la voz

Flag_of_OPECLa OPEP, organización de países exportadores de petróleo, es una unión de países surgida en la década del 60’, gracias a la iniciativa de un hermano latinoamericano Juan Pablo Pérez Alfonso quien alzo la voz exigiendo un trato justo a las empresas petroleras.
En la actualidad estamos acostumbrados a los tratados, organismos y acuerdos entre distintos pueblos por que consideramos que la idea de que “la unión hace la fuerza” es la fórmula más acertada para que las naciones crezcan, pero en aquellos años, la iniciativa de los países subdesarrollados de juntarse y alzar la voz fue un duro golpe para las empresas del oro negro.
En 1960 el mundo se encontraba en plena guerra fría, en ese marco, se desarrollo uno de los fenómenos históricos más trascendentales del siglo, la descolonización de más de 100 naciones, la mayoría de los países recién nacidos no querían volver a ser dominados por potencias y es por esto que muchos buscaran unirse y comenzar a ser dueños de sus destinos.
La conferencia Bandung fue el claro ejemplo de que los llamados países “Tercer mundistas” no volverían a quedar bajo la tutela de ninguna potencia y tampoco bajo la directriz de EEUU o la URSS, los nuevos gobiernos se juntan para intentar desarrollar políticas que fomenten el crecimiento de sus países.
En ese marco de descolonización y bipolaridad, surgirá la OPEP, esta unión de países productores de petróleo que deseaban tomar las riendas de su propia producción, los países fundadores fueron: Irán, Irak, Kuwait, Arabia Saudita y Venezuela.

banderas
La OPEP se fundó el 14 de septiembre de 1960 en Bagdad, los pasos previos a esa unión se habían sentado en una reunión previa en Egipto y los intentos del ministro de energía de Venezuela de unir a los principales países productores a luchar contra las llamadas “7 hermanas”, compañías norteamericanas y británicas que explotaban el recurso en suelo extranjero e imponían un precio que resultaba desfavorable a los países tercer mundistas. Las compañías lo compraban barato, dejando poca ganancia a los países dueños del yacimiento y después lo vendían caro al resto del mundo, un negocio redondo con el recurso más requerido y cotizado de la historia.

Abdullah Al-Tariki
Abdullah Al-Tariki

Los países productores tomaron conciencia de la estafa de las compañías petroleras y decidieron unirse como países dueños de sus recursos y del oro negro, resultaba inconcebible que estando el petróleo en su suelo, las ganancias enriquecieran a países extranjeros.
Fue el venezolano Pérez Alfonso, ministro de energía del gobierno de Rómulo Betancourt, junto al líder saudita Abdullah Al-Tariki quienes emprendieron este proyecto con el objetivo de unificar criterios entre los países productores de petróleo quienes impulsaron a esta organización, se propusieron : no incrementar las concesiones a empresas estadounidense y británicas, aumentar el margen de ganancia de las concesiones ya cedidas a las empresas extranjeras, nacionalizar el recurso, pero los más importante, fijar el precio del crudo y no dejarlo en manos de las empresas foráneas.

Los occidentales denominaron a estos países como “rebeldes y guerrilleros” al dejarse manipular por la influencia venezolana, al querer fijar sus propios precios y manejar su propio recurso pero en realidad se les terminaba la gallina de los huevos de oro. El “nacionalismo petrolero” como fue denominado, fue el puntapié para países como Irán o Argelia de hacer valer sus propios recursos, derramar las ganancias a su población y tener así una vía de crecimiento.
Hoy, la OPEP, agrupa a 12 países: Argelia, Angola, Ecuador, Irán, Irak, Kuwait, Libia, Nigeria, Qatar, Arabia Saudita, Emiratos Árabes y Venezuela, su objetivo continua siendo decidir sobre su recurso el petróleo ,fijar precio, coordinar una política en conjunto y fijar cuotas de producción.
La OPEP maneja 600 millones de toneladas de crudo al año, estos países son la fuente de energía del mundo, controlan el 43% de la producción mundial y 75 % de las reservas… bendito el día en que asumieron que ser tercer mundista no significa quedarse con la boca cerrada, sino pelear por lo suyo y por su gente.

Maria Cecilia Rodriguez
Acerca de Maria Cecilia Rodriguez 13 Articles
Profesora en Historia titulada de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. Profesora de Historia, Ciencias Sociales, Construcción de la Ciudadanía, Política y Ciudadanía en Instituto de Enseñanza (IDE) y Colegio Nuestra Señora de Lourdes de La Plata.Notas publicadas en Revista el Arcón de clio y Intrahistoria (revista online) de España.

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*