Un enigma llamado Delfina

Recuperando el protagonismo histórico de la mujeres. La historia de las mujeres en general constituye una parte del relato mayor que es la historia de la humanidad, pero hasta hace poco tiempo ésta había sido considerada sólo a partir de la experiencia de los varones, solo ellos.

En la historia las mujeres teníamos como único fin el de ser madre para realizarnos, educar a nuestros hijos, como transmisora de la educación y la moral y si no queríamos esto como designio estaba el ser monjas estos ser monjas.
A lo largo de la historia de la humanidad encontramos muchas sociedades donde las mujeres fueron consideradas inferiores respecto de los hombres, por esto siempre nos hemos visto sometida a la lucha por superar la exclusión, la desigualdad ante los hombres y también por integrar plenamente la sociedad y la política y los aspiraciones de esa sociedad. Aristóteles consideraba que la mujer estaba sometida al hombre, pero se encontraba por encima de los esclavos, a este señor Aristóteles lo contrasto Aristófanes con Lisitratas y la primera huelga de mujeres en tener sexo.

En el estudio de la prehistoria se dio por hecho que todas las figuras humanas sin rasgos sexuales ni masculinos ni femeninos eran varones y se adjudicaron al varón todas las funciones representadas, llegando a la conclusión de que la mujer que tenía menos presencia, ocupaba un rango jerárquicamente menor en esas sociedad.

La historia como ciencia casi siempre fue escrita por los hombres por lo tanto parece que no cumplimos un papel muy importante en ella solo algunos pocos nombres han trascendido en la historia mundial como Cleopatra, La virgen María, Juana de Arco ah.. y alguna reina europea creando así una historia casi oficial de que los hombres copaban toda la propia historia. En nuestro país son unas pocas que no han sido calladas por la historia y sobresalen como la promocionada Mariquita Sánchez de Thompson, Macacha Güemes, Juana Azurduy, Remedios de San Martín y…..

Algunos hechos para saber contrastando lo ante dicho: Nuestras primeras antepasadas aprendieron a preparar barro y hornear, a ellas les debemos el poder alimentar a la humanidad con la aparición de la agricultura en el neolítico.
En Mesopotamia antigua las mujeres no estaban sometidas a los hombres, sino que gozaban de un cierto estatus de igualdad. En el famoso Código de leyes de Hammurabi las mujeres disfrutaban de importantes derechos. En La Edad Media, las cosas se pusieron más estrictas y definitivas para la historia de la mujer dentro de la historia. El mundo se consolidó como un todo, en el que los hombres eran el centro.

Hoy me llama la historia de “La Delfina” una mujer que fue amante del caudillo entrerriano Pancho Ramírez, bella y enigmática.
Francisco “Pancho” Ramírez, entrerriano de nacimiento, fue un caudillo con todas las letras en los incios del siglo XIX. Se enroló temprano en las filas de José Artigas, cuando el caudillo oriental encabezaba la resistencia a la dominación española en su patria y, más tarde, a los portugueses que pretendían hacer cabecera de playa en la región a partir de Colonia del Sacramento.
Las mujeres siempre marcaron la historia y se pusieron en marcha con sus propios caminos, puesto que ocupan cargos públicos por derecho propio. El papel de las mujeres argentinas en esa época del convulsionado siglo XIX, obedecía en una sociedad patriarcal, y era un rol totalmente subordinado.

El caudillo entrerriano cae subyugado por esta mujer, una mujer que fue decidida, que quería tener un papel en la historia, que contrasta con su conservadora prometida Norberta Calvo. Norberta, una mujer de la sociedad y que a la luz de la historia es la víctima de Pancho bien del Entre Ríos conservador, una chica de bien y de la elite de la provincia, hermana de uno de sus mejor amigos, esperaba con el ajuar listo el casamiento.

La Delfina se convirtió en la compañera inseparable de Ramírez en los tiempos de guerra, todavía hoy ofrece un misterio sobre su origen y procedencia. Se dijo que era hija bastarda de un virrey brasileño, criada en el campo al sur de Brasil, en Rio Grande do Sul, por una familia de ricos estancieros, y que en la adolescencia se fue tras uno de esos familiares adoptivos a combatir en la campaña contra José Artigas y Andresito. Era mujer de armas tomar y conocía las hazañas de don Pancho. Otros la han llamado María Delfina.
Las mujeres de principios del siglo XIX vivían circunscritas al espacio privado, de forma que solo tenían dos opciones respetables: el matrimonio o el convento.

Lograda la independencia en el siglo XIX, las mujeres participaron de manera decidida, incluso en acciones militares y de liderazgo. Sin embargo, no tuvo como resultado mejoramientos sustantivos en su condición y, más aún, apenas han sido registrados., no había un ideal de feminismo. En el siglo XIX no era admisible que una mujer pudiera valerse por sí misma y fuera independiente del hombre.
Suele decirse que el amor es más fuerte. Al menos para Pancho Ramírez debió serlo. Según parece, en medio de aquella enloquecida carrera en la que estaba a punto de escapar una vez más de las garras de sus enemigos, imprevistamente, detuvo su caballo y volvió a grupa a los perseguidores, y los enfrentó para que Delfina, que se había rezagado, pudiera ponerse a salvo, es la tragedia del Rio Seco. Ella, con la ayuda del fiel Anacleto Medina, logró huir, pero él no pudo escapar a la muerte.
La delfina participo en el proceso histórico en el que vivió, equivocada o no, dejo su huella y merece ser conocida, era complicado nacer mujer pero hizo patria entre varones.

Fue el trabajo de estas mujeres para hacerse camino en la historia y en la política lo que posibilitó que tomaran un lugar protagónico en ella, y no solo secundario, y que forzaran el curso de la historia para aceptarlas a ellas. Somos mujeres iguales ante todo.

Daniela Leiva Seisdedos
Acerca de Daniela Leiva Seisdedos 248 Articles
Profesora de Historia. Consultora Educativa. Premio UBA 2016 ganadora al premio sobre divulgación de contenidos educativos 2016. Autora de los Manuales para docentes en Construcción de Ciudadanía 1, 2 y 3. Editorial Alfaomega. ISBN 978-987-3832-24-6 Blog recomendado por Santillana de Argentina. 2016. Ciencias Sociales. Colegio Nuestra Señora de Lourdes, La Plata. Experiencia destacada REDEM (Red Educativa Mundial) 2014 y 2015. Ganador de la I Mención en la Categoría Blogs en el Aula / Escuelas Secundarias Premios UBA 2014. Finalista de los Premios Espiral 2014. Premio UBA Ganador Mejor Contenido Educativo en Blog en os Premios UBA 2013. Reconocimiento en el portal EducAR al trabajo realizado en el blog Clio y sus Secretos. Distinguida por el Diario Clarín entre los 13 docentes del año 2013. Nombrado entre los 10 blog favoritos 2013 Editores de Santillana España. Ganador de la II Mención en la Categoría Blogs en el Aula / Escuelas Secundarias Premios UBA 2012. Docente del Mes 2012 Editores de Santillana Argentina. En Argentina columnista en CadenaBA y El Palomar Diario.  En España columnista en las revistas online INED 21, “Intrahistoria” y “Papel de Periódico”. Tutora y Moderadora en entornos virtuales (Moodle). En el suplemento Educación del Diario Clarín se publicaron varias notas periodísticas tanto en la versión digital como en la de papel. Recomendada en España por su trabajo docente en "sus contribuciones a la comunidad educativa" Editores de Santillana España. Especializada en aprendizaje cooperativo-colaborativo en el uso de la TIC. Taller Pre Universitario 2016 sobre Pensamiento Social en el Colegio San Cayetano, La Plata. Profesora de Historia en los Colegios Nuestra Señora de Lourdes y San Cayetano de La Plata. Lema: "La Educación como meta".

2 comentarios en Un enigma llamado Delfina

  1. muy lindo post.
    Ahora comprendo el significado de muchos lugares de mi ciudad que se llaman La Delfina (y no los había relacionado con esta brava mujer)!
    Bss

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*