En agosto de 2023 el Gobierno nicaragüense ordenó la confiscación y cierre de la Universidad Centroamericana (UCA). Nicaragua

Loading

En agosto de 2023 el Gobierno nicaragüense ordenó la confiscación y cierre de la Universidad Centroamericana (UCA). El argumento para hacerlo, que esta universidad era un “espacio que promueve el terrorismo”, es muy similar al que esgrimieron los gobiernos militares centroamericanos que agredieron a la Universidad de El Salvador (UES) y la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC) durante el conflicto armado de la década de 1970 y 1980. Parece sintomático de los regímenes totalitarios de la región el ataque a las universidades, acusándolos de ser centros subversivos.

La UCA nació en 1960 como parte del proyecto cultural del Partido Conservador y el círculo de intelectuales conservadores agrupados en el jesuita Colegio Centroamérica de Granada. Fue un espacio de pactismo entre los conservadores y el gobierno de Luis Somoza Debayle, convirtiéndose en una opción educativa frente a la radicalización política del estudiantado de la estatal Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN). Dentro del ambiente de Guerra Fría, la UCA inició como un centro marcadamente anticomunista y antirrevolucionario, con la misión de transmitir un sistema de valores católico y nacionalista a los futuros dirigentes que promovían el modelo desarrollista en el país.

Hacia la década de 1970, después del terremoto de Managua, la universidad transitó a una posición más crítica de la realidad social, mediante un cristianismo más identificado con las necesidades de los excluidos y una denuncia constante de las desigualdades presentes en el país. Pensada como una universidad elitista, esta década significó el planteamiento de una paradoja. En tanto la UCA se consolidaba, entraban a sus aulas jóvenes provenientes de las capas más pudientes de la sociedad nicaragüense. A su vez, el movimiento estudiantil se fue identificando cada vez más con la oposición política contra Somoza y muchos de sus cuadros se sumaron al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Para estos jóvenes de la élite, cabe destacar de la élite conservadora, esta incorporación fue la continuación de la tradición antisomocista armada iniciada por sus padres y abuelos décadas antes.

Con el triunfo de la revolución en julio de 1979, la UCA se sumó al nuevo orden con la premisa de crear una cultura al servicio de las clases populares y con la meta de formar a los cuadros técnicos y profesionales necesarios para echar a andar al proyecto revolucionario. Varios de los docentes de esta universidad se sumaron a la burocracia del nuevo gobierno y la oferta académica se adecuó para enfrentar la nueva política estatal, en especial la aplicación de la Reforma Agraria. Muchos de sus estudiantes, muy influenciados por la Juventud Sandinista 19 de Julio (JS-19 Julio), participaron en grandes movilizaciones como la Cruzada Nacional Alfabetizadora (CNA) y las campañas de cosecha de café y algodón. De esta manera, este centro de estudios logró sintonizar su vocación cristiana con los postulados de la revolución, pues sus autoridades leyeron en esta un verdadero proyecto popular.

A pesar de este legado, la UCA se sumó a la lista de antiguos aliados que ahora, por el autoritarismo de la dupla Ortega-Murillo, se convirtieron en los nuevos enemigos del sandinismo. A la experiencia de excomandantes como Dora María Téllez y Hugo Torres e intelectuales como Sergio Ramírez y Gioconda Belli se suma la UCA, un espacio que fue fundamental para la defensa de la revolución en la década de 1980, transformada ahora en un supuesto “centro de protección de golpistas” en el siglo XXI.

Fuente: https://semanariouniversidad.com/opinion/el-cierre-de-la-uca-y-la-amnesia-sandinista/

Foto del avatar
Acerca de Clio Comunidad 1272 Articles
La revista educativa Arcón de Clio ofrece esta sección a la comunidad para dar a difusión todo lo referente a la educación desde proyecto de autoridades nacionales, provinciales, municipales, organizaciones internacionales, Ongs, ect. Lo hacemos para seguir generando un compromiso con la educación. Esta sesión va dedicada especialmente a esas personas que día a día suman educación, que s ecomprometen con el futuro del país. La educación es una tarea que no se hace en soledad por lo tanto los invitamos a dar divulgación. La via de contacto es el correo de la revista.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*