Jornada sobre cuidados humanizados y seguridad del paciente

Históricamente, las Ciencias de la Salud,en general, y la Medicina , en particular se caracterizaron por adherir al modelo positivista, que se resume en una visión acotada al órgano o sistema enfermo, sin integrarlo como parte de la totalidad del ser que lo contiene. De ésta manera, no eran la Sra. María o el Sr. Mario, sino el hígado de cama 5 y la vesícula de la 11 ventana, como si la protagonista del evento fuera la patología y no la persona .
La Enfermería desde sus inicios se ha considerado como un producto social vinculado al arte de cuidar, por lo que responde a la necesidad de ayudar a las personas, cuando estas no tienen capacidad suficiente para proporcionarse a sí misma y para ello se debe hacer de forma humanizado teniendo en cuenta una serie de valores y acciones que contribuyen a que haya una buena relación entre la enfermera y el paciente para mantener la vida, identificando los problemas de salud y las necesidades reales o potenciales de la persona, familia y comunidad que demandan cuidados, generando autonomía o dependencia como consecuencia de las actividades que asuma el enfermero/a, en este sentido, la humanización del cuidado desde la educación en Enfermería, requiere centrarse en el ser humano, en el entendido de que ese ser humano no sólo incluye la persona, también a la enfermera y al estudiante de enfermería; quienes deben formarse para proveer cuidados desde una perspectiva social, ética y política, pero esencialmente humana. La educación de enfermería como fenómeno social se centra en el aprendizaje de técnicas e incorpora el conocimiento científico. Sin embargo, han dejado de lado al alumno como eje central del proceso educativo, esto mismo se replica en las situaciones de cuidado entre la persona sujeto de cuidado y enfermera, ya que el cuidado se organiza en torno a la enfermedad (L González Juárez, 2009).
La doctora Jean Watson, autora de la “Teoría del Cuidado Humano”, sostiene que “ante el riesgo de deshumanización en el cuidado del paciente, a causa de la gran restructuración administrativa de la mayoría de los sistemas de cuidado de salud en el mundo, se hace necesario el rescate del aspecto humano, espiritual y transpersonal, en la práctica clínica, administrativa, educativa y de investigación por parte de los profesionales de enfermería”.
Watson ha estudiado el cuidado de enfermería con enfoques filosóficos (existencial – fenomenológico) y con base espiritual, y ve el cuidado como un ideal moral y ético de la enfermería, como relación terapéutica entre los seres
humanos; es relacional, transpersonal e intersubjetivo Lo anterior le permitió a Watson la articulación de sus premisas teóricas:
Premisa 1. “El cuidado (y la enfermería) han existido en todas las sociedades como una forma única de hacer frente al entorno. La oportunidad que han tenido enfermeras(os) de obtener una formación superior y de analizar, los
problemas y los asuntos de su profesión, han permitido a la enfermería combinar su orientación humanística con los aspectos científicos.
Premisa 2. “La claridad de la expresión de ayuda y de los sentimientos, es el mejor camino para experimentar la unión y asegurar que algún nivel de comprensión sea logrado entre la enfermera-persona y paciente-persona”. El grado de comprensión es definido por la profundidad de la unión transpersonal lograda, donde la enfermera y el paciente mantienen su calidad de persona conjuntamente con su rol.
Premisa 3. “El grado de genuinidad y sinceridad de la expresión de la enfermera, se relaciona con la grandeza y eficacia del cuidado”. La enfermera que desea ser genuina debe combinar la sinceridad y la honestidad dentro del
contexto del acto de cuidado.
El cuidado humanizado no se encuentra de manera explícita en la formación de estudiantes de Enfermería, sino que se trabaja vagamente en algunas asignaturas como ética y bioética, lo que puede llegar a invisibilizar la formación de este y la importancia que tiene en el campo práctico.
Existe una brecha entre la teoría que se imparte en las aulas de clase y lo que se aplica y exige en el campo práctico, por ende, es necesario encontrar la manera de articular los contenidos y unificar el proceso formativo, posicionando al estudiante como sujeto activo de su propio proceso de educación.
Con el correr de los tiempos, y el cambio de paradigma hacia el holismo , que busca integrar al paciente como ser biopsicosocial, nos mueve a una necesaria modificación en la asistencia ,surgiendo así el concepto de Cuidados Humanizados, que contempla los derechos de cada uno, sin tomar en cuenta la edad o el estadio o las expectativas de cura o el estado de conciencia, SÓLO al humano que necesita del cuidado profesional, amoroso y digno de los miembros del equipo de salud.
Es en este contexto, como formadores de los futuros Técnicos en Enfermería, y abierto a la comunidad toda, el Instituto Estudios Superiores Río Quequén DIEGEP 4535 de Necochea, organiza las 1°JORNADAS DE CUIDADOS HUMANIZADOS Y SEGURIDAD DEL PACIENTE, el próximo 28 de octubre en el horario de 15 a 18 con modalidad mixta (presencial/virtual) , donde destacados profesionales de la Salud ,expondrán sobre esta temática.

Foto del avatar
Acerca de Marcela Abete 5 Articles
Necochea, provincia de Buenos Aires, Argentina. Licenciada en Educacion. Diplomada en Políticas Públicas con enfoque de Derecho. Actualmente cursando la Maestria en Gestión y Gobierno de la Educación. Diplomada Superior en Enseñanza en Entornos Virtuales Académica IIBEC Paulo Freire de México. Asesora educativa. Capacitadora Ex Inspectora  de Enseñanza en la Dirección de Educación de Adultos y Formacion Profesional de la Provincia de Buenos Aires Maestra Normal Superior. Profesora Especializada en Educación de Jóvenes y Adultos con Postitulo de actualización académica para docentes de Educación de Jóvenes, Adultos y Adultos Mayores. Bibliotecaria Escolar. Archivista. Coordinadora Académica y profesora en Nivel Superior

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*