José de San Martín “Me voy, para no mandar”. Primera Parte

485676_3550202910837_1838873643_nReleyó una vez mas, la copia de la carta que Zañartú le enviara a O’Higgins, donde decía entre otras cosas que “ya está el camino libre y puedo hablar a V sin reservas.Sin tal seguridad no me atrevería a denunciarle el vergonzoso,el estúpido y criminal silencio que se ha guardado en éste país, a prrsesencia del sublime triunfo de Lima…”
Sonrió amargamente mientras acomodaba la vela mas cerca del papel. Tomó la pluma…
“Lima…la causa de todos nuestros esfuerzos. El corazón del fierro español…”
Y rememoró el desembarco en Pisco, en septiembre del 20 para sorpresa de todos, la alegría de muchos , el miedo de otros tantos y también el desencanto de muchos…

“Sorpresa de todos, nadie esperába que desembarcáramos en Pisco… ¿qué pensaron? Que lo iba a hacer en Lima, ante los cañones del Callao? La alegría de los negros esclavos y los indios, el miedo de los matuchos… y el desencanto de todos los que en Buenos Aires y Santiago pensaron que esto no lo íbamos a lograr…”
El ejército patriota realizó muchas operaciones entre opctubre de 1820 y marzo de 1821: el combate de Mirave , la primera Campaña a la Sierra. De Arenales, para insurreccionar a las poblaciones del interior peruano los triunfos en Ica,  Nazca y Pasco…
Los poco mas de 4000 hombres de San Martín parecían multiplicarse ante un ejército cinco veces superior… ataques en varios frentes, desembarcos en distintos puntos de la costa…cada vez más cerca de Lima. “Lima…Había que cercarla, cansarla, rendirla… pero nos llegó la peste ”

Una epidemia de “ vómito negro” atacó al Ejército Libertador en el Cantón de Huaura y , según dichos del General Arenales en carta al General Espejo, “ le quitaba más de 100 hombres muertos por día y que arrastró al sepulcro a más de 60 oficiales…”
En abril de 1821, San Martín ordenó a Arenales que iniciara una Segunda Campaña a la Sierra. para asegurar Jauja, insurreccionar los distritos de Huamanga y Huancavélica y abrir una comunicación con la provincia de Ica y la división patriota que se encontraba en Pisco.

El 21 de mayo, la división derrotaba a los realistas en Tarma y el 24 del mismo mes en Jauja., el 29 de junio en Huancavélica
Y Lima cada vez mas cerca… El Virrey no acertaba por donde iba a ser el ataque a la capital y distribuía sus ejércirtos por todas partes en un juego de ajedrez, donde los dos contendientes intentaban mover las piezas tratando de bloquear el próximo movimiento del adversario… mientras tanto, se insurreccionaban Trujillo, Guayaquil y toda la Sierra… el cerco de hizo cada vez mas fuerte.
“Pero no todos lo entendían…en especial Cocrhane, rara mezcla de pirata,bandido y patriota que solo quería conquistar Lima a sangre y fuego, para tomar sus tesoros como una buena presa…nunca entendió que no íbamos como conquistadores sino como libertadores”
Hasta que Lima fue abandonada por el Virrey y sus ejércitos, y cayó.
“… el 11 , recibí órdenes de S.E. en persona para que marchase con mi compañía a ocupar la Capital , con las instrucciones para el caso. A las 12 de ese día tuve la gloria de ser el primer oficial del Ejército Libertador que pisaba los salones del Palacio de los Virreyes “ cuenta en sus Memorias, el coronel Pedro José Díaz que en esa época pertenecía al Batallón 8.
Luego fueron entrando todos los cuerpos del ejército patrio. Se juró la independencia del Perú el 28 de julio de 1820 en la plaza principal de Lima, ante la presencia de todo el pueblo y las tropas libertadoras.
“Lima no había sido conquistada, había sido ganada para la libertad”.

Había caído el corazón del fierro, español, pero no había terminado la guerra. Pocos días después, los realistas procedieron a la entrega de la fortaleza del Callao.

La rendición de esta plaza se produjo luego de una “guerra sin batallas” librada por San Martín, que consistió en una de las operaciones tácticas y estratégicas más brillantes de la guerra de la Independencia. Sin embargo, con su habitual modestia y laconismo, el Libertador la describía de la siguiente manera en carta a O’Higgins: “ …Los enemigos han sido batidos sin más que movimientos y tomar posiciones inexpungables. Al fin, desesperados de que no me sacaban de mi plan y muertos de hambre, abandonan la plaza del Callao a su destino y emprenden su retirada…”

“La guerra podría haber terminado si Buenos Aires nos hubiera dado una mano para completar el plan…” pensó tristemente el general mientras volvió a tomar la pluma y a mojarla en el tintero. Acomodó las hojas y comenzó a escribir.
Inmediatamente se detuvo y volvió a releer la copia de la carta de Zañartú: “Todo se le negará…todo lo que sea obrar conforme a las ideas de San Martín, se reprueba aunque tenga la aceptación universal”
Dejó nuevamente la pluma y recordó aquella vez que por pedido de Sucre y para ayudar en la liberación a las fuerzas de Bolívar, envió la expedición de apoyo al Ecuador.

” Río Bamba” donde sus granaderos, mandados por el bravo Lavalle derrotaron a la caballería española, varias veces superior en número, “Pichincha” y la independencia del Ecuador bajo la protección de las armas argentinas…
El general tristemente, recordó la frase que le había dicho a Lavalle en alguna oportunidad en Chile: “Tenemos a Pueyrredón, tenemos nuestra bandera, tenemos la fé, no podemos volver atrás” sin embargo, ya no tenían la bandera pues el ejército argentino peleaba bajo bandera chilena y Pueyrredón ya no estaba en el gobierno… “La guerra habría terminado antes…”

Luego de obtenida la independencia del Perú y con la finalidad de llevar a la práctica el plan Continental, en Mayo de 1822 San Martín envó a Chile y al Río de la Plata a su representante, Antonio Gutierrez de la Fuente, con la finalidad de obtener el apoyo para formar una tercera expedición que avanzara sobre el Perú, a través del camino tradicional del Alto Perú ( hoy Bolivia).

 

Julio Ruiz
Acerca de Julio Ruiz 32 Articles
Profesor de Historia. Colegio Cervantes de Bolívar, Argentina. Ex Intendente de la Ciudad de Bolívar en la Provincia de Buenos Aires, Argentina. Abogado. Obras Históricas entre otras: Blandengues, "La Odisea", "Historias que hicieron cuentos", "Paginas de una historia olvidada", ect Todo se resume en "la historia, un cuento y un libro"

1 comentario en José de San Martín “Me voy, para no mandar”. Primera Parte

  1. Excelente ! espero la segunda parte… Gracias ElArconDeClio por invitar a Dr. Julio Ruiz a exponer sobre la vida de José de San Martin… Felicitaciones…

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*