Estado de abandono

Mónica Jara tenía 34 años de edad y era madre de dos hijas. Nacida en Río Negro, vivía junto a su compañero en la provincia de Neuquén, donde meses atrás había culminado los estudios de maestra de grado en un Instituto Superior de Formación Docente.

Estaba a cargo de estudiantes que cursan 6° y 7° grado de la Escuela Rural N° 144 (a 60 kilómetros de la localidad de Añelo).

El último martes 29 de junio, luego de su primera clase presencial, detectó una fuga de gas en un calefactor. Junto a los operarios Nicolás Francés y Mariano Spinedi, no logró evitar la explosión del edificio. Ellos murieron al instante, mientras la docente fue traslada de urgencia a un hospital de Mendoza, con el 90 % del cuerpo con quemaduras, además de tener comprometidas la vía área y pulmonar.

Finalmente, resultó imposible salvarle la vida. Dejó este mundo el pasado lunes 12 de julio; y como era de esperarse, su partida inspiró marchas, reclamos y pedidos de justicia, con una consigna que se ha vuelto habitual en las últimas décadas: “El Estado es responsable”.

La tragedia evoca dos sucesos: enluta nuevamente a Neuquén, que desde el asesinato de Carlos Fuentealba en abril de 2007 puso en el centro de la escena la precariedad en la que trabajan los docentes; y también se emparenta con la explosión en agosto de 2018 de la Escuela N° 49 de Moreno (provincia de Buenos Aires), que terminó con la vida de la maestra Sandra Calamano y el auxiliar Rubén Rodríguez.

Estos hechos, además de tristes y conmovedores, calan de manera profunda en la sociedad, porque dejan expuestas la falta de cuidado y atención en las políticas que deben garantizar el derecho de la educación.

Hay crimen social cuando las autoridades ignoran los peligros a los cuales se somete cualquiera de los ciudadanos.

No es accidente sino negligencia. En el rango de responsabilidades, el Estado ocupa un primer plano. Debe haber justicia para que no se vuelva a repetir.

Mónica vivía lo de muchas docentes que son madres y estudian: viajan a localidades cercanas por trabajo y se les dificulta recibirse.

Para graduarse, había realizado una investigación sobre las carencias de los docentes en las instituciones educativas.

Acerca de Adrián López Hernaiz 16 Articles
Docente y divulgador de Filosofía egresado en la UNLP. Estudiante de Posgrado en Ciencias Sociales por la misma institución; su tema a investigar se vincula con La Noche de los Lápices. Con Ediciones Masmédula (editorial independiente de La Plata) publicó dos libros: En 2014 escribió una obra de relatos llamada LAS PALABRAS QUE NOS TRAJO EL VIENTO (organizada en tomos: “Primavera”, “Verano”, “Otoño”, “Invierno”). Para 2016 presentó ALGO QUE SEPAMOS TODOS (textos de filosofía en dos volúmenes: “De la caverna al sol”, con contenido más humanístico; “De la lupa al telescopio”, orientado a las ciencias). Esta producción ha sido difundida en ámbitos académicos de México y Uruguay; circula por escuelas, institutos de formación docente y una materia de didáctica de una universidad nacional del país. Actualmente, el autor trabaja en un libro basado en entrevistas a gente del arte, la ciencia, la cultura; así como también a activistas de derechos humanos y demás referentes que contribuyen a un mundo mejor. Su exposición está prevista para fines de 2020. Se desempeña como docente en escuelas primarias y secundarias; también en nivel universitario. Participa de Jornadas y Congresos a nivel nacional e internacional. Es columnista del programa radial “El Buscador”, que se emite por La Redonda (FM 100.3) de la ciudad de La Plata. También, colabora con textos para la revista digital educativa “El Arcón de Clio” y el portal de noticias “Miravox.info”.
Contacto: Sitio web

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*