Los Estudiantes que no son…

Señor Director, vengo a inscribir a mi hijo… -una mama preocupada por el inicio de su hijo en el establecimiento xx.- NO señora no hay lugar para su hijo, intente en otro establecimiento,

-la respuesta del Director
“Juan repetiste 2 veces seguidas, ya no tenés lugar en esta escuela”, le dice el preceptor ||bajo la atenta mirada del Rector.
LOS REPITENTES ya no tienen cupo en el establecimiento, frase añosa, repetida y nefasta de agentes del Estado que momentáneamente están a cargo de un establecimiento educativo.
Demás está repasar, sobre el peregrinar de padres por los diferentes centros educativos, para mendigar un cupo o “banco” para su hijo, en el mejor de los casos consigue lugar, o directamente pareciéndose más a un gerente comercial, el agente del Estado le responde: “su hijo está en lista de espera, la llamaremos”
Y así puedo pasarme varios minutos contando anécdotas y frases con respecto a las trayectorias continuas y lamentablemente DISCONTINUAS de estudiantes dentro de la obligatoriedad, bajo la órbita de la Ley de Educación N° 26.206.
Los estudiantes que no son… es el título de éste artículo, que quiere reflejar las alegrías, tristezas y desengaños que produce el sistema educativo y que ataca con dureza sobre las clases sociales más vulnerables.
Padres con poder adquisitivo sin sobresaltos, tienen la opción de decidir sobre establecimientos privados o públicos de gestión privada si su hijo fracasa en un ciclo lectivo determinado, ahora bien, ¿qué opción les queda a esos padres que no tienen otra posibilidad que ir a la escuela pública? Seguramente ninguna.
Con este posicionamiento, que no se interprete mal, no busco menospreciar a la escuela pública sino todo lo contrario. Mi formación desde el nivel inicial hasta el título de grado lo logré en un establecimiento educativo público; mi supuesto esta direccionado a la vulnerabilidad del sistema obligatorio, en el ingreso, permanencia y egreso de los estudiantes.
Otras frases que vienen a mi mente:“Tenés 15 años, ya no podes estar en 1er año de la Secundaria” le dice una Rectora a su estudiante. Como dice Terigi: “la sobre edad es la única enfermedad que aparece en la escuela”.
LA REPITENCIA Y EL ABANDONO son dos flagelos que le están haciendo mucho daño al sistema educativo desde hace mucho tiempo, pero es un daño que el propio sistema lo produce; alimentándolo con apatía mutua entre estudiantes y docentes, desgano por lo aprendido, baja intensidad o dicho de otro modo, desinterés crónico de una importante porción de los estudiantes, por lo que reciben en un establecimiento educativo.
En el departamento Gualeguay, los índices de repitencia 2017 en la escuela secundaria son alarmantes, los datos oscilan entre un 25% a un 40% según la escuela que se trata. Estos porcentajes, no distan demasiado del resto de la Provincia. Las escuelas llamadas por su ubicación geográfica, de la periferia de la ciudad, a su vez
sumaban otro índice peligro y estructural como es el abandono.
A su vez, las escuelas que cuentan con estudiantes provenientes de grupos sociales acomodados económicamente, no tienen problema con el abandono, pero son expulsoras del estudiante que cuenta con bajos rendimientos académicos, que trae como consecuencia repitencia. Dicha salida es concentrada por el resto de los establecimientos de la periferia en un gran porcentaje. ¿Es esto justo? Definitivamente no, además normativamente no es viable; por otro lado produce desarraigo, y rompe con el sentido de pertenencia que los estudiantes tienen con su
escuela. Los establecimientos educativos SE TIENEN QUE HACER CARGO DE SUS ESTUDIANTES con acciones metodológicas y pedagógicas que reviertan el bajo rendimiento.
El abandono puede tener muchas causas; lo económico es una de ellas, tiene mucho peso en la decisión final, donde estudiantes menores de edad trabajan informalmente, para ayudar a sus familias que son muy vulnerables a subsistir. Embarazos no deseados, bullying, drogadicción, son causas que también producen abandono.
Puedo seguir nombrando causas y efectos que hacen del sistema educativo, UN SISTEMA CENTRÍFUGO.
De más esta decir que en este país “primero se corta la cinta y luego se planifica”, ¿por qué afirmo esto? Porque el sistema obligatorio no está preparado para recibir la reinserción total de estudiantes. Entre el año 2010 y el 2015 existieron programas que atenuaron el alto índice de adolescentes y jóvenes que no se encontraban en el sistema, pero en la actualidad comenzó a crecer paulatinamente dicho proceso de abandono o desersión escolar. Este
abandono que se da en un 90% en la escuela secundaria.
¿Qué garantías debemos ofrecer para revertir dicho proceso?
Desde mi punto de vista, tenemos las GARANTIAS QUE LLAMO EXTERNAS, que tiene que ver con la obligación del estado hacia la escolarización de las personas menores de 18 años, y ahí puedo nombrar: infraestructura acorde para todos los actores educativos, capacitación docente permanente, sueldos docentes dignos, becas, transporte escolar,
acciones compensatorias dirigidas a los estudiantes más vulnerables, etc.
LAS GARANTIAS QUE PASO A LLAMAR INTERNAS, que tiene que ver con los actores institucionales, y ahí puedo nombrar: la reestructuración de los IFD (Institutos de Formación Docente) llevando la carrera docente hacia la universidad, produciendo un piso y no un techo en las acciones futuras del formador.
Los IFD no tienen que ser un pasaje más en busca solo de una salida laboral a corto plazo, la  carrera docente debe ser exigente, la trayectoria educativa de un futuro formador tiene que estar plagada de oportunidades de crecimiento profesional más allá del título de base.
El estado debe bregar por una continua y permanente actualización académica por parte del docente y lo más importante: debemos modificar el modelo enciclopedista, muchas veces homogéneo e íntegramente visual (pizarrón-cuaderno) que tan arraigado está en nuestra escuela, estamos atrasados en décadas, las prácticas educativas son en muchos casos iguales a las “IMPARTIDAS” EN LA DECADA DEL 80.
No hay posibilidad por parte del estudiante a investigar y hacerse propio su proceso de enseñanza-aprendizaje, DEBEMOS PASAR DE UN DOCENTE ACTUAL EXPOSITOR A UN DOCENTE TUTOR, un docente que guie al estudiante, pero que posibilite tomar varios caminos para llegar al final, un docente que potencie las habilidades “blandas” del estudiante: imaginación, curiosidad, creatividad, entre otras, un docente que se anime al
juego como herramienta de aprendizaje, un docente que transmita su verdad, pero sabiendo que no es la única, un docente que utilice la investigación y el conocimiento como puntapié inicial hacia el aprendizaje.
Dejemos de hacer catarsis y trabajemos ya, en cada lugar que nos toca, busquemos el camino, TRABAJEMOS BUSCANDO EL ÉXITO, y NO SOLO PARA EVITAR EL FRACASO, in corporemos compromiso, responsabilidad y sobre todo amor por lo que hacemos.
SI NOSOTROS (docentes, estudiantes, padres, actores externos, y Estado) LOGRAMOS ESE CAMBIO, los estudiantes que no son… dejarán de existir. Nunca más el titulo rutilante y doloroso “5 de cada 10 personas menores de 18 años, no termino la escuela secundaria”, nunca más la frase estadística “4 de cada 10 estudiantes secundarios repite más de una vez durante su trayectoria educativa”, nunca más…Solo así lograremos igualdad y equidad en las oportunidades para nuestros queridos estudiantes, sus hijos, sus nietos.
SOLO ASÍ. HAREMOS POSIBLE, MEDIANTE UNA MEJOR EDUCACIÓN, UN PAIS MÁS JUSTO, hasta pronto.

Acerca de Pedro Demarchi 5 Articles
Profesor Universitario en Educación Física en actividad en el aula académica. Universidad Autónoma de Entre Ríos, desde el año 2002, en la Cátedra Taller y Residencia en el Ámbito de la Educación no Formal, Profesor Adjunto, Cargo obtenido por concurso de antecedentes y oposición. Rector Titular de la Escuela Secundaria N° 10 "H.P. Vico" de la Ciudad de Gualeguay, Provincia de Entre Ríos. Cargo obtenido por concurso de antecedentes y oposición. Pos Titulo en Liderazgo Educativo, Universidad de San Andrés. Creador del Programa Institucional de innovación educativa "la experiencia de construir juntos", dicho programa obtuvo reconocimientos; declarado de interés educativo por el Consejo Deliberante de la Ciudad de Gualeguay, Mayo 2018. programa seleccionado para formar parte del Programa Provincial "secundaria se mueve" representando al departamento Gualeguay. Disertante en los talleres de capacitación organizados por el Instituto de Enseñanza Superior Leloir año 2019, Gualeguay, Entre Ríos. Disertante en el 2do Webinar representando a la Provincia de Entre Ríos, evento organizado por ECO Educativo. Columnista educativo del semanario "Gualeguay al día", escribe sobre gestión educativa, educación y sociedad.

2 comentarios en Los Estudiantes que no son…

  1. Excelente artículo que refleja la realidad de la educación en nuestro país, preocupante por cierto, pero a su vez genera, moviliza, involucra de alguna manera al educador para el compromiso en la transformación hacia la mejora

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*