¿Qué piensan ellos de inglés?

inglesRecuerdo mis años en el colegio y cuánto me gustaba la clase de inglés. Era mucho más para mí que una simple materia: sentía que con cada cosa que aprendía desaparecía una barrera, que me liberaba de los límites de la incomprensión, que formaba parte de dos culturas y ya no era “de acá o de allá”, sino que el mundo me abría sus puertas.
Hace varios años ya que doy clases de apoyo escolar y no deja de llamarme la atención cierto desgano, aburrimiento y frustración por parte de la mayoría de los alumnos cuando tienen que aprender un tema nuevo, como si fuera algo inútil y, en muchos casos, optan por repetir frases y fórmulas de memoria cual lista de supermercado. Entonces me pregunté: ¿qué pasa en la mente de los chicos?, ¿qué es lo que está fallando?, ¿es realmente como yo lo veo? Por eso decidí ir directo a la fuente y hacerles una entrevista a ellos: los alumnos.

1. Ana: Contame ¿por qué empezaste a estudiar inglés, qué utilidad le ves, si aprendiste algo en la escuela?
LORENA (27, Licenciada en Administración de empresas): Empecé a estudiar inglés cuando era chica, a los 11 años. Mis padres me mandaban pero yo me sentía obligada y dejé después de tres años. En la actualidad me arrepiento. De grande, no sólo me sirve para la profesión, sino también como una modalidad de vida. Para viajar, hoy es un idioma fundamental, por eso decidí retomar.
A: ¿Sentís que la enseñanza de inglés hoy en día en el colegio le puede servir a alguien? ¿Qué le faltaría?
L: Conozco chicos que se interesaron en su momento por el inglés y algo aprendieron, pero siempre con la motivación de ellos mismos, y no sólo se quedaron con lo que vieron en el colegio, sino que lo aplicaban a su vida. Si te gusta, el colegio te ayuda, pero eso solo no alcanza.

2. Ana: ¿Y por qué crees que no alcanza? ¿Qué tendría que hacer una profesora, cómo debería explicar o preparar la clase?
L: Creo que es poco tiempo y a las cosas hay que dedicarse para aprender. Quizás habría que darle más tarea a los chicos, o tener más carga horaria. A Inglés hay que verla como una materia básica, es fundamental. En su momento, las materias básicas eran Naturales, Sociales, Matemática y Lengua. Y a su vez, complementar en las casas.

3. Ana: ¿Tuviste buenos profesores?
L: Sí, creo que tuve buenos profesores. Lo que pasa es que una hora dos veces por semana, es poco tiempo. Si se pudiera tomar como una materia básica, sería lo ideal para todos los chicos.

4. Ana: ¿Cómo son los profesores del colegio?
TOMÁS (11, alumno de 6° año de primaria): Mmm… en los seis años, siempre me tocaron profesoras grandes, muy estrictas… la del año pasado era más tranquila, pero la de este año… no es graciosa.
CATALINA (12, alumna de 1° de secundaria): La clases son aburridas. Sobre un tema siempre dan las mismas cosas, y del mismo tema hay otras cosas interesantes y no las dan.

5. Ana: ¿Y alguna vez se te ocurrió proponerle a la profe que explique alguna de esas cosas?
C: Mmm… no.
A: ¿Preferís que la clase termine rápido?
C: Claro (risas).

6. A: ¿Tuvieron alguna profesora que les haya gustado, con quien hayan aprendido más?
C: Sí, mi profesora, cuando hay palabras nuevas, nos las hace anotar y repetir varias veces.
A: ¿Es poquito dos horas por semana de inglés? ¿Querrían tener más?
T: Ehh… para mí, está bien.
C: Para mí, tendríamos que tener dos veces por semana dos horas.
T: Igual mi profesora podrá no ser graciosa pero aprendemos más. Por ejemplo, todas las palabras de las consignas nos las hizo anotar y nos ponía los significados.

7. A: Bien. ¿Alguna vez pensaron que, por ahí, hay compañeros de ustedes que no pueden pagar un profe particular y la escuela es su único acceso al inglés?
C: Sí, yo tengo una compañera que no puede ir a ningún instituto y, bueno, se tiene que adaptar a lo que dan en el colegio.

8. A: ¿Y creen posible que ellos aprendan algo en la escuela?
C: No. Lo básico. Bah, ni siquiera lo básico.
T: Yo creo que mi profesora enseña bien pero, igual, en el colegio enseñan lo básico. Lo difícil, lo tenés que aprender particularmente.

9. Ana: ¿Por qué? ¿Cuáles son los problemas que ven en el curso? ¿Son los chicos, los profesores…?
C: Para mí, los profesores. O sea, en un examen tendrían que dar varios temas, que se traten de lo mismo, más o menos, y después otro examen de todo. Capaz no aprendería más, pero lo recordaría más tiempo.
T: En el secundario tendrían que ser mucho más exigentes y estrictos. Hay profesoras que toman un examen sobre un capítulo pero así nomás, no lo hacen muy estricto.
C: Hay veces que la profesora dice algo que todos los que van a un instituto lo saben, y el que no, no entiende. Y ese chico se queda así, mirándola.

10. Ana: ¿Ustedes piensan que el inglés es solo importante para el colegio, o para rendir algún examen?
C: A mí me gusta el inglés, y ahora en la mayoría de los trabajos te piden saber inglés. Y si te vas de viaje, en la mayoría del mundo es un idioma internacional que lo sabe la mayoría.
T: Para mí, sería como muy necesario aprender un idioma, principalmente cuando es internacional. Las profesoras particulares lo hacen más tranquilas, se enfocan; en cambio, en la escuela lo hacen todo rápido. Encima, el año pasado, el que no entendió…

11. Ana: Tienen que seguir avazando…
C: No te vuelven a explicar.
T: Si alguno no entendía, la profesora se enojaba y se enojaba. No les importa mucho. Si son treinta chicos y diez o cinco no entendieron, los pasaban por alto.

12. Ana: ¿Y no les parece que a veces sus compañeros no prestan atención?
C: Sí, pero no les importa. A mí el inglés no me encanta, pero igual presto atención porque si no, en el examen no voy a entender nada.
T: Muchos de mis compañeros son “vagos”.
A: ¿Y eso los perjudica a ustedes dos, que por ahí están más interesados que el resto de la clase?
T: Sí, principalmente.

13. A: ¿Los exámenes que les parecen?
C: Son cortos. En los institutos toman como cinco hojas. Obviamente tienen mucho más tiempo.
Ana: O sea que tendrían que rendir más para estudiar más y aprender más cosas.
T: Siempre en los exámenes es como que hacen todas las consignas mezcladas. Tendría que ser todo de un tema.
A: ¿En sus casas no miran, por ejemplo, películas subtituladas o leen letras de canciones en inglés?
T: Nahhhh, yo no.
C: El año pasado me agarró como una cosa de “¡quiero aprender inglés, ya!”, y empecé a buscar videos y a ver películas subtituladas, a aprender canciones en inglés y ver la traducción…

14. Ana: Lleva mucho tiempo aprender un idoma, ¿pero se ven en un futuro manejándose en inglés en otro país o hablando con gente de otros lugares?
C: Perfectamente, no.
T: Y… yo, si tuviera plata, preferiría poner un traductor (risas). Aunque sí, sería elemental saber inglés.

Al finalizar con las entrevistas (que en realidad fueron unas charlas muy amenas en las que los alumnos pudieron, quizás, sincerarse un poco) me di cuenta de que todos coinciden en la importancia que tiene aprender el idioma a pesar de las diferentes edades, situaciones y niveles educativos en los que se encuentran. Probablemente no podamos sacar una conclusión muy novedosa a partir de las respuestas de los chicos pero, a pesar de la subjetividad, hay puntos en común, y sería interesante tenerlos en cuenta para reflexionar en dónde puede llegar a haber falencias, qué factores afectan el desempeño de un profesor y qué incidencia tiene el profesor en el aprendizaje del alumno.
Cabe destacar que, como dijo Lorena, hoy en día no se le da a la materia la importancia suficiente en el ámbito escolar; no se la considera una materia básica. Según lo que contaban los chicos, ellos aprenden al “repetir varias veces lo mismo” o “anotar los significados de la consigna”, dos cosas que, creo, no debería destacarse en lo absoluto, porque es casi obligatorio que un profesor las haga, si no no se puede avanzar.
Quizás los tiempos que corren, acompañados de una tecnología que no deja de crecer, han hecho del inglés una herramienta mucho más imprescindible que antes a una velocidad inesperada, y todavía las escuelas no hay podido adaptarse a ese cambio tan brusco en tan poco tiempo. O quizás los alumnos ya no le dan el mismo interés a las clases porque, justamente, el inglés está en todos lados y las posibilidades de acceder a él son innumerables. Cada uno puede sacar sus propias conclusiones y, quién sabe, con eso vendrá un nuevo artículo.

N.de A.: Muchas gracias a mis alumnos por la colaboración en esta nota.

Ana Cermelo
Acerca de Ana Cermelo 7 Articles
24 años. Estudiante de Traductorado de Inglés-Español en la UNLP. Profesora suplente de Inglés en Colegio Sagrado Corazón.
Contacto: Google+

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*