La autoevaluación: una pieza clave en la mejora escolar.

En los últimos meses, las disposiciones vigentes han impulsado a las escuelas a iniciar procesos de autoevaluación que permiten a las instituciones educativas conocer sus fortalezas y debilidades y avanzar hacia la mejora de la calidad educativa. Lejos de ser una etapa o un momento, la autoevaluación se trata de un proceso continuo (porque es inacabado),   colaborativo (porque se necesita de la participación de todos los actores institucionales),  y reflexivo (porque requiere repensar las prácticas que acontecen en la escuela).

Autoevaluación: una pieza clave en la mejora escolar. La autoevaluación institucional nos obliga a  preguntarnos en qué punto del recorrido nos encontramos y cómo se ha recorrido el trayecto hasta ese momento. Este tipo de reflexiones exigen saber hacia dónde nos dirigimos, lo que supone pleno conocimiento del proyecto institucional que cada escuela haya diseñado.  Para que esto suceda el proyecto institucional debería haber sido ideado y compartido por todos los actores institucionales.

Muchas veces, y en especial en las últimas jornadas institucionales llevadas a cabo en la Pcia. de Buenos Aires, los docentes se encuentran con una serie de preguntas sobre el proceso de autoevaluación que no pueden responder porque desconocen el rumbo de la organización, lo que no implica que no existan metas y objetivos , sino que éstos se han establecido hace mucho tiempo y por lo tanto los docentes nuevos en la institución nunca han tenido acceso a ellos, o bien porque se han diseñado desde la soledad y el aislamiento sin ser un proceso verdaderamente colaborativo. He aquí la primera condición para que la autoevaluación pueda transformarse en un auténtico proceso que impulse el cambio: todos los actores institucionales deben conocer el proyecto institucional.

La pregunta ¿qué buscamos a través de la autoevaluación institucional? es clave para este proceso. Una primera aproximación a la respuesta podría ser: buscamos conocer nuestro propio desempeño, para lo  cual se necesita contar con información válida y confiable. Por evaluación se entiende el proceso en el cual una persona o un grupo de ellas recaban información para emitir un juicio de valor al respecto. En este sentido, los indicadores, juegan un papel insoslayable. Abregú (2012) explica que “un indicador de gestión es más que un dato, es información: el dato como elemento aislado se transforma en información cuando adquiere un sentido. Y más aún, esa información se transforma en conocimiento  cuando es utilizada para la toma de decisiones.” Por lo dicho hasta aquí, una segunda condición de la autoevaluación es contar con información válida y confiable que nos permita contrastar lo alcanzado con lo que se espera alcanzar.

Todo lo expresado en los párrafos anteriores sería imposible de poner en práctica si la institución no contase con actores capacitados y comprometidos con el proyecto institucional. El término actores institucionales no solo refiere a los docentes, sino que involucra a padres, alumnos, directivos, personal administrativo y todas aquellas personas y/u organizaciones que estén directamente vinculadas con el proceso de aprendizaje de los alumnos.

¿Qué rol desempeña el equipo de conducción en la autoevaluación?

Sería ingenuo pensar que edtos interrogantes surgen natural y asiduamente en una institución. Por el contrario, deben ser impulsados, alentados y mantenidos siempre vigentes por el equipo de conducción. Éste es el responsable de ejercer el liderazgo que le ha sido confiado para motivar y acompañar este tipo de procesos en la escuela. Especial atención merecen los docentes que se han incorporado recientemente a la institución y aquellos de mayor antigüedad en ella. Es probable que los primeros desconozcan el proyecto institucional, no hayan forjado vínculos estables y duraderos en la institución y por lo tanto su grado de compromiso no sea el esperado. En cuanto a aquellos docentes que han dictado clases durante largo tiempo, es posible que la rutina (las mismas normas, las mismas personas, los mismos procedimientos)  los desmotive a trabajar con el mismo entusiasmo de antes.

En la escuela de hoy el tiempo apremia. Los docentes corren de una escuela a otra con horarios incompatibles para asistir a reuniones. Por lo tanto, es necesario crear espacios de reflexión que conduzcan a la autoevaluación. Para facilitarlos, el equipo directivo puede diseñar instrumentos sencillos que promuevan los procesos de autoevaluación institucional: encuestas acotadas, textos de reflexión, entrevistas breves acordadas previamente con los docentes, etc.Interior_pabellon_primaria

Ante la multiplicidad de tareas a las que deben atender los equipos de conducción y la falta de tiempo para hacer frente a todos las demandas, la necesidad de sobreponer lo urgente a lo importante puede poner en riesgo el proceso de autoevaluación. La información recabada no debería ser el fin del proceso, sino el punto de partida para la toma de decisiones que conduzcan a implementar planes de mejora institucional.  El tercer elemento indispensable para la autoevaluación es contar con un equipo de conducción capacitado y comprometido con el centro educativo.

El equipo de conducción es el responsable de gestar la cultura de la autoevaluación, de desmitificar el concepto y de someter la institución y su funcionamiento a un verdadero debate. Porque no se puede mejorar lo que se desconoce, la autoevaluación constituye un pilar a la hora de mejorar la calidad educativa.

Lic. Jorgelina Lastiri

 

Bibliografía.

Gvirtz S, de Podestá M, compiladoras. El rol del supervisor en la mejora escolar. Primera edición. Buenos Aires: Aique; 2012. 

Jorgelina Lastiri
Acerca de Jorgelina Lastiri 9 Articles
Soy Lic. en Gestión de Instituciones Educativas. Prof. en inglés desde hace nueve años. Creo en la educación como el arma más poderosa que tenemos los seres humanos para cambiar el mundo. Actualmente trabajo en los colegios Cristo Rey y Nuestra Señora de Lourdes en la ciudad de La Plata.

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*