¡Sí… Soy MAESTRO!

Primer día2Cuenta la historia que “El Gran Magistrado Pericles”, importante influyente político y orador ateniense, 495 a. C – 429 a. C, en cierta ocasión mandó a reunir a todos los genios y artistas que habían contribuído a engrandecer Atenas.


Llegaron arquitectos, ingenieros, astrónomos, guerreros y filósofos.
Pericles notó una gran ausencia, faltaban los pedagogos, personas muy modestas que se encargaban de llevar a los niños por el camino del aprendizaje.
-¿ Dónde están los pedagogos? Preguntó. -No los veo. Vayan a buscarlos.
Cuando llegaron les dijo: – Aquí se encuentran los que con su esfuerzo transforman, embellecen y protegen a la ciudad.
Faltaban ustedes que tienen la misión más importante y elevada de todas… “La de transformar y embellecer el alma de los atenienses”

  Si acepté escribir para esta revista,” El Arcón de Clio”, que hoy tengo el honor de poder ser partícipe, es para llegar a mis colegas desde la experiencia vivida.
  Me parece de un valor incalculable el poder plasmar ideas que puedean servir como reflexión o simplemente para un debate con aquellos docentes que hoy recorren nuestras aulas.
 Mi intención al traer las palabras de Pericles, es resaltar la importancia que tenemos los educadores en la formación de los niños y jóvenes.
  Nos vemos en la necesidad de seguir trabajando en pos de una profesión que día a día se ve denigrada u opacada por realidades ajenas a la propia esencia y resaltar el valor real que tiene la labor docente.

  No es tarea sencilla, sobre todo en las épocas que nos toca desempeñarnos, si bien la nuestra siempre fue una profesión distinta, nunca dejamos de ser “educadores” a pesar de las críticas, del valor que fuimos perdiendo, lo importante es nuestra postura ante el compromiso que asumimos al elegir ser maestro, nadie puede dudar de lo significativo y valioso que es nuestro trabajo en la vida de todo ser humano. Lo nuestro “marca”, “forma”, “alienta”, “hace crecer”. No dejemos de hacernos valer, somos las personas más importantes en la formación de cualquier sociedad.

  Ante la importancia de nuestro quehacer cotidiano, trataré diversos temas que nos involucran como tales.

   Hablar de educación es sinónimo de inclusión, es hablar de justicia. Lo significativo de todo este proceso es que el encargado, el artesano, sigue siendo  “El Maestro” es quien está totalmente comprometido en llevarlo a cabo.   

   Ser Maestro, no es una profesión más, es el arte de formar, de acompañar, guiar, escuchar.

   No hace falta tener un sentido crítico, ni una mirada perspicaz para constatar el mundo de “exclusión” en que vivimos.

   Por eso es fundamental tomar conciencia de esta realidad, en poder trabajar sobre ella y como actores fundamentales en una sociedad, trabajar sobre las causas que la traen a todos los estratos sociales.

¿Cómo demostrar que estamos preparados para hacer frente a esta realidad? ¿Cuál es el perfil de un maestro incluidor?  337px-Monumento_al_Maestro_(V._Ríos)_Madrid_01

   Un educador “ incluidor” es aquel que se para frente a sus alumnos sabiendo de las diferencias que puede presentar cualquier grupo, partiendo de la base que son personas, todas distintas, con derechos y obligaciones, que hay que enseñar a desarrollarlos, sin dañarse, haciendo hincapié que todos somos diferentes pero iguales ante las posibilidades que se presentan. Diagnosticar las causas en el grupo, que pueden llevar a excluir a cualquiera de sus integrantes, sean económicas, sociales, políticas, raciales, religiosas, culturales, geográficas, genéricas o familiares, lo importante es detectarlas, trabajar sobre ellas, formarse y actualizarse con corazón amplio y generoso, crear relaciones, formar hombres y mujeres capaces de trabajar en equipo.

  En los tiempos que atravesamos, tener claro cuáles son las piedras que podemos encontrar en nuestro camino para desempeñarnos, como buenos educadores, es un primer paso fundamental para lograr con éxito los propósitos planteados.

  No nos dejemos llevar por limitaciones de ningún tipo, aquí es donde tenemos que demostrar que poseemos todas las herramientas necesarias para alcanzar con éxito esos objetivos, apuntando a lo individual y grupal, tomando conciencia que para lograrlo debemos estar en formación permanente, tema este que también lo trataremos más adelante.

 

Silvia Rampinini
Acerca de Silvia Rampinini 3 Articles
Nivel Primario. Maestra Normal Superior. Vice- Directora: Colegio Nuestra Señora de Lourdes. Otros colegios: Santa Teresa de Tesús. San cayetano. La Plata.

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*