El olvidado batallón de Buenos Aires. Parte I

indexEl 29 de octubre de 1807 se embarcaron en Plymouth, los primeros 160 prisioneros en el navío ingles “Betssy Caines” y fueron desembarcados en Bilbao para ser puestos a las órdenes del Comandante general de Vizcaya.

Un documento del libro de acuerdos del Ayuntamiento de Oviedo cita que en esa ciudad existían tropas de Montevideo. Los soldados, parece ser, eran naturales de Misiones y Paraguay y se encontraban allí desde diciembre de 1807.
Por Real Orden de 9 de diciembre de 1807, por la se ordena al Sr. Obispo y Capitulares de la Santa Iglesia proporcionen equipos a los soldados procedentes de Montevideo residentes en esta Ciudad”-

D. Nicolás del Llano-Ponte, comisionado para facilitar vestuario a las tropas procedentes de Montevideo que se encuentran en Oviedo, con fecha 4 de febrero de 1808 comunica a la Diputación del Principado que,” debido a la falta de fondos para adquirir vestuarios, se ha visto en la necesidad de tomar 18 camisas de los despojos que aún quedaban del Regimiento de Nobles, ya que es voluntad del Rey que se vistan estos soldados”.

Luego de la sublevación española del 2 de Mayo contra los franceses, reza la misma documentación que los soldados de Montevideo “se dirigen a la Coruña y se inscriben en el batallón de nueva creación el “Buenos Aires”, el cual se integra en el Ejército de Galicia a las órdenes de Blake.”
Paulatinamente, los prisioneros de Montevideo fueron desembarcados en distintas fechas y puertos de España y una parte, el 4 de junio arribaba Ciudad Rodrigo (cruzando por Portugal), bajo el mando de el teniente coronel inglés Charles W.
Otro tanto fué embarcado vestido con uniformes completos de color rojo, con chalecos y calzones blancos, en Portsmouth, en el mismo buque (el Fortuna) que transportaba diversos suministros y 4000 uniformes similares, para las tropas de Galicia y Asturias
Cuenta el Brigadier José Rondeau en sus Memorias que: “… Llevábamos cerca de cinco meses de prisión cuando fueron batidos los ingleses en el segundo ataque a la capital de Buenos Aires y en la capitulación que se firmó entre su gobierno y el general ingles Whitelocke, fuimos comprendidos los prisioneros que se hallaban en su país y conducidos a la península española en varios buques y a distintos puertos, pero por ultimo nos reunimos en la Coruña, capital de Galicia. En esta plaza, dábamos alternativamente el servicio de la guarnición…”
El gobernador Pascual Ruiz Huidobro y algunos oficiales optaron – el 24 de agosto de 1808 – por regresar a Montevideo en la fragata “Prueba”, arribando a Montevideo el 15 de diciembre de 1808.

Esos oficiales fueron: Nicolás de la Quintana (Coronel de Caballería de Blandengues de Buenos Aires y Comandante General de la Frontera) Marcos González Balcarce (Teniente Graduado de Capitán de Caballería de Blandengues de Buenos Aires) Pedro de Arze (sub.-Inspector general de Tropas de Buenos Aires) Francisco Javier de Viana ( Sargento Mayor de Montevideo) Antonio de Carbajo (Teniente graduado de Capitán de Infantería) José Ramón de Elorga ( Teniente graduado de Capitán de Infantería) Miguel de Merlos (Teniente de Fragata) Juan Barragán (Alférez graduado de Teniente de Caballería) Francisco de Orduña ( Sub.-Inspector de Artillería del Río de la Plata) Manuel Penayo (Alférez graduado de Teniente Caballería) Martín Lasala (Capitán de Ingenieros) Francisco de Joubes ( Teniente de Navío) Juan de Yuste (Teniente de Navío) Miguel Quesada (Alférez de Fragata) Eugenio de Loño (Alférez de Fragata) Cayetano de Inguela (Alférez de Fragata) José María Caravaca (Teniente graduado de Capitán de Artillería) Diego Castrillon (Teniente de Artillería)

La Junta de Galicia que estaba formando un ejército para resistir a Napoleón, incorpora a los prisioneros liberados, al Ejército de Galicia, bajo la forma de un Batallón de Infantería Ligera recibiendo el nombre de “Batallón de Buenos Aires”. (Aunque en otros documentos y/o partes se lo denomina Regimiento de Infantería Ligera de Buenos Aires o “Fixo de Buenos Aires” o simplemente Blandengues)
Como no había ropas suficientes, los ex prisioneros fueron vestidos con uniformes que fueran tomados a los ingleses en guerras anteriores, por lo que también se los conoció como “colorados de Buenos Aires”.
Los mencionados uniformes fueron tomados en 1782 al capturar la fragata inglesa “Elisa” que llevaba vestimenta para tres regimientos ingleses acantonados en el Peñón de Gibraltar.
En esa oportunidad, el teniente de Navío Santiago de Liniers y Bremond, comandaba el bergantín “Fincastle” con el cual persiguió y apresó a la fragata de 22 cañones, a la vista de la escuadra inglesa .uniformes-de-las-invasiones-inglesas-emece-editores-1967-10393-MLA20027345604_012014-O

El batallón – en principio- formó parte de la 1º División del Ejército de Galicia y, aun en estado de preparación, bajo las órdenes del Gral Blake, el 14 de julio de 1808 participó en la Batalla de Medina del Río Seco (o Moclín). En esta derrota española, el batallón Buenos Aires perdió entre muertos y “extraviados” 31 hombres, a manos de la caballería francesa.
Después de la batalla de Medina del Rioseco, el ejército de Galicia se retiró hacia el norte, hallándose al Batallón de Buenos Aires, con un total de 500 plazas, en el puerto del Manzanal y el 25 de agosto de 1808, llega a León .
300 hombres del batallón quedaron en León para instrucción . mientras otros 200 – que estaban en San Justo (cerca de Astorga) – fueron destinados a formar un cuerpo de caballería que se conocería como Dragones del General.
Incorporado al ejército “de la Izquierda”, en octubre de 1808, participó en las acciones de Zornoza y Durango.

En noviembre de 1808, los españoles son derrotados en la batalla de Espinoza de los Monteros y en consecuencia, se ordena la retirada de todo el ejército “de la Izquierda” que, disminuído a la mitad de sus hombres llega a Leon a fines de noviembre y se hace cargo del mismo el Marqués de la Romana, que había logrado escapar de Dinamarca con toda una división española rebelada contra los franceses en aquél país ocupado por Napoleón..
El ejército de la Izquierda (del cual formaba parte el Batallón de Buenos Aires) continuó retirándose hacia Galicia para unirse con el ejército británico del general Moore.
Para esos días del confuso diciembre de 1808, los pasos del batallón – como unidad de combate- se pierden en la ciudad de Astorga, en el desorden del ejército español. Sin embargo, a raíz de que el Ejército de la Izquierda fuè atacado por unas fiebres que diezmaron sus hombres, un informe militar del 7 de diciembre de 1808 establece que 26 hombres del Batallón Buenos Aires se encuentran internados en el Hospital de la Primera División. (Hospitales e San Antonio Abad y Casa de los Guzmanes)
El 10 de Diciembre, el Marques de la Romana comisionó al capitán José de Rondeau para conducir a 60 prisioneros franceses de Caballería, con una custodia de 1 Sargento, 1 Cabo y 20 Soldados al Fuerte Ciudad Rodrigo; la mayor parte del camino se tenía que hacer por territorio Portugués.
Cumplida la misión, Rondeau -con el grado de Capitán en propiedad- y sus hombres, se incorporan al Regimiento de Voluntarios de Caballería de Ciudad Rodrigo.
El 30 de diciembre, los ingleses del cuerpo expedicionario de Moore, alcanzaron la ciudad de Astorga.
En esta, se unieron al ejército del marques de la Romana, literalmente destruído, “mitad desnudo y mitad hambriento. Una fiebre mala del tifus los había atacado, y sesenta o setenta fue enviado diariamente a los hospitales. Todavía cerca de 5000 eran aptos para el servicio….”
Allí tomó conocimiento que Moore no tenía ninguna intención de hacerse fuerte en Astorga, ya que pensaba retirarse a los puertos de Galicia.
El Marques, con más de 6000 hombres enfermos, se dispone entonces a defender la entrada del Bierzo, dejando abierto el puerto del Manzanal para que los ingleses se retiraran.

Horas más tarde que el ejército inglés dejara Astorga (31 de diciembre de 1808) abandonaba la ciudad el marqués de La Romana con los suyos, tomando el camino de Foncebadón, casi intransitable por la mucha nieve, camino de Valdeorras…
La Romana trató de hacerse fuerte en Villafranca, Foncebadon y Puebla de Sanabria, lugares donde fueron destinados hombres del Batallón de Buenos Aires.
En este episodio de la guerra de la independencia española, se da una de las grandes paradojas de esta historia ya que, los hombres del Batallón de Buenos Aires, que habían sido prisioneros de los ingleses, son los encargados de defender la retirada en los pasos mencionados, para que sus ex captores pudieran llegar a la Coruña y huir hacia Inglaterra. Es de destacar que entre las tropas de Moore que participaron en la huída y desmanes descriptos, se encontraba el regimiento 71° de escoceses, uno de los que había atacado Buenos Aires en 1806 y 1807.

A fines de agosto de 1809, embarcaron para Buenos Aires los oficiales rioplatenses Rafael Hortiguera, Antonio González Balcarce (ascendido a Coronel de Caballería) y Diego González Balcarce (ascendido a capitán).

En septiembre de 1809, 66 hombres del Batallón de Buenos Aires, fueron destinados a la guarnición de Astorga y en octubre de ese año, luchan en el sitio y defensa de la ciudad, haciendo retroceder a los franceses. Con fecha 10 de abril de 1815, el Rey Fernando VII premió a la defensa de la plaza de Astorga, que resistió heroicamente a las fuerzas de los generales Carrier, Loison y Junot, hasta verse forzada a capitular en abril de 1810 con una distinción a todos sus defensores.
En noviembre de 1809 el Batallón se encuentra formando parte de la Cuarta División en Puebla de Sanabria (Zamora) y para el 1 de diciembre nuevamente en Astorga. Para el 7 de diciembre, los hombres del batallón aparecen en guarnición en Bembibre (León)

El 5° de abril de 1810 se registra la presencia de 76 hombres del batallón en Puente de Domingo Florez (León) en pocos días más, eran 78 hombres formando parte de la 4° División. El 5 de mayo figuran en la Puebla de Trives (Orense) totalizando 84 hombres.

En 1810, por disposición de la Regencia del Reino y – ante el exceso de oficiales que el erario público no podía sostener- se otorga pasaporte hacia Cádiz y Cataluña a todos los oficiales que estuvieran sirviendo a las armas del Rey y fueran originarios de las posesiones en América.
El 13 de julio de 1810, varios de los oficiales rioplatenses regresaron a Buenos Aires y Montevideo, entre ellos José Rondeau, Ramón Ventura Vázquez, Nicolás de Vedia y Gregorio Mons.
Embarcaron en Cádiz en la fragata “La Estrella”, al mando del Capitán Nicolás Vega, que partió con rumbo a Montevideo, arribando a ésta ciudad en agosto de 1810

Según los registros del ejército español, los restos del Batallón de infantería ligera se encontraban al 22 de agosto de 1810, formando parte del Ejército de Galicia y constaba de 10 oficiales y 364 soldados.
Hombres del Batallón de Buenos Aires – en un total de 79 – estaban de guarnición en La Coruña el 24 de septiembre de 1810 y 30 de ellos fueron trasladados al Ferrol el 14 de octubre.
Estos hombres del Batallón, formaron parte de una expedición a las costas de Cantabria, organizada por la Junta de Castilla y dirigida por el General Mariano de Renovales y Rebollar , tripulando la fragata María Magdalena.
En la madrugada del 1 al 2 de noviembre de 1810, presa de una fuerte tormenta, en Vivero (Galicia) naufragó la fragata María Magdalena y al chocar con un bergantin de la expedición española (El Palomo) se hundieron ambas naves muriendo ahogadas sus respectivas tripulaciones, completas (entre ellos, los 30 soldados del Batallín de Buenos Aires).

En los archivos del ejército español figura el batallón, el 24 de noviembre de 1810, formando parte del Ejército de la Izquierda, con un total de 191 hombres mientras que para Enero de 1811 el batallón aparece como unidad de “ligeros” formando parte del “6º Ejército”, con asiento en Galicia.
En 1812, figura a las ordenes de Wellington en el asedio de Astorga, Toro y Tordesillas, hasta lograr la rendición de Astorga a los anglo-españoles, en agosto de 1812.
y allí, desaparecen los rastros de nuestros hombres en aquella odisea histórica…
Esta es la historia de la odisea que gauchos rioplatenses vivieron en la Guerra de la Independencia Española , abandonando sus horizontes sin límites de las pampas, para cambiarlos por las brumosas costas del Támesis o las heladas montañas del Bierzo. Para dejar sus huesos en alguna meseta castellana o en una aldea leonesa. O para acabar sus días arañando la arena dorada de una playa de Galicia o formando familia en alguna aldea perdida de Cataluña..
Bibliografía Consultada

Abell Francis Prisioneros de guerra en Gran Bretaña 1756 a 1815. – Londres: Humphrey Milford; Prensa De la Universidad De Oxford, 1914.
Aymes, J.R. La Guerra de la Independencia Española (1808-1814). Madrid, Akal, 1979
Beverina, Juan Las invasiones inglesas al Río de la Plata (1806-1807), Bs. As, Círculo Militar, 1939
Beverina, Juan El Virreinato de las Provincias del Río de la Plata. Su Organización Militar. Círc. Militar. Biblioteca del Oficial. Vol. 747. Bs. As. 1992
De la Quintana, Hilarión Relación de sus campañas y funciones de guerra, Biblioteca de Mayo, tomo II, Autobiografías, Buenos Aires, 1960
Fraga, Rosendo M. “El Batallón Buenos Aires en la Guerra de la reconquista española”.Instituto de Historia Militar Argentina. Bs. As. 2007.
Gammalsson, Hialmar E. “Juan Martín de Pueyrredón “ Edit. Goncourt, Bs. As. 1968
Gillespie Alejandro “Buenos Aires y el interior”. Az. Editores, Bs. As. 1994
Ins. Est. Hist. S/ Reconquista y Defensa de Bs. As. “La reconquista y defensa de Buenos Aires”. Edit. Peuser. Bs. As. 1947.
Laspra Rodriguez Alicia “Las relaciones entre la Junta del Principado de Asturias y el Reino Unido en la Guerra de la Independencia”.- Oviedo 1999.
Luzuriaga Juan Carlos “La defensa del Plata durante las invasiones inglesas”. Edit. Torre del Vigia. Montevideo, 2004
Roberts Carlos “Las invasiones inglesas”. EMECE, Bs. As. 2000.
Rondeau José “Autobiografía” Biblioteca de Mayo, Tomo II. Bs. As. 1960
Saavedra Cornelio “Memoria Autógrafa” EMECE, Bs. As. 1944
Servicio Histórico Militar (España) “Guerra de la Independencia. 1808-1814 “ (volúmenes IV, V y VI) Ed. San Martín, Madrid 1992)
Sierra Vicente D. “Historia de la Argentina” – 1800/1810- Edic. Garriga Argentina SA, Bs. As. 1960
Smith Henry (Harry) “Autobiografía”. Londres: J. Murray Editores. Impreso por Willam Clowes and sons Ltd. Londres, 1903.
Streer, John “Gran Bretaña y la Independencia del Río de la Plata”. Paidós. Bs. As. 1967
Tabossi, Ricardo Historia de la Guardia de Luján durante el período Hispano – Indiano
Urigorri Rodríguez, Ana Relato de la campaña del ejército británico en España al mando de su excelencia sir John Moore. (Traducción), La Coruña, 1987
Yaben, Jacinto R. “Biografías argentinas y sudamericanas “ Edit. Metrópolis, Bs.As. 1947

Artículos consultados:

Hamilton, Antony “Hamilton´s Campaign with Moore and Wellington”. Sgto. Anthony Hamilton. Londres 1847
“O Provisional” Inst. De Educ. Sec. María Sarmiento (Esp.) “El Naufragio de la Fragata Magdalena y el Bergantín Palomo” nº 19 y nº 20
Albi de la Cuesta Julio – Stampa Piñeiro L. “El Virreinato del Río de la Plata y las invasiones Inglesas ( partes I y II) Revista Researching y Dragona s/n
Alonso González, José L – Peña López Juan M. “Gauchos, criollos, rioplatenses y gallegos en la Guerra de la Independencia española” Researching y Dragona nº VII (12/ 2002)
Cabanes Francisco Xavier “Historia de la guerra de España contra Napoleón Bonaparte” 1809. (Congr. Internac. Sobre la G.D.I. Zaragoza (1979)
Camino, Miguel A- Sañudo Juan J- Stampa Leopoldo “La batalla del Moclín” Ayuntamiento de Medina del Rioseco- Excma Diputación de Valladolid- Researching y Dragona. 1996.
Casinello Pérez, Andrés “La Guerra peninsular de 1808: del entusiasmo a la frustración”
Fletcher ,Ian “The waters of oblivion: The British invasion of the Rio de la Plata 1806-1807.” Tunbridge Wells, Spellmount Ltd, 1991.
Güemes Fernando “Memorial de un naufragio. Fragata “ M Magdalena”- Vivero 2-11-10” Cuadernos del Leandro, Vivero 1991
Rodriguez Fariña, Bernardo “Las vicisitudes de los prisioneros criollos tomados en Montevideo por los británicos durante la segunda invasión al Río de la Plata (1807) Aporte documental” Boletín Histórico del Uruguay, Montevideo 1968.

El capítulo de la Guerra de la Independencia española, no hubiera sido posible completarlo sin la invalorable colaboración prestada por:
? Coronel (RE) Juan José Sañudo Bayón (España)
? Dn. Luis Sorando (España)
? Teresa Casquete Rodríguez Presidenta de la Asociación Histórico – Cultural “El Moclín”- Medina del Rioseco (España)
? Teniente Coronel Juan Guerrero Acosta ( Instituto de Historia y Cultura Militar- España)
? Dn. Manuel Espluga Olivera (IHCM-España)
? Archivo General del Ejército Argentino
? Biblioteca del Círculo Militar (Argentina)
? Eduardo Márquez Llano, presidente del Centro de Estudios Históricos de Bolívar (Argentina)
? Gral. Federico Anschutz. (Arg.)
ALGUNOS DE LOS QUE VOLVIERON…

Francisco Javier de Viana, Pedro Arce, Nicolás de la Quintana, Diego Balcarce, Teodoro Abad y el gobernador de Montevideo Pascual Ruiz Huidobro, entre otros oficiales, luego de su liberación por parte de los ingleses, regresaron en su mayoría a Montevideo en diciembre de 1808 en la fragata “Prueba”, por lo que no participaron en las acciones bélicas contra los franceses.
De los pocos nombres que se pudieron rescatar entre los participantes y sobrevivientes de la guerra, se destacan:
** Coronel Mayor Nicolás de Vedia. (1771-1852). Vuelto a Buenos Aires, plegóse a la Revolución de Mayo. Con el grado de Teniente Coronel, tomó parte en el primer Sitio de Montevideo (1811), y, como mayor general, en el 2º Sitio (1812-14); hallóse en la victoria del Cerrito, siendo ascendido a coronel. De 1820 a 1838, su carrera militar prosiguió en la Argentina. En 1838 emigró a Montevideo. Jefe de Estado Mayor del ejército uruguayo (1852), falleció poco después en Montevideo el diciembre 3 de 1852.
** Coronel Juan Zufriategui (1786/1848) En España combatió en un Regimiento de Granaderos a caballo, creado por el general inglés Whittingham. Permaneció en el ejército español y en 1811 regresó al Río de la Plata, a Montevideo donde cumplió funciones de capitán de Dragones como ayudante de Gaspar Vigodet. Se mantuvo fiel a España hasta la caída de Montevideo en 1814, cuando pasó al bando patriota, como comandante del escuadrón de la Guardia de Alvear. En 1826 integró

el ejército republicano que combatió contra el Imperio del Brasil por la Banda Oriental. Fue Senador en el nuevo estado oriental y Consejero de Estado.
** Teniente Coronel Mariano Miller y Alagon. Permaneció en España hasta 1815, en que retornó a Buenos Aires. En 1816 fue agregado a los Húsares de la Unión como Capitán y en 1817 al regimiento 3 de caballería de Campaña, ejerciendo la comandancia militar de la Guardia de Lujan. En 1820 ascendió a Sargento Mayor en los Húsares del Orden, cuerpo que en 1822 sirve de base para la refundación de los Blandengues de la Frontera. En noviembre de 1822 ocupa el cargo de 2° Jefe de Blandengues y forma parte de las expediciones organizadas por Martín Rodríguez en 1823 y 1824. Murió asesinado- junto con otros compañeros del cuerpo- por los aborígenes en las cercanías de Tandil (Laguna de la perfidia) el 31 de enero de 1824
** Ayudante Mayor Josè Marìa Caravaca. Regresò a Montevideo y participò en las guerras de la independencia en el bando patriota. Figura en 1814 participando con el cargo de Ayudante Mayor de artillerìa en el ejèrcito oriental comandado por Artigas, encomendado en misiòn diplomàtica a Rìo de Janeiro.
**Teniente Cnel. Martin Lasala. Regresò a Montevideo y participò en las fuerzas realistas hasta la caìda de la ciudad en 1814 a manos de los patriotas. Ascendido a Teniente Coronel del Real Cuerpo de Ingenieros, emigrò a Rìo de Janeiro en 1815.
** Coronel Rafael Hortiguera. (1773/1838). Destinado a los Blandengues de Montevideo como Teniente de la 3ra. Compañía con asiento en Colonia, junto con su jefe el capitán José Artigas, pasó a las filas patriotas en 1811. Participó en la campaña de la Banda Oriental ascendiendo a teniente coronel en abril de 1814.Asistió a la caída de Montevideo en manos patriotas.
Participó en la batalla de Cepeda (1 de febrero de 1820) y luego en las campañas al Desierto del Gobernador Martín Rodríguez. Luchó luego en la guerra con el Brasil por la independencia de la Banda Oriental. Dado de baja en 1834. Murió en Buenos Aires.
** General Antonio González Balcarce (1774-1819), Retornó a Buenos Aires y se plegó a de la Revolución; fue puesto a cargo del ejército revolucionario enviado a Córdoba y al Alto Perú. En Suipacha el 7 de noviembre de 1810, obtuvo la primera victoria argentina sobre las fuerzas realistas, fue derrotado más tarde, en Huaqui. Volvió a Buenos Aires y ocupó varios cargos públicos y militares, llegando a ser Director Supremo y jefe del Estado Mayo. Destinado al Ejército de los Andes, sirvió como segundo comandante de San Martín, combatió en varios enfrentamientos en Chile, incluyendo Cancha Rayada y Maipú, antes de que su enfermedad lo obligara a regresar a Buenos Aires, donde murió poco después de haber sido designado nuevamente jefe del Estado Mayor.
** Coronel Diego González Balcarce (1784-1816) Durante su regreso a Buenos Aires tuvo lugar la revolución de Mayo. Acompañó al ejército de Belgrano al Paraguay, y luego al norte. Permaneció en el ejército del norte bajo las órdenes de San Martín y Rondeau. Participó en las batallas de Tucumán, Salta, Vilcapugio, Ayohuma y Sipe-Sipe. Obtuvo el rango de coronel antes de que la enfermedad y la muerte lo sorprendieran en Tucumán.
** General Marcos González Balcarce (1777-1832). Retornó a Buenos Aires a tiempo para participar entusiastamente de la Revolución de Mayo. Se lo envió a Chile comandando el cuerpo de “Auxiliares de los Andes” y luego a Mendoza como gobernador de Cuyo, siendo sucedido por San Martín en 1814.
Retirado del servicio militar por un tiempo, retornó para conducir refuerzos y abastecimientos contra los caudillos litorales. Fue capturado en Santa Fe en 1819, más tarde ocupó varios cargos oficiales generalmente ministeriales, en los gobiernos de Las Heras, Rivadavia Vicente López y Rosas, hasta su muerte en 1832.
** Capitán Teodoro Abad. Retornó a Buenos Aires a fines de 1808. Se hizo cargo nuevamente de la 3° compañía de Blandengues con guarnición en la Guardia de Luján.
** Gregorio Manuel Mons. (1773/1840) Regresó al Río de la Plata y participó en las filas patriotas combatiendo junto a Artigas en Las Piedras y primer sitio de Montevideo. Ascendido a Teniente en 1811. Asistió al segundo sitio de Montevideo hasta su caída en manos patriotas. Ascendido a capitán en 1814. Participó en la guerra con el Brasil y más tarde comandó el regimiento 3 de Milicias de Campaña, participando en la frontera, en la lucha contra el indio. Jefe de la Guardia de Lobos en 1833, fue dado de baja en 1834. Como Coronel se incorporó a las fuerzas de Lavalle y luego de la derrota de éste en Quebracho Herrado, fue degollado por orden del caudillo oriental Manuel Oribe.
** Sebastián Pizarro. (1771/1811) Regresó a Maldonado al finalizar la guerra entre España e Inglaterra. Al disolverse el regimiento de Blandengues en 1810, fue dado de baja. Murió en Buenos Aires.
** General José Rondeau (1773-1844). Al regresar a Montevideo (agosto de 1810) manifestó su adhesión a la causa patriota; se le dio de alta con el grado de teniente coronel (8 de marzo de 1811); nombrado jefe de las fuerzas patriotas que actuaban en la Banda Oriental. Estuvo en el combate Las Piedras. Inició el sitio a la plaza de Montevideo, que se mantuvo hasta octubre de 1811.
En mayo de 1811 ascendió a coronel. Inició el segundo sitio de Montevideo (20 de octubre de 1812).
General en jefe del ejército del Alto Perú en1814, en reemplazo de San Martín. En abril de 1815 sus tropas batieron a los realistas en Puesto del Marqués; sufrieron un descalabro en Venta y Media. Y nuevamente en Sipe-Sipe.
Por renuncia de Pueyrredón se desempeño como Director Supremo (9 de junio de 1811 – 11 de febrero de 1820) cargo que renuncio después de la victoria de Ramírez y López en Cepeda.
Por renuncia del general Martín Rodríguez se le confió el mandato del Ejército de Observación en la Banda Oriental (enero de 1826).
Terminada la guerra con el Brasil fue electo gobernador y capitán general provisorio de la República Oriental del Uruguay (22 de diciembre de 1828 – 17 de abril de 1830).
Desde diciembre de 1838 hasta enero de 1841 atendió diversas funciones relacionadas con los ministerios de Guerra y Marina. Presidente del Consejo de Estado (1842). Falleció el 18 de noviembre de 1844 en Montevideo.

Julio Ruiz
Acerca de Julio Ruiz 32 Articles
Profesor de Historia. Colegio Cervantes de Bolívar, Argentina. Ex Intendente de la Ciudad de Bolívar en la Provincia de Buenos Aires, Argentina. Abogado. Obras Históricas entre otras: Blandengues, "La Odisea", "Historias que hicieron cuentos", "Paginas de una historia olvidada", ect Todo se resume en "la historia, un cuento y un libro"

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*