Romanticismo. Parte I

caractersticas-del-romanticismo-en-europa-2-638La Europa del siglo XIX :

   El siglo XIX europeo se abre con la Revolución Francesa (1789). Los cien años que le siguen estarán marcados a fuego por esa experiencia decisiva. En el espíritu romántico lucharán sin descanso la exaltación revolucionaria del amanecer histórico y la aversión a las tinieblas del terror que le parecieron ser su consecuencia inevitable. Paradójicamente, una revolución que nació republicana, acabó consolidándose como Estado Burgués bajo el Imperio Napoleónico. Recién entonces, pasada la tormenta revolucionaria, el poder de la nueva clase capitalista empieza a estabilizarse y se desarrolla el capitalismo de libre concurrencia. Este proceso se proyecta desde Francia a todo el resto de la Europa Occidental a lo largo del siglo XIX. El liberalismo en economía, la república democrático-parlamentaria en política, y el positivismo en ciencia y filosofía constituirán el signo de estos tiempos. Pero en el arte y sobre todo en Alemania, que se encuentra rezagada en su desarrollo tanto político como económico respecto de Francia,( al menos hasta 1870 cuando se funde el Imperio Prusiano), la concepción dominante será la del Romanticismo. Y según A. Hauser, la música es el arte romántica por excelencia.

La historia ideológica de Beethoven refleja de manera sintomática la época de la Revolución Francesa y su posterioridad inmediata. Incluso el “estilo” beethoveniano, parece tener su fuente en la música de los ejércitos republicanos. Las campañas de los ejércitos de  la revolución francesa plantean una nueva concepción de la guerra. Se trata de una concepción dialéctica y totalizadora , que considera combatiente al pueblo entero y se desarrolla en la totalidad de la Nación. La “gran forma sonata” tiene puntos de contacto notables con esta nueva concepción del conflicto, así como con las filosofías kantiana y hegeliana que reflexionaron sobre él.

En efecto, Beethoven pasa del entusiasmo por la República Francesa al rechazo del Imperio Napoleónico, (encarnado en el famoso cambio de la dedicatoria de la Tercera Sinfonía), del universalismo revolucionario al nacionalismo monárquico alemán, para acabar erigiéndose en el músico oficial del Congreso de Viena (1814).De todos modos, Beethoven no dejará nunca de ser un burgués. Dedicará la Novena Sinfonía al Emperador pero, íntimamente, se considerará a sí mismo por encima de cualquier poder por Imperial que sea.

Beethoven se sitúa en la transición del Clasicismo vienés al romanticismo. Incluso los tres períodos en que suele dividirse su obra, se corresponderían al proceso de desarrollo desde el estilo de Haydn y Mozart a las formas de las últimas sonatas y cuartetos.

El siglo XIX en Europa está signado por el conflicto entre la nueva clase dominante (la burguesía) y las masas populares que emergen en la sociedad capitalista. Este conflicto se dirimió en dos grandes momentos: 1-La Revolución popular de 1848 ; 2- La guerra franco-prusiana de 1870/71 y la Comuna de París. En ambos conflictos la burguesía sigue triunfante. Esto derivará en la instauración de la burguesía industrial y a su vez, la derrota del incipiente proletariado parisino y la victoria de los ejércitos alemanes sobre los franceses, desembocará  en la constitución de  grandes desgarramientos históricos .Es ahí,  donde  encontraremos el espíritu romántico y su peculiar “conciencia desdichada”, mezcla de exaltación y melancolía.

Para hacer un análisis del alma romántica, conviene empezar por establecer algunos parámetros del clasicismo burgués que la antecede.

  • La imitación por identidad mecánica y la imitación por semejanza real, siendo esta última la que es capaz de hacer ver la realidad “por medio de la apariencia”.
  • Goethe establecerá los principios del Sturm und Drang, donde el paisaje (subjetivizado), la visión grandiosa, el sueño, el simbolismo, la dialéctica entre lo particular y lo general, el dominio de los materiales por la voluntad creadora.
  • William Chambers, establece que la belleza no proviene de la regularidad simétrica sino de imitar las “bellas irregularidades”, lo que genera en los espectadores rápidas sucesiones de sensaciones opuestas y violentas.
  • Charles Baudelaire en sus Salones, se refiere al burgués que reivindica, al color, critica la fotografía como reproducción mecánica y exalta la imaginación a la que considera la “reina de las facultades humanas”.

En la sociedad capitalista, el artista se convierte en un productor cuasi-artesanal, que debe  realizar el valor de su obra vendiéndola al mercado. En realidad, produce mercancías específicas y para sobrevivir y obtener el reconocimiento social, debe competir en un mercado. El artista romántico ya no está al servicio de un aristócrata, como era el caso de Mozart, sino que ofrece su producto a editoriales y empresas de conciertos, pagando un precio muy alto de inseguridad perpetua. Por esto, la obsesión por lograr una situación económica firme y a su vez, la rebeldía frente a todo sometimiento de la libertad creadora, será su gran conflicto interno.

La voluntad creadora es la que confiere forma a un mundo amorfo, el mundo de los sonidos o el mundo de las pasiones, lo objetivo y lo subjetivo en conflicto dialéctico y Beethoven es el exponente cabal de esta concepción “arquitectónica” de la transición entre clasicismo burgués y romanticismo. Después de su obra , que será considerada por los artistas posteriores como el “non plus ultra” de la creación musical, como algo insuperable, los músicos románticos preferirán las microformas a las formas totalizadoras y en vez de proseguir linealmente el desarrollo iniciado por Beethoven, ensayarán un rodeo que desembocará en la síntesis crepuscular de la “obra total” wagneriana.

Bibliografía general y ampliatoria:

Enciclopedia de la Música: Edic.Grijalbo (1980)

Historia de la Música: Wolf, Johannes (1934)

Historia Universal de la Música: Sopeña,Federico (1965)

Historia Social del Arte: Arnold Hauser  vol.II (19

Bettina Di Franco
Acerca de Bettina Di Franco 14 Articles
Prof.Superior de Piano.Maestra de Música. Prof.de Artes en Música. Secretaria del colegio primario Nuestra Sra.de Lourdes Prof.de Construcción de Ciudadanía,Colegio sec.Nuestra Sra.de Lourdes Prof.Corporeidad y Motricidad Instituto de Teología. "El arte es la expresión de alma que desea ser escuchada".

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*