Arte, Educación y el proceso creativo

escuela ntics 2 copiaHoward Gadner, cuyo interés por años estuvo enfocado en el estudio de los procesos humanos creativos, en especial en el área de las Artes, tomado desde la perspectiva de la psicología cognitiva, tuvo como principal motivación indagar en los procesos creativos no solo en niños/as integrados al sistema educativo; sino también en aquellos que no tuvieran dificultad alguna en su etapa evolutiva.
Si bien el autor se ha referido en sus primeras investigaciones a aspectos ligados a lo cognitivo, ha contribuido a posteriori ampliar conceptualizaciones ligadas a la personalidad, emociones y contextos socio culturales, donde la creatividad puede encontrar itinerarios inesperados. Resulta pertinente considerar el aporte de otros autores en sus investigaciones, resaltando el de Goodman (estudioso del simbolismo al igual que otros pensadores), donde mantiene una firme convicción que el campo de las Artes involucra el uso de una multiplicidad de sistemas de símbolos, invitando al espectador a examinar cada uno de ellos de forma individual.
“Cada “enfoque” de los misterios de la creación artística encierra la promesa de arrojar luz sobre una porción levemente distinta del enigma total.” H. Gadner

 

En sus primeros años de vida niños/as comienzan a reconocer personas, objetos y sus propias acciones interactuando con ellos, su relación con el mundo exterior se va modificando; adquiriendo la capacidad de procesarlos simbólicamente, en referencia a su cultura.
Cuando se escolarizan ya habrán adquirido el utilizar estos símbolos con fluidez, produciendo con cierta destreza en diversos campos de conocimiento: relatos, dibujos, canciones y secuencias gestuales que pueden ser decodificadas por otros actores sociales.
Entonces vale la pena reflexionar sobre el proceso creativo en etapas de aprendizaje, y transversalmente pensarlo en otras áreas del conocimiento, además de las Artes.
El uso del lenguaje simbólico, metafórico y/o realista nos invita como docentes a decodificar los mismos y valorar la creatividad, en lugar de apagarla…dejando un espacio abierto a la sorpresa.
No podemos sorprendernos si conocemos como docentes cual sería la respuesta, la producción artística o el resultado matemático por una sola vía de resolución…descubrir, sorprenderse es ignorar lo que acontecerá… sin estos ingredientes no se produce la “sorpresa” de descubrir potencialidades que hasta ese momento son ignoradas.
“Educar” es un acto de creatividad también para el docente, ser creativo es en ocasiones salirse del guion para dar paso a otras estrategias de enseñanza que nos permitan “descubrir potencialidades” y permitirnos sorprendernos.
En la lógica de J. Rancière el maestro no es solo el que posee el saber ignorado por el ignorante, es también el que conoce cómo hacer de ello un objeto del saber, en qué circunstancia y utilizando una estrategia apropiada. El autor afirma que no hay ignorante que no posea ya un acervo de conocimientos; el cual lo ha adquirido por sí mismo…con solo observar, escuchar, repetir e ir equivocándose para corregir sus errores.
Es así que el ignorante avanza confrontando lo nuevo con lo que ya conoce, se inquieta por conocer más sobre lo que aún ignora; para J. Rancière la emancipación del espectador (alumno) comienza cuando se disputa la barrera existente entre observar y actuar, cuando puede interpretarse que las evidencias del explicar, del observar y el hacer están ligadas a la dominación o la sujeción. Es ahí cuando el espectador se transforma en un sujeto activo que observa, compara, selecciona, interpreta y es capaz de relacionar las entidades que ha experimentado en otros escenarios o espacios; va componiendo su propio poema con los nuevos universos que le son presentados. Pasa a la acción participando de una performance que reedita a su manera, relacionando esta nueva imagen a lo leído, visto, inventado o soñado.
Invitar a nuestros alumnos a no ser solo espectadores distantes del espectáculo que se les propone (metáfora de propuestas didácticas) y pasar a ser intérpretes o  verdaderos protagonistas.
“El proceso creativo” queda reducido frente a la inmovilización, sujeción, estática…del silencio de voces, palabras escritas, de obras de Arte, música, movimiento a la inacción de un simple espectador.
Sin embargo la expresión liberadora de todo lo explícito en el párrafo anterior abre la imaginación y estimula una creatividad donde no hay límites que la sujeten……
Y es entonces donde el descubrir y sorprenderse abre un puente a nuevos conocimientos donde el educador aprende del educando y el educando aprende a la par del educador (P. Freire).
Gracias por leerme…

Bibliografía
Howard Gardner- ARTE, MENTE Y CEREBRO- Una aproximación cognitiva a la creatividad-1997
Jacques Rancière- El maestro ignorante-Cinco lecciones sobre la emancipación intelectual-Traducción de Núria Estrach -EDITORIAL LAERTES-2003
Jacques Rancière- El espectador emancipado- EllagoEdiciones-2010

Ana María Sanchez
Acerca de Ana María Sanchez 10 Articles
Profesora Artes Visuales, Licenciada en Educación UNQ- Posgrado en Educación y Tecnología FLACSO- Posgrado en Gestión Educativa FLACSO- En curso Maestría en Educación UNQ- En la actualidad: profesora generalista de cátedras: Fundamento de la Educación I- Didáctica de las Artes I- Práctica docente II y III año profesorado de Artes Visuales. Profesora de Arte en Secundario Superior - 6ª Años- Ntra. Sra. de Luján-LDZ

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*