27 de noviembre: 50 años de la Educación para Adultos

Loading

A lo largo de la historia del Sistema Educativo Nacional, el lugar de la “educación de adultos” fue cambiando, al igual que las características de las políticas implementadas en relación con la actual modalidad de Educación Permanente de Jóvenes y Adultos.
La Educación Formal de Adultos en la jurisdicción bonaerense se inicia con la creación de la Dirección General de Escuelas durante la gestión de Domingo Faustino Sarmiento. Desde sus comienzos funcionó como el tercer turno,en turno vespertino, de las escuelas primarias comunes, brindando una oferta educativa de terminalidad de este nivel a las personas adultas que no habían podido culminar su escolaridad primaria.
Fue el 27 de noviembre de 1973, durante la Presidencia de Juan D. Perón, la fecha de creación como rama técnica específica, designada como “Dirección de Educación de Adultos” – por Decreto Nº 4626/73 , dependiente de la Subsecretaría de Educación. Esta decisión de política educativa implicó alcanzar la autonomía y el consecuente funcionamiento de Escuelas y Centros de Educación de Adultos (C.E.A.) con independencia de las Escuelas Primarias para niños y la cobertura de cargos directivos y cuerpo de supervisión propios.
Durante la Dictadura Militar, fue gravemente atacada, hubo desapariciones, destierros y cesantías de maestros, alumnos, referentes institucionales y comunitarios; cierre de servicios educativos, anulación de propuestas metodológicas en el campo pedagógico–didáctico específicas para esta educación, basadas en los postulados de la pedagogía emancipadora; prohibición del desarrollo de clases a partir de propuestas grupales de trabajo;instalación impuesta del aprendizaje basado en la enseñanza individualizada; desamparo gremial, congelamiento político–cultural de todas las potencialidades articuladoras y hacedoras de experiencias de cambio social; exclusión de vastos sectores sociales de los beneficios educativos a partir de la no apertura de escuelas y centros aún cuando la necesidad estaba presente; prohibición de publicaciones de textos académicos y líneas de investigación aplicada; establecimiento de planteles de conducción de la Educación de Adultos (Inspectores de Área y Jefes de Región) que no provenían de esta modalidad y cuyo único propósito era controlar, cesar e invisibilizar a los actores y escenarios donde se llevaban a cabo los procesos educativos.
La creación de la Dirección Nacional de Educación del Adultos (DiNEA) en el año 1968 fue un punto de inflexión en la historia y organización de las políticas educativas destinadas a la educación secundaria de los jóvenes y adultos. En el marco de dicha Dirección, en 1970 se crearon los Centros Educativos de Nivel Secundario -CENS.(Resolución Nº 1.316/70) con carácter experimental y dirigidos a trabajadores mayores de 18 años que no hubieran completado la escolaridad de este nivel. Se priorizó que los CENS brindaran formaciónprofesionalizante y funcionaran en los lugares de trabajo, por lo cual se firmaron convenios con empresas, sindicatos, organizaciones provinciales y municipales, organizaciones de la sociedad civil, entre otros.
De este modo, se alentó laparticipación de las “entidades conveniantes” en la definición del área profesional del plan de estudios.

Es importante destacar que recién en el año 1973 los CENS certificaron el Nivel Secundario, posibilitando así que los estudiantes pudieran continuar estudios superiores (Resolución Nº 890/73). Además de estas ofertas nacionales, los gobiernos provinciales desarrollaron iniciativas propias homólogas.
En el año 1976, se produce la intervención de la DiNEA. Desde ese momento, y focalizando en el Nivel Secundario, las estrategias vinculadas a los CENS se orientaron a restarle el fundamento político transformador y vinculado con el trabajo, y se trató de considerar a sus alumnos sólo de “escolarizarlos”.
Con el retorno a la vida democrática en 1983, se inicia un proceso de reconstrucción de lo que fue fundacional de la Educación de Adultos, posibilitándose el fortalecimiento de la Modalidad con una visión integradora e integral de la problemática.
Este desarrollo inicial que abarcó sólo al nivel primario de enseñanza, con el correr de los años amplió las oportunidades educativas con otros niveles y modalidades:
Formación Profesional (1983) y Nivel Medio para Adultos (1993). La incorporación de Formación Profesional fortaleció la concreción de una propuesta basada en la educación para el trabajo Asimismo, la instalación de una nueva forma de pensar y concretar el proyecto educativo: la intersectorialidad e interinstitucionalidad, dio lugar al inicio de un trabajo articulado con diferentes actores sociales.
Un hito importante para la modalidad fue la implementación de la Resolución Nº 68/87 como norma reguladora de la misma. Se elaboraron lineamientos curriculares con adecuaciones para la educación en contextos de encierro (“Educación para la libertad”), propuestas metodológicas para cada uno de los ciclos y contextos, la instalación del diagnóstico, la planificación y evaluación participativa, entre otros. No ha sido menor, el mérito de la conformación de Consejos Consultivos en la totalidad de los servicios educativos constituyendo verdaderos órganos de participación de docentes, alumnos, instituciones y comunidad. En este sentido la Modalidad de Adultos fue pionera en la implementación de una experiencia que fue retomada, fortalecida y legitimada en 1988 con los Consejos de Escuela y, posteriormente, en las Mesas de Gestión Interinstitucional,de las cuales fui protagonista.
En este proceso de construcción socio-histórica fue tomando forma un dispositivo escolar inclusivo, con características flexibles y una normativa (la Resolución Nº 68/87) que abrió la posibilidad a la generación de sucesivas rupturas con los determinantes duros de la escuela tradicional.
En los inicios de los años 90, la transferencia de los servicios educativos nacionales a las provincias y a la Ciudad de Buenos Aires (Ley Nº 24.049/92) culminó con el proceso de descentralización administrativa de todo el sistema educativo nacional, incluidas las ofertas de Educación de Jóvenes y Adultos. En el marco de Ley Federal de Educación Nº 24.195/93 (LFE), la Educación de Jóvenes y Adultos fue considerada como “régimen especial”, asignado también a la Educación Especial y a la Artística. Esta decisión profundizó su desjerarquización al interior del sistema educativo.
Esta segunda etapa de Transferencia de Servicios Educativos Nacionales a la Jurisdicción Provincial, dio lugar a la incorporación de los C.E.N.S. y del Programa Bonaerense de Alfabetización y Educación de Adultos, experiencias que
completan el espectro formativo para los jóvenes y adultos y permiten, posteriormente el desarrollo de otras propuestas valiosas tales como la terminalidad bajo el sistema semi-presencial y el Programa de Alfabetización.
En cuanto a los planes de estudio, en la Provincia de Buenos Aires, en 1995 se avanzó hacia una relativa homologación de las ofertas de la Modalidad, al aprobar un único Plan de Bachillerato para Adultos, de 3 años de duración, aplicable a los Bachilleratos Nocturnos y a los CENS (Resolución DGCyE Nº 6.321/95).
En el año 2003, cabe destacar el surgimiento de los Centros de Orientación y Apoyo (COA), que tienen como propósito promover la finalización y acreditación del nivel secundario.
La Ley Nacional de Educación Nº 26206 sancionada en el año 2006 (LEN), ratifica el carácter federal de la educación estableciendo que tanto el Estado Nacional como las provincias tienen la responsabilidad principal e indelegable de proveer una educación integral, permanente y de calidad para todos los habitantes de la Nación, garantizando la igualdad, gratuidad y equidad en el ejercicio de este derecho. En el artículo 48 de dicha ley, en relación con la organización curricular e institucional de la modalidad Educación Permanente de Jóvenes y Adultos (EPJA), enuncia los siguientes objetivos:

a) Brindar una formación básica que permita adquirir conocimientos, desarrollar las capacidades de expresión, comunicación, relación interpersonal y de construcción del conocimiento, atendiendo las particularidades socioculturales, laborales, contextuales y personales de la población destinataria.
b) Desarrollar la capacidad de participación en la vida social, cultural, política y económica y hacer efectivo su derecho a la ciudadanía democrática.
c) Mejorar su formación profesional y/o adquirir una preparación que facilite su inserción laboral.
d) Incorporar en sus enfoques y contenidos básicos la equidad de género y la diversidad cultural.
e) Promover la inclusión de los/as adultos/as mayores y de las personas con discapacidades, temporales o permanentes.
f) Diseñar una estructura curricular modular basada en criterios de flexibilidad y apertura.
g) Otorgar certificaciones parciales y acreditar los saberes adquiridos a través de la experiencia laboral.
h) Implementar sistemas de créditos y equivalencias que permitan y acompañen la movilidad de los/as estudiantes.
i) Desarrollar acciones educativas presenciales y/o a distancia, particularmente en zonas rurales o aisladas, asegurando la calidad y la igualdad de sus resultados.
j) Promover la participación de los/as docentes y estudiantes en el desarrollo del proyecto educativo, así como la vinculación con la comunidad local y con los sectores laborales o sociales de pertenencia de los/as estudiantes.

k) Promover el acceso al conocimiento y manejo de nuevas tecnologías.
La Ley de Educación Provincial Nº 13688 del año 2007 la incluye, de acuerdo con los términos del artículo 17 de la LEN, dentro de las siete modalidades. Al mismo tiempo, define “ámbitos de desarrollo de la educación”, que son las tramas del espacio público de base física o virtual en las que se articulan trayectorias educativas de todos los Niveles y Modalidades a través de diferentes vinculaciones entre sujetos situados, dispositivos institucionales, recursos culturales y ambientes. Estos ámbitos combinan simultáneamente la atención y el reconocimiento particular a los sujetos en sus contextos ambientales de pertenencia junto con el cumplimiento de la escolaridad obligatoria o formación específica.
La consagración jurídica de la obligatoriedad del Nivel sin duda dio impulso desde el año 2007 a la regularización o creación en la Provincia de un Programa que establecía planes de estudio de Bachilleratos para Adultos caracterizados por su carácter “a distancia con modalidad semipresencial” y por presentar una especialización profesio-nal específica y ser gestionados en los espacios laborales de los sectores gubernamentales conveniantes.
Es así que, mediante la Resolución DGCyE Nº 737/07 se aprueban:
• Bachillerato para Adultos a Distancia con Orientación en Economía y Gestión de las Organizaciones (Especialidad en Gestión de Microemprendimientos destinado a beneficiarios de planes de empleo, y Especialidad en Gestión de Organizaciones Públicas orientado al personal de la administración pública provincial)
• Bachillerato para Adultos a Distancia con Orientación en Humanidades y Ciencias Sociales (Especialidad en Seguridad Pública destinado al personal policial bonaerense, y Especialidad en Gestión de Políticas Públicas orientado al personal de la administración pública provincial)
• Bachilleratos Especializados en Enfermería y en Información y Gestión a ofrecerse en los CEBAS del sector salud.
Estas propuestas preveían una duración de tres años, una organización curricular modular y el acompañamiento de los estudiantes mediante materiales (libros) de apoyo diseñados por el Área y tutorías académicas de orientación y de seguimiento.
Fuentes de la DGCyE informaron oportunamente que en 2007 fueron incorporados al Nivel Secundario 2.500 policías, 1.100 empleados de la Administración Pública Provincial y 160 agentes del Servicio Penitenciario Provincial, Sindicatos y Empresas.
En el año 2008 la articulación entre el Plan Nacional FinEs y los COA da origen al Plan Provincial de Finalización de Estudios y Vuelta a la Escuela, que tiene como propósito facilitar la inclusión de aquellos sujetos que no completaron su escolarización de acuerdo a los trayectos teóricos definidos por el sistema educativo.
En la provincia de Buenos Aires, se tuvo que esperar hasta el 2017 para que se produjera la actualización del Diseño Curricular para la Educación Primaria de Adultos, después de 30 años. Hecho histórico y significativo que se llevó a cabo con otras series de acciones que dejaron huella en la Modalidad.
En este año, los Bachilleratos de Adultos de la Dirección Provincial de Educación Secundaria y los Bachilleratos con Orientación Tecnológica (BAOT) dependientes de la Dirección de Educación Técnica (Bachilleratos Juveniles con Orientación Tecnológica).por Resoluciones N° 1657/17 y 327/17 se dispuso su traspaso a la Modalidad. Asi , la matrícula con 18 años y más, procedente de la Dirección Provincial de Educación Secundaria, quedaba absorbida por
la DEJAyAM en los nuevos CENS. El cambio de dependencia generó otras políticas como la apertura de Aulas de Aceleración, una estrategia de reingreso y aceleración del Ciclo Básico del Nivel Secundario y/o la apertura de secciones para el Ciclo Superior en el turno correspondiente a la demanda establecida (Disposición DGCyE N° 33/18).
En cuanto al Diseño Curricular para el nivel Secundario,el Consejo General de Cultura y Educación lo aprobó en sesión del 8 de noviembre de 2022.Esta organización curricular tiene continuidad con la propuesta para la Educación primaria de Jóvenes y Adultos de la provincia de Buenos Aires. (Resolución CGE N° 45/17) y recoge procesos y documentos preliminares desarrollados en 2019, con el objeto de plasmar la Propuesta Curricular del Nivel Secundario de la Modalidad. Se elaboró también como respuesta a la experiencia que se deriva de la Resolución DGCyE N° 6321/95 (Plan de Estudios de CENS vigente), la Resolución N° 1121/02 y la Resolución N° 1782/98 (Plan de Estudios de CEBAS), la Resolución CFE N° 127/10 (Documento Base para la Educación en Contextos de Privación de la Libertad en el sistema educativo nacional) y propuestas programáticas, como el FinES (Resolución DGCyE N° 3520/10)

Hasta aquí un poco de la vasta historia que tiene la Educación de Jóvenes, Adultos y Adultos Mayores, rica en momentos importantes, como construcción histórica de estos 50 años de una Modalidad, muchas veces postergada por los decisores en materia educativa.
Ahora bien, vayamos a los números. Según un estudio, 1 de cada 5 egresados termina la escuela en secundaria para adultos. La matrícula de egresados bajo esta modalidad se duplicó entre 2001 y 2022. La mayoría de quienes terminan de forma extendida son menores de 29 años. Las provincias donde más creció la graduación son Chaco, Jujuy, San Luis, Corrientes y Salta.
Esta modalidad abarca dos circuitos: por un lado, las escuelas destinadas a jóvenes y adultos (CENS) y, por el otro, los programas de terminalidad educativa como FinES.
Los datos surgen del informe “Terminalidad extendida: secundaria de jóvenes y adultos”, del Observatorio de Argentinos por la Educación, y muestra que aún hay una elevada proporción de la población destinataria de esta modalidad que sigue fuera de la escuela: solo en el rango etario de 18 a 29 años, hay 1.094.065 personas con secundaria incompleta.
Las provincias donde más aumentó la cantidad de egresados de la modalidad de jóvenes y adultos entre 2001 y 2022 fueron Chaco (960%), Jujuy (857%), San Luis (383%), Corrientes (357%) y Salta (291%).

El presente de la Educación de Jóvenes, Adultos y Adultos Mayores en la provincia, los encuentra realizando acciones territoriales que hacen que la Modalidad se visibilice, y así para lograr que más jóvenes,adultos y adultos mayores alcancen la terminalidad primaria o secundaria, pensando en trayectorias educativas que alguna vez se vieron truncadas y que desde esta modalidad educativa encuentran la segunda oportunidad,  se les restituya ese derecho que se vió cercenado en alguna etapa de su vida, esa asignatura pendiente…
Estos 50 años, marcados por una historia que hizo posible que muchos bonaerenses alcanzaran su tan ansiado sueño
de la terminalidad educativa, son para celebrar. Los hechos hablan y sobran los testimonios. Muchas veces producto del trabajo que realizan sus docentes. Siempre digo que aquí, más que en otros lugares del sistema educativo, debe ponerse pasión y que todo pasa por el corazón. El docente de esta Modalidad es un distinto. Hace a la diferencia y ello redunda en vínculos realmente fuertes y duraderos.
Según el Censo 2022 somos un país “libre de analfabetismo” con sólo 1,9% de personas que no saben leer ni escribir. Pero el sistema educativo se ha encargado de generar analfabetos funcionales…y en esta problemática, la Modalidad ha marcado la diferencia. Porque siempre ha respondido a aquellos que acudían a sus aulas ,siendo analfabetos funcionales Según la UNESCO: aquellos que, aún sabiendo leer y escribir frases sencillas, no domina la técnica de la lectoescritura.
Más allá de la función que le cabe a la Educación en general, la Educación de Jóvenes, Adultos y Adultos Mayores, es

garante de acceso, permanencia y egreso con saberes, desde propuestas alfabetizadoras y de continuidad pedagógica en estudios primarios y secundarios; además de producir aprendizajes, crear lazos sociales significativos de reconocimiento, valoración y cuidado, con impacto en las trayectorias de vida de adolescentes, jóvenes y adultos,restituyendo el derecho a la inclusión de todos los estudiantes al Sistema Educativo bonaerense.
Dicen que 30 años no es nada…50, son muchos y mucho camino recorrido. Al wscribir esta nota, se me vienen a la mente muchos momentos,anécdotas, rostros, historias, estudiantes que me hicieron felíz y con quienes pude compartir mi hacer diario.
Para cerrar esta nota, y tomándome la licencia de mis 30 años transitados en esta Modalidad, a la que amo, me permito compartir esta frase del gran Paulo Freire, tan significativa,en homenaje a los maestros que se desempeñan en la Educación de Jóvenes, Adultos y Adultos Mayores:

El maestro es, por supuesto, un artista, pero al ser un artista no significa que él o ella puede hacer el perfil y dar forma a los estudiantes. Lo que hace el educador en la enseñanza es hacer posible que los alumnos se conviertan en sí mismos.

Foto del avatar
Acerca de Marcela Abete 14 Articles
Necochea, provincia de Buenos Aires, Argentina. Licenciada en Educacion. Diplomada en Políticas Públicas con enfoque de Derecho. Actualmente cursando la Maestria en Gestión y Gobierno de la Educación. Diplomada Superior en Enseñanza en Entornos Virtuales Académica IIBEC Paulo Freire de México. Asesora educativa. Capacitadora Ex Inspectora  de Enseñanza en la Dirección de Educación de Adultos y Formacion Profesional de la Provincia de Buenos Aires Maestra Normal Superior. Profesora Especializada en Educación de Jóvenes y Adultos con Postitulo de actualización académica para docentes de Educación de Jóvenes, Adultos y Adultos Mayores. Bibliotecaria Escolar. Archivista. Coordinadora Académica y profesora en Nivel Superior

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*