El arte está y es, es y está

“Indiferente es para mí por donde empiece, pues allá retornaré de nuevo.”
Parménides

Etimología de algunas palabras. El arte está y es, es y está.

Los griegos habían adelantado la existencia del arte con sus musas, necesarias para provocar que el arte se suceda:
“Calíope: Musa de la elocuencia y de la poesía épica. Sus diferentes representaciones artísticas son una corona de laureles, un libro, una tablilla, un estilete y una trompeta. Clío: Es la musa de la historia. Sus diferentes representaciones artísticas son una corona de laureles, un libro o un pergamino, una tablilla, un estilete y un cisne. Erato: Es la musa del arte lírico de la elegía. Sus representaciones artísticas con una lira, una viola y un cisne. Euterpe: Es la musa de la música. Su representación artística suele ser una flauta (simple o doble).Melpómene: Es
la musa de la tragedia. Se representa con una corona, con una espada o con una máscara trágica. Polimnia: Es la musa de la retórica. Se representa con un gesto serio y con un instrumento musical (normalmente un órgano). Talía: La musa de la comedia. Normalmente se la representa con un instrumento de música (generalmente una viola), una máscara cómica y un pergamino. Terpsícore: La musa de la danza. Se la representa con un instrumento musical
de cuerda: una viola o una lira. Urania: La musa de la astronomía y de la astrología. Es representada habitualmente con un compás, con una corona de estrellas y con un globo celeste.”
Imagino el arte como un gran cuarto dentro de la mente, con luz más o menos tenue, encendida o apagada, con sombras en la penumbra (no las sombras de la caverna). Pero aquel (cuarto), está. No cuarto por partición fraccionaria matemática sino por el cumplido de habitación. Retomo aquel, “está”. Estar (stare) desde la inmovilidad (pero no quietud), sedere “estar sentado”. Porque más allá del atributo de cuarto, conforma la gran planta cognitiva del hombre.
No se puede no entender el arte, no como un atributo en sí mismo o aislado, sino como cuarto necesario por donde todos entran en algún(os) momento(s) del trayecto de vida. Desde la infancia hasta los últimos momentos de nuestra vida, se hace con arte que todo hecho sea significativo, creativo y haga feliz. Porque la felicidad, es la cuna donde los hombres descansan yacidos de una combustión de confianza y motivación. Porque cuando hay confianza,
no hay control de unos sobre otros.
Estar no supone estrictamente estar esclavo, preso y/o encerrado. Pero, estar como estado de libertad, el arte está, expresado en libertad. No comprendo por cuarto una situación de encierro, sino de espacio racional y subjetivo de estado de libertad. En la filosofía moderna se entiende al hombre como antropocéntrico, y hay dos posturas que han generado dos líneas de pensamiento sobre la libertad en tanto el uno y los otros: por un lado entender a la libertad en un estado abierto a los otros y por el otro lado, ese otro como límite de mi libertad. Este determinismo llevó a los pensadores a objetivar posturas. Kant, agrega a la idea de los otros, a la naturaleza.
Pues si una rama cae sobre un hombre y éste muere, cuál es el la moral hacia la rama que mató.
Dicho de esta manera, si un hombre mata a otro hombre, entiendo que es un ente natural, carecería de sentido la conciencia moral. Qué quiero decir con esto, que la libertad supone, el abrigo de la moral, para todos los hombres equitativamente, más allá de pertenecer al reino animal (natural). Pero, cuando hablo de libertad de arte, se sucede la libertad de expresión creativa que no necesariamente la entrecruzaríamos con el peligro. Puesto que en las obras
artísticas existe intensión y un fin pensando a priori, con contemplación a posteriori. Ser artista o genio (Kant) “es un (dote natural) que le da regla al arte”, por ello y continuando con la crítica de Kant, el arte no se aprende, sino que esa facultad le pertenece por hecho de ser naturaleza misma. Todos somos artistas, algunos con el cuarto más o menos encendido, pero la naturaleza misma la poseemos todos. Se escucha un sonido de lejos, dos mujeres mueves sus hombros, una de ellas tararea una canción, de pronto los pies vibran y gravitan (Kusch) el suelo donde  viven. El deseo de felicidad se aproxima, y esas mujeres han decidido pasar al cuarto del arte, se motivan, se alegran, algo en ella las recorre, la empírea de sus pasos y el desmedro de todo lo que las afectaba negativamente. Por otro lugar y momento, un hombre sale a apagar sus camiones de trabajo al monte, se detiene porque observa en el horizonte cómo las nubes de confunden con la figura de los pájaros, más allá detecta un atardecer de tinte anaranjado,
rápidamente se le eriza la piel, lo retoma a un estado de contemplación y admiración ante la inmensidad de la naturaleza, se siente acobijado pero a la vez desprovisto de cualquier techo, el límite, el cielo. En ese momento el hombre entra al cuarto del arte, motivador, provisto de los sentidos. Se retira el hombre a su casa, y algo lo movilizó. El arte es espontaneo porque el arte está, quieto esperando ser. Ser, la fusión de los verbos en latín esse (ser) y sedere (estar sentado), sedere- seer- ser. Ego sum, yo soy. Nos sumus, nosotros somos. El arte está y es, es y está, porque no depende de una cronología jerarquizada de cual llega primero, sino de cómo yo y nosotros lo dejamos pasar al cuarto del arte, si encendemos o no la luz. El arte, está y es, es y está, cada cual lo sentirá y expresará de una u otra manera, pero, es menester aceptar que nos representa como hombres, abiertos, libres y disponibles al relato que el arte comprende.

Continua el 18 de julio

 

Acerca de Victoria Larrosa 8 Articles
Lic. en Educación con mención en organización y conducción de Instituciones Escolares. Profesora de Artes Visuales. Lic . Educación en UNQui. Maestría en Política y Administración de la Educación en UNTREF. Posgrado en FLACSO en Gestión de Educativa Ministerio de Educación del Gob. de la Ciudad de Buenos Aires, Gerencia Operativa del Curriculum. Subsecretaría de Ed. de la Municipalidad de Lomas de Zamora. Profesora en Primario, Secundario, Experiencia en Terciario.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*