Altas Capacidades en la Primera Infancia Nivel Inicial y detección temprana

Es común que los padres vean que sus hijos son los más inteligentes, los más despiertos o creativos.
Por eso aquellas señales que puedan observarse en los niños en la primera infancia, muchas veces no son tenidas en cuenta por pediatras o educadores, pensando que los papás sobreestimulan o exageran. Entonces se supone que “seguramente” van a acomodarse con el resto de los niños de su edad, y solamente hay que darles tiempo y dejar de estimularlos.
Para detectar un niño con altas capacidades, familias y profesionales deben estar alertas a su desarrollo, características y habilidades, ya que atender las necesidades del niño tempranamente, evitará trastornos en su desarrollo conducta y/o aprendizaje.

Qué observar?
Son los padres los primeros en observar algunas manifestaciones que los llevan a consultar con el pediatra. Las más frecuentes suelen ser:
– Buena tonicidad muscular para mantener erguida la cabeza con días de vida.
– Motricidad gruesa avanzada que permite el gateo (4-6 meses) y la bipedestación (antes de los 12 meses)

– Dominio del lenguaje a edad temprana
Algunos niños suelen adquirir el lenguaje con pocos meses de vida, por ejemplo para pedir algo o llamar a su madre. Otros, sin embargo, utilizan frases de 3 o más palabras, incorporando vocablos complejos los que utilizan de forma adecuada. También llama la atención la ausencia de errores en el uso de verbos al incorporar el lenguaje hablado.
– Control de esfínteres alrededor de los 2 años
Por voluntad propia y NO por “entrenamiento”. El niño madura sus procesos precozmente por lo que logra identificar sin ayuda sus necesidades fisiológicas.
– Resolución de rompecabezas de +20 piezas, reconocimiento de números, letras y a veces adquisición de la lectura y escritura entre los 2-3 años
– Facilidad para memorizar y aprender rápidamente
Memorizan programas de tv, frases cotidianas de la familia, cuentos que se les leen antes de dormir, etc. Aprenden sin esfuerzo alguno ni con necesidad de que alguien les explique.

– Gran interés por conocer cosas nuevas
Si el tema es de su interés, preguntan hasta satisfacer su curiosidad y luego relacionan lo aprendido. Una pregunta genera otra nueva y así a veces de forma incansable.

– Creatividad e imaginación
Suelen ser muy creativos. Utilizan juegos y juguetes de maneras diversas a las convencionales, ya que suelen aburrirse y es por eso que usan su creatividad. Pueden desarmarlos y volverlos a armar de diversas formas, lo que a veces es tomado como un acto de destrucción por parte de los padres o educadores, pero su curiosidad los lleva a querer ver mucho más allá, y así es que pueden sacarle partes a el juguete más costoso solo para ver que hay detrás o como es su funcionamiento.
– Atención múltiple
Logran concentrarse en varias cosas a la vez como por ejemplo un juego de mesa, escuchar una conversación, cantar y seguir un programa de tv. Cuando se les pregunta, logran reproducir con detalle cada una de las actividades.
– Relaciones sociales con niños mayores y adultos, más fluída que con niños de su edad
– Habilidad de liderazgo, acciones para llamar la atención, preferencia por el juego solitario (en varones)
– Prefiere unirse al juego grupal antes que proponer su juego, esconde sus talentos, comportamiento socialmente aceptable (en niñas)
– Alta sensibilidad e incluso desajustes emocionales
Es frecuente tanto la presencia berrinches que se mantienen a través del tiempo superando la edad cronológica esperable (2-3 años), el llanto excesivo ante situaciones que aparentemente no lo ameritan, como una gran autonomía que supera a su edad. Pueden ser niños que aparentan mayor edad en un área pero en otra parezcan más pequeños.

Obstáculos para la detección temprana de necesidades
El principal obstáculo en los procesos de detección e identificación de los niños con altas capacidades reside en la falta de capacitación profesional, ya que la temática no se incluye en la formación de profesionales de la salud o educación.
Los niños que a edades tempranas muestran signos de precocidad, son atendidos por baja tolerancia a la frustración, la cual se acrecienta al tener que moverse, resolver y actuar con un ritmo mucho más lento que su propio procesamiento, sin reparar en sus posibles capacidades alternativas.
En general los varones suelen confrontar la autoridad impuesta por padres y educadores, por lo que la sugerencia por excelencia suele ser “falta de límites”. Tanto padres como docentes ajustan la puesta de límites, poniéndose aún más rígidos en lugar de flexibilizar las propuestas y explicar los por qué. Así el niño se ve sometido a la insistencia en corregirlo y comienza a recibir refuerzos negativos a sus comportamientos lo que, lejos de resolver las situaciones cotidianas, solo logra ir cristalizando dichas conductas que se tornan aún más disruptivas.
En cambio las niñas pasan desapercibidas, ya que prefieren encajar socialmente y guardar lo que saben o pueden, inclusive en su casa muchas veces desconocen sus habilidades.

¿Y ellos?

Se sienten “diferentes”, son mirados como niños problema o niñas que se aíslan, se interesan poco en las propuestas. Si les leen un cuento o se les propone una actividad que les resulta poco estimulante, deambulan buscando algo más interesante que hacer. Ante la necesidad de convocarlos incesantemente, se los cataloga como hiperactivos o con déficits atencional.
Suelen negarse a realizar tareas que saben que no pueden lograr, como pintar o dibujar (si es que no les gusta o no tienen la habilidad).
Aún así, pueden discutir como un adolescente con sus padres o docentes, dando largas explicaciones bien fundamentadas, lo que confunde al adulto el cual muchas veces lo trata como un niño mayor, olvidando la edad real.
Pueden ser vistos como “raros” por hablar largamente de temas que no logran compartir con sus pares etarios. Por eso pueden sentirse o encontrarse solos en los recreos o espacios lúdicos o por el contrario, conversar con los adultos de la familia o la institución educativa.
Sugerencias para padres y educadores
Más importante que una evaluación para obtener una etiqueta, es la detección de necesidades que posibiliten la atención de las mismas para evitar trastornos posteriores.
– Escuche, comparta, dé su tiempo y disfrute. Los niños tienen mucho para enseñar.
– Aproveche las actividades diarias para detectar el interés y lo que propicia la frustración.
– Trabajar el tiempo atencional sin forzar. A veces es mejor acompañado que solo, aunque requiera atención extra.
– Potencie el pensamiento creativo. Pregunte ¿Por qué?, ¿Cómo? ¿Cuándo? Para que la actividad se enriquezca a través de la palabra.
– Alterne el trabajo en grupo con el individual. Esto ayudará a que todos los niños y también los miembros del hogar aprendan unos de otros.
– Involucre al niño en aquellas actividades que le generen un desafío, no lo subestime.
– No le de actividades exclusivas sino que aproveche para enriquecer la actividad grupal.
– Fomente el intercambio de ideas para que todos puedan enriquecerse con la palabra del otro.
– No se limite a observar sus debilidades y también destaque sus fortalezas para mejorar su autoestima.
– No pretenda que el niño sea como usted quiere. El respeto se transmite y cada persona es única. Respételo.
– Consulte, investigue, pregunte. No se quede con dudas ni con una sola respuesta.
– Recuerde: Un niño no atendido, es un niño excluido.

Laura Diz
Psicóloga Social – Estimuladora Temprana y Cognitiva especialista en Neuropsicología del aprendizaje
Miembro de Embajadores ACI Argentina

Asociación Altas Capacidades Argentina
Acerca de Asociación Altas Capacidades Argentina 16 Articles
¿Estás informado sobre Altas Capacidades Intelectuales? Casi un 20% de los niños las tienen, y no reciben atención a sus Necesidades Educativas Específicas. "Padres Embajadores ACI Argentina" es un grupo de Padres, autoconvocados, de Niños con Altas Capacidades (ACI). Como un eslabón más en la cadena social, trabajamos en torno al tratamiento de temáticas relativas a las A C I, bregando por revertir el inmenso desconocimiento que las rodea y las problemáticas derivadas de su inadecuado tratamiento y de la no atención de las Necesidades Educativas Específicas del niño. Somos un grupo de ACCIÓN.

3 comentarios en Altas Capacidades en la Primera Infancia Nivel Inicial y detección temprana

  1. Acá en Perú no hay colegios ni instituciones para detección temprana de niños de altas capacidades más aún creo que lo van a retrasar a mi hijo ya que hay una ley tonta que solo los que tienen edad cumplida hará Marzo pueden cumplir con su educación normal los que cumplen de abril en adelante se quedan un año. Mi bebe tiene 2 años y 5 meses y entraría a 1 año el ya sabe los números de 1 al 10 en ingles y español ascendente y descendente el abecedario en inglés las figuras geométricas los colores y demás cosas y si entra a la escuela no le enseñaran nada de eso porque en la Cuna los de 1año con la justa hablan y juegan

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*