¿Seguiremos mirando para otro lado?

¿A dónde hemos llegado para que las escuelas tengan que tener custodia policial? En Rosario, Santa Fe, hay 30 escuelas con custodia policial para evitar robos, hechos devandalismo y agresiones. Durante el año 2021 dos establecimientos fueron baleados y en abril de este año una tercera institución fue amenazada con 40 vainas servidas colocadas en el ingreso.
Que la sociedad está sumergida en la violencia y en este tipo de reacciones como la manera de solucionar los conflictos, no es una novedad. Nuestra ciudad vive cubierta de sangre, nos horrorizamos cada mañana al leer los titulares y nos olvidamos por la tarde. Vamos naturalizando esta forma de vivir que no discrimina a las instituciones educativas. Los adultos nos estamos moviendo en un campo de tensión permanente, un entramado multifactorial del que sobresalen la falta de un proyecto de vida como consecuencia de la incertidumbre que genera la crisis económica y social de nuestro país; la intolerancia (incluso
con nosotros mismos); la indiferencia hacia los problemas, las personas que nos rodean y las necesidades afectivas de nuestros hijos; la violencia verbal y física como forma de resolución de conflictos.
Entre toda esta realidad que se constituye en los hogares, las calles y en cada rincón de Rosario, somos testigos, incluso, del aumento de casos violencia escolar. Peleas entre estudiantes que son filmadas y viralizadas en redes sociales, exponiendo sin comprender las verdaderas consecuencias de todo esto.
Una generación sumida en el “no pasa nada” que no encuentra en los padres referentes de autoridad.
Hace unas semanas se conoció el caso de un padre amenazando al compañero de su hija que la acosaba y agredía constantemente. Y, reafirmando su postura, argumentó porque no se arrepentía.
Es de suma importancia empezar a mirarnos como adultos, identificar qué estamos haciendo, cuáles son las actitudes que nuestros niños, adolescentes y jóvenes están viendo e imitando. Ellos no hacen más que trasladar a los entornos escolares la violencia y agresividad que ven en la sociedad. No podemos exigirles a los menores que actúen en contrasentido.
Dentro de ese grupo de adultos que debemos revisar nuestras prácticas nos encontramos los docentes y directivos, actores protagonistas de los escenarios de estas situaciones. Muchas veces no hay tareas preventivas y solo se abordan los emergentes, otras, simplemente se mira para otro lado o se esconde debajo de la alfombra. Se alega que no ocurrió dentro del edificio escolar o se busca responsabilizar y sancionar, sin realizar un abordaje integral.
Pero, no somos los únicos, en ocasiones los educadores no contamos con herramientas o acompañamiento ministerial ni familiar.
Ante estas situaciones que se convierten en noticias, es preciso rescatar algunos puntos. El primero es el hecho de que generalmente se busca una explicación basada en un conflicto particular que pueda asomarse como trasfondo de la amenaza, para justificar loe hechos; y el segundo el relato del hábito que se va apoderando de muchos estudiantes rosarinos, de tirarse debajo de la mesa cuando se escuchan detonaciones en las inmediaciones escolares.

Respecto al primero de los puntos, es de suma importancia remarcar que, si bien estamos acostumbrados a que muchos conflictos terminan convirtiéndose en hechos de violencia armada, la sociedad debe comenzar a desnaturalizar esta práctica. Los conflictos existen y pueden ser positivos dependiendo el abordaje que se tenga en su resolución. Que asumamos que hay violencia porque se está resolviendo un conflicto nos coloca en un lugar de aceptación de estas situaciones.
Para el segundo punto no puedo más que formular preguntas. ¿Nadie sabe que esto empezó a ocurrir hace años en algunos barrios de nuestra ciudad? ¿A nadie se le ocurrió que la contención social que debería brindarse no es meramente alimentaria y que, en muchos casos, tampoco alcanza la intervención si se carece de planificación posterior? ¿Tan poco importa el desgranamiento institucional que se produce sosteniendo y acrecentando esta crisis social? ¿Alguien va a pensar en la constitución psicológica y emocional de estos alumnos que al escuchar detonaciones ya saben cómo esconderse en un país que lleva décadas sin participar de un conflicto bélico? ¿Alguien pensó que estos chicos que se tiran cuerpo a tierra son los jóvenes y adultos del futuro? ¿Cuál es el legado que les estamos dejando y qué pueden heredar (como positivo) ellos de nuestras acciones? ¿Se puede comenzar a proyectar y ejecutar en función de esto? ¿O vamos a seguir mirando para otro lado? La escuela es la segunda institución contenedora, incluso para muchos estudiantes es la primera. Es el lugar donde se acude cuando hay conflicto intrafamiliar, o una situación de difícil abordaje y que no se sabe resolver. Cuando pedíamos escuelas abiertas lo hacíamos conociendo el entorno social de los chicos, las situaciones a las que estaban expuestos y la vulnerabilidad que vivían al no estar en la escuela. Simbólicamente la escuela sigue siendo “la escuela”, aunque no nos encontremos en inmersos en el “efecto institucional” del siglo XX. Naturalizar amenazas y balaceras contra estas
instituciones destruye lo poco que nos queda como sociedad.

Virginia Valenzisi. Profesora de Biología (profesorado Nuestra Sra. Del Huerto, Rosario) Especialista en Educación Ambiental (Universidad Europea Miguel de Cervantes). Docente y tutora en el nivel secundario (12 años de trayectoria) especializada en temáticas de conflictos y violencias.  Fundadora de la agrupación Docentes por la Educación (Argentina). Autora del libro «De la mano», sale en junio a la venta

Foto del avatar
Acerca de Docentes Por La Educación Docentes Por La Educación 5 Articles
Docentes Por la Educación es una organización que trabajan por la educación de calidad. Surgida en la Provincia de Santa Fe. Es nuestro objetivo defender el derecho al acceso a la educación de todos nuestros estudiantes, luchar por una educación pública, gratuita y de calidad para todos los argentinos. Es imperativo recuperar la calidad educativa que en otros tiempos caracterizó a nuestro país, recuperar una educación de calidad que brinde a nuestros jóvenes las competencias necesarias para desenvolverse en la vida y en el mundo del trabajo del siglo XXI. Desafortunadamente, los docentes no tenemos oportunidades de acceder a cursos de capacitación de calidad y de temas varios, es por eso que una de nuestras metas es poder ofrecer capacitación sólida y de interés para nuestros colegas. Prof. Virginia Valenzisi. Prof. Silvina Vicentin. Prof. Graciela Armúa. Prof. Valeria Virga . Referentes de Docentes x la Educación

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*