La enseñanza moderna de idiomas

njEn un artículo anterior, menciono el término “inteligencias múltiples”, que sostiene que no existen personas inteligentes y personas no inteligentes, sino personas con inteligencias diferentes. Relacionado con esto, hago hincapié en la subordinación de la oralidad con respecto a la escritura en la enseñanza del inglés, lo cual deja a un lado el cincuenta por ciento del contenido de un idioma y, al mismo tiempo, pone en desventaja a los alumnos que poseen una mayor memoria auditiva que visual (y que, por ende, su fortaleza será la producción y comunicación orales más que las escritas).

En parte por la existencia de las inteligencias múltiples, se han creado varias corrientes y métodos de enseñanza/aprendizaje de la fonología y la fonética del inglés, para ver cuál se adapta mejor a cada alumno o grupo de alumnos. Por otro lado, dado el déficit que existe en el interés del desarrollo de la oralidad, presento, a continuación, algunos de estos métodos y factores que influyen en el aprendizaje que pueden ser de utilidad para trabajar en el aula.

Para empezar, existen dos enfoques generales:
1. Intuitivo-imitativo (II)
2. Analítico-lingüístico (AL)

1. El II se basa en la capacidad del principiante de escuchar e imitar los sonidos de la lengua meta (es decir, del idioma que quiere aprender), sin explicaciones o información explícita, sino escuchando grabaciones. Este enfoque es totalmente práctico.
2. El AL utiliza información y herramientas (información teórica) explícitas. Este enfoque no substituye al AL, sino que lo complementa.

También existen dos métodos de enseñanza principales:
1. el método directo
2. el método naturalista
En el primer caso, la pronunciación se enseña mediante la intuición y la imitación; los alumnos copian un modelo y repiten los enunciados.
En el segundo caso, se utilizan métodos de comprensión que dedican un periodo de aprendizaje únicamente a escuchar antes de que se permita hablar, expresar sonidos. Escuchar sin presiones le permite al hablante internalizar e incorporar sonidos, de modo su discurso sea mucho mejor.

Movimiento de reforma
En esta corriente, se establecieron cuatro principios:
1. La forma hablada de lengua se debe enseñar primero.
2. Los descubrimientos de la fonología deben aplicarse a la enseñanza de los idiomas.
3. Los profesores deben ser capacitados sólidamente en el área de la fonética.
4. Se debe capacitar a los alumnos en el área de la fonología para que tengan buenos hábitos del discurso, es decir, se acostumbren a relacionar adecuadamente un símbolo con un sonido.

Entre los años ‘40 y ‘70, se han desarrollo varios métodos de enseñanza que han ido evolucionando con el paso del tiempo. Algunos de estos, enumerados en orden cronológico, son:
El “audiolingualismo” en los EE.UU, el “enfoque oral” en Gran Bretaña (ambos una combinación del método directo y de la teoría), el “enfoque cognoscitivo” (la lengua es un comportamiento regido por normas), el “método silencioso” (uso de gestos, colores y herramientas para representar sonidos) y el “aprendizaje de idioma comunitario” (enfocado en el aprendizaje de la comunicación para alumnos o trabajadores).

Según los profesores Harry y Rosemary Wong(1), la enseñanza de la pronunciación es no sólo una cuestión lingüística, sino que existen factores que influyen en ella:
1. La edad.
2. La exposición al idioma.
3. La cantidad y el tipo de instrucción previa sobre la pronunciación.
4. La actitud y la motivación respecto a la lengua meta.

En cuanto al primer factor, hay hipótesis que señalan que los niños son mejores para pronunciar y los adultos son mejores para la morfología y la sintaxis. A lo largo de la vida hay períodos sensibles en los cuales ocurre la adquisición de ciertos aspectos de la lengua. Las diferencias que existen entre las edades se relacionan principalmente con el contexto más que con las capacidades: aunque ambos perciban los sonidos de una manera similar, el ambiente de los adultos es menos rico que el de niños.

Con respecto al segundo factor, el profesor debe actuar como un modelo adecuado de la lengua meta, y los alumnos deben complementar este modelo con muestras o fragmentos de discursos nativos auténticos. El profesor debe maximizar la exposición de los alumnos a esta lengua meta.

En cuanto al tercer factor, estamos lidiando con errores de pronunciación. Cuantos más datos e información se provean de forma teórica, más correcta será la realización práctica.

El último factor refiere, primero, a que la aptitud es una capacidad inherente constituida por:
1. la capacidad de la codificación fonética.
2. la sensibilidad gramatical.
3. la capacidad inductiva del aprendizaje de idiomas.
4. la memoria.

En algunos alumnos, estas capacidades son equilibradas; en otros, hay fortalezas y debilidades. Los alumnos que tengan dificultades con la codificación fonética, tendrán dificultades con la pronunciación.

Por otro lado, el profesor John Schumman(2) habla de la “permeabilidad del ego”: el punto hasta el cual el ego puede ser flexible y adaptarse. En los adultos, los límites del ego son más rígidos, afectando sus capacidades biológicas.
Schumman habla también sobre el modelo de “aculturación”: cómo la sociedad y las variables afectivas influyen en la adquisición de lengua.
Hay 3 tipos de aculturación:
1. la motivación integradora: el deseo de ser integrado socialmente en la cultura meta.
2. la motivación asimilativa: el deseo de ser integrado más el deseo de convertirme en un miembro indistinguible de la comunidad discursiva meta (esto es más común en bebés al aprender su primera lengua). Esto da lugar a una mejor pronunciación.
3. la motivación instrumental: el deseo de alcanzar un objetivo (una razón por la que tenemos que aprender). Según Schumman, este caso no contribuye a la aculturación exitosa, mientras que otros dicen que no importa la razón sino su intensidad.

Para terminar, quiero aclarar que, dado que el tema es muy amplio y complejo para abordar en su totalidad, me he limitado a exponerlo de manera sencilla y en términos generales a modo de introducción, según como se aborda en el libro Teaching Pronunciation: A Reference for Teachers of English to Speakers of Other Languages. Espero que la información presente en este artículo sea útil (al menos a modo de orientación) para los profesores que deseen implementar técnicas variadas en sus clases.

(1) Harry K. Wong es un educador, orador educacional y escritor. Entre sus trabajos se incluye The First Days of School: How to Be an Effective Teacher y New Teacher Induction, así como una variedad de Audio-Cds y recursos para profesores en formato DVD. The First Days of School vendió más de 3,5 millones de copias y se han impreso cuatro ediciones. Rosemary Wong es esposa de Harry y co-autora de The First Days of School: How to Be an Effective Teacher.
(2) John H. Schumann profesor graduado de la Facultad de Educacion de la Universidad de Harvard. Investigador en las áreas de adquisición de la lengua y la segunda lengua, la neurobiología y la evolución del lenguaje.

Bibliografía:
Marianne Celce-Murcia, Donna M. Brinton, Janet M. Goodwin; A Reference for Teachers of English to Speakers of Other Languages; Cambridge University Press, 1996.
http://www.appling.ucla.edu/people/faculty/2-uncategorised/38-john-h-schumann
http://web.ntpu.edu.tw/~language/workshop/method.pdf
https://en.wikipedia.org/wiki/Harry_Wong

Ana Cermelo
Acerca de Ana Cermelo 7 Articles
24 años. Estudiante de Traductorado de Inglés-Español en la UNLP. Profesora suplente de Inglés en Colegio Sagrado Corazón.
Contacto: Google+

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*