Volvemos a la escuela, ¿es la misma de antes?

Se iniciaron las clases para la mayoría de los niños, niñas, jóvenes, padres y la comunidad educativa del país. Este inicio escolar trae aparejado la vuelta a las rutinas y los horarios. La presencialidad plena en las aulas también nos lleva a preguntar si es que volvemos “como antes”, ¿podemos volver a la misma escuela post pandemia? La respuesta es no.

Hoy desde las universidades reclaman la necesidad de incorporar la virtualidad como alternativa para aquellos que trabajan. La flexibilidad se impone como demanda específica hacia una institución que se ve obligada a aggiornarse a la realidad social. Una escuela rutinaria, que no tenga en cuenta los aprendizajes de estos últimos años tiene asegurado el fracaso escolar. Así como las nuevas generaciones trazan nuevos caminos producto de las necesidades, la educación es parte de este proceso.

Entonces, ¿a qué escuela volvemos? Seguramente al mismo edificio, con alumnas y alumnos ávidos de encontrarse con sus compañeros, de compartir vivencias, de sentir la experiencia del día a día, de las rutinas, las risas y el juego. Una escuela dispuesta a brindar escucha, y donde la creatividad sea parte del aprendizaje, y que también sea capaz de emocionarse, porque para aprender necesitamos conectarnos con los sentimientos.

Desde una perspectiva científica, es más importante sentir que aprender, sin emocionalidad no hay aprendizaje. No se trata de separar lo cognitivo de lo emocional sino de comprender que cuando leemos y escribimos las emociones están presentes y con ello el proceso educativo se vuelve significativo.

Con esta premisa, debemos ser conscientes que no es posible avanzar con ningún currículo y contenido si antes no se generó un vínculo entre docente, alumno/a y familia. No existe magia en el aprendizaje, sino que surge a partir de la unión de la constancia, el esfuerzo, la pregunta, el ayudar y ser ayudado respetando el tiempo pedagógico de cada aprendiz. Y es por eso que la comunicación es tan importante, el intercambio basado en escuchar y comprender lo que se necesita para aprender.

El punto de partida de cada niño, niña, adolescente y joven es diferente. La escuela en pandemia mostró esas diferencias que se encontraban reducidas al espacio áulico. Y, desde este aspecto, la empatía es también fundamental en el proceso, esto no quiere decir que los aprendizajes se perdieron o que hay un déficit en los estudiantes, sino que debemos entender que en este siglo XXI la escuela debe ser diferente. No sólo se necesita introducirnos en la comprensión lectora, el lenguaje informático, idiomas, oralidad, sino también habilidades sociales que nos permitirán conectarnos al interior de la diversidad social.

De nada sirve saber, si no podemos expresarlo de la manera adecuada, ni tampoco sirve acumular aprendizajes si no podemos sentir compasión, empatía o ser solidarios. Algo que también se aprende ¿dónde? Compartiendo con otros, por eso la escuela es el mejor lugar para comenzar a introducirnos en la vida social.

Los últimos 2 años nos han marcado profundamente, el quiebre que supuso la irrupción del Covid-19 generó alteraciones en el ciclo lectivo, dejando de lado la habitualidad que acostumbrábamos encontrar en el entorno escolar. Sin embargo, podemos hacer una vuelta de página en este 2022, que presenta la particularidad del regreso a cierta normalidad ya conocida por la sociedad y enfocarnos en nuevos saberes, como el aprendizaje emocional, esenciales para el desarrollo de las futuras generaciones. Debemos soltar las expectativas de cómo tiene que ser, y aceptar cómo está siendo la escuela hoy, la mejor manera de ayudar es acompañar este proceso.

*Por Lic. Susana Kunzi, asesora educativa, diplomada en Educación y nuevas tecnologías, y directora en Ayudar a Aprender.

Acerca de Clio Comunidad 784 Articles
La revista educativa Arcón de Clio ofrece esta sección a la comunidad para dar a difusión todo lo referente a la educación desde proyecto de autoridades nacionales, provinciales, municipales, organizaciones internacionales, Ongs, ect. Lo hacemos para seguir generando un compromiso con la educación. Esta sesión va dedicada especialmente a esas personas que día a día suman educación, que s ecomprometen con el futuro del país. La educación es una tarea que no se hace en soledad por lo tanto los invitamos a dar divulgación. La via de contacto es el correo de la revista.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*