El Regimiento Inmortal…. . Conclusión

En Ayacucho, última gran batalla de la independencia de América del Sur, un ejército integrado por 5000 colombianos, venezolanos, peruanos, chilenos y argentinos derrotó completamente al Virrey La Serna y casi 10.000 españoles.
En esta batalla tuvo principal desempeño la caballería patriota comandada por el General Córdova, de la cual formaba parte el último escuadrón de Granaderos al mando de Bruix , Olavarría y Bogado , y un escuadrón de Húsares peruanos (creado por San Martín) al mando del teniente coronel ( ex – granadero) Isidoro Suárez, que se había destacado en Junín.

21773_26102009_img-96dpi001Estos cuerpos soportaron las embestidas del grueso del ejército español , atacaron y destruyeron su artillería y a su infantería. El parte oficial de la batalla reza entre otras cosas que “…ciertamente los oficiales y tropa se condujeron con un valor y celo, como si el éxito de la batalla dependiera de sus esfuerzos individuales. Los coroneles Carvajal y Silva, los tenientes coroneles Suárez, Blanco, Braun, Medina y Olavarría, que desplegaron tanto valor en Junín, nuevamente se distinguieron en Ayacucho…”
Terminó la gesta con la resonante victoria de Ayacucho y el general Sucre destina al regimiento en la zona de Huanta y Huamanga para evitar las sublevaciones de los indígenas partidarios de los realistas. Desde Huanta iniciaría el regreso a la Patria, de allí marcha a Arequipa y por barco, los últimos restos del Ejército de los Andes ( algo más de 120 argentinos entre Granaderos e infantes de los casi 5000 que habían salido de mendoza en febrero de 1817) arriban a Valparaíso en julio de 1825.

Ante la triste situación económica que atraviesa el cuerpo ” dado el estado de desnudez en que se encuentra la tropa”, el ya Coronel Bogado solicita ayuda al Director Supremo de Chile, el ex – granadero Ramón Freyre, quien entrega de su bolsillo los recursos faltantes ya que las arcas del gobierno trasandino, en esa época estaban “completamente vacías”.
El 6 de diciembre del 25 comienza el cruce de los Andes de los sobrevivientes, rumbo a Mendoza, arribando unos días después. En Mendoza quedaron los siguientes héroes de la epopeya de los Andes : Capitanes : Félix Correa, Cirilo Lucero, Francisco Olmos, José Rodríguez, Pedro José Díaz ; General Enrique Martínez, Mayor Ignacio Correa ; Tenientes : Juan de la C. Montalvo, Pascual Pelayes, Pedro Estrada, Tomás Muna, Juan Michelena, Eusebio Castaño, Portaestandartes : Eustoquio Frías y Matías Vera, Alféreces : Melchor Gutiérrez, Pedro Robles, y Francisco Cosido.
El resto de la tropa inició – el 13 de febrero de 1826 – la penosa marcha a Buenos Aires en 23 carretas . Cuando llegaron a la Capital, fueron recibidos con indiferencia y hasta con hostilidad por una parte del gobierno porteño encabezada por Rivadavia que recordaba viejas heridas ocasionadas por la “desobediencia” de los Granaderos.
Este cuerpo, que recibió distintos “Escudos” en reconocimiento a sus servicios a las distintas naciones de América como el de Montevideo (1814) Chacabuco (1817) Carampangue (1817) Maypo (1818) Concepción (1820) Pasco (1820) Del Ejército Libertador (1821) Chancay ( 1821) Mirabe (1821) Río Bamba (1822) Junín (1824) Ayacucho (1824) fué disuelto por decreto del Presidente de las Provincias Unidas, Bernardino Rivadavia, en 1826.

En el mismo decreto ( no publicado) se le otorgó un escudo recordatorio sobre fondo rojo, orlado de laureles de oro que reza : ” De Buenos Aires a Quito – 1812- 1826″

Recién en 1903, por iniciativa del general Ricchieri, el Presidente Roca firmó un decreto recreando el viejo regimiento. Estableciendo como premio y reconocimiento a su trayectoria que en las paradas militares ” tomará la derecha sobre los otros regimientos del arma” y fué condecorado por la República de Ecuador (1955) Venezuela (1960) Perú (1961) Colombia (1965) , Ecuador (1967) Chile (1968) la orden Militar de los Caballeros de Malta (1968) y Perú (1971).

El glorioso regimiento desapareció y sus hombres fueron tragados, algunos por las guerras civiles, otros por la guerra con el Brasil, otros en la guerra contra el indio, otros simplemente por el olvido en las páginas de la historia…
El Coronel Bogado al disolverse el Regimiento, fué designado Jefe del Regimiento 4º de Caballería de Campaña y al despedirse de sus hombres les manifestó, con lágrimas en los ojos : “Mis amigos : la subordinación y el valor, la disciplina y la confianza con que habéis excitado la admiración en todas partes, es lo único que os recomienda vuestro antiguo camarada… Adiós amigos, cualquiera sea la distancia que nos separe, no olvidéis a vuestro Coronel y ocupadle con aquella confianza que inspira un jefe que no conoció otro estandarte que el que lleváis. Si este recuerdo me obliga a verter lágrimas, serán enjugadas con el consuelo de la obediencia, y lo que es más si consigue saber que merece vuestro aprecio y memoria “

La bandera del glorioso Ejército de los Andes, portada por el regimiento de Granaderos a Caballo, no viajó con la expedición libertadora al Perú, quedó en depósito en Chile. Fué regresada a Mendoza por Manuel Corvalán y luego se perdió durante la sublevación de Mendoza, que dió origen a las guerras civiles en la provincia en 1866 y reapareció recién en 1873
El gobierno nacional la solicitó cuando fueron repatriados los restos de San Martín y luego volvió a perderse por un tiempo Al cabo, regresó a Mendoza donde se encuentra en lugar de honor en la Casa de Gobierno.

El Regimiento le dio a la Patria Americana, 2 Brigadieres Generales, 2 tenientes generales, 20 generales, 37 coroneles, 8 Tenientes Coronel, 20 capitanes y decenas de oficiales para los nuevos ejércitos de las nacientes naciones: Argentina, Chile, Perú, Ecuador y Bolivia…

 

Julio Ruiz
Acerca de Julio Ruiz 32 Articles
Profesor de Historia. Colegio Cervantes de Bolívar, Argentina. Ex Intendente de la Ciudad de Bolívar en la Provincia de Buenos Aires, Argentina. Abogado. Obras Históricas entre otras: Blandengues, "La Odisea", "Historias que hicieron cuentos", "Paginas de una historia olvidada", ect Todo se resume en "la historia, un cuento y un libro"

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*