Generalidades sobre la gestión del cambio estratégico en las organizaciones. Parte I

La Gestíon del cambio estratégico se ha vuelto una necesidad cada vez más ineludible en los tiempos actuales, por razones que ya se han convertido en lugares comunes en la literatura. La situación del mundo y de la humanidad que lo habita es única e inédita en términos de teoría y de historia, según diversos criterios, y ello hace aún más difícil dirigir implementar y dirigir procesos de cambio que, paradójicamente, son cada vez más necesarios, y sobre todo mucho más ahora que en las situaciones más estables, predecibles o estructuradas en términos estratégicos que existían hace sólo unos 30 años.

En mi opinión, no se trata sólo de gestionar el cambio estratégico, sino de aprender sobre la marcha a hacerlo e ir enseñando y entrenando simultáneamente a los que seguirán, porque la marcha no debe detenerse nunca y menos aún por no haber alguien listo para seguir conduciendo el proceso, que precisamente por ser objetivo es indetenible y al decir de Urbansky, …obligatorio… (…sólo el progreso es opcional. ).

En gran parte del siglo XX primó el criterio de que el éxito organizacional obedecía a factores tales como: el tamaño de las entidades, la definición clara de las funciones, la especialización y el control, como lo expresa la profesora María del Carmen Pérez Cruz.

Esta situación se ha transformado y lo que antes se definía como éxito organizacional (la estabilidad) hoy se ha convertido en una gran barrera y ha sacado del juego a innumerables organizaciones. Estas se administraban en función de su permanencia, ya que la estabilidad en la ocurrencia de los eventos era la regla y los cambios la excepción . Y ello ha cambiado de forma radical, en lo cual coinciden todos los autores, puesto que se han manifestado y actúan cada vez más un grupo de factores como los siguientes:

  1. Los amplios y profundos procesos de globalización económica, social y cultural.
  2. La irrupción en el mercado de muchos nuevos y diferentes actores económicos y sociales.
  3. La agudización absoluta de la competencia en términos de alcance, profundidad y amplitud.
  4. La concentración creciente del capital y por ende del poder económico.
  5. La emergencia de nuevos sectores tecnológicos y la velocidad vertiginosa de su desarrollo.
  6. Los cada vez mayores condicionamientos a la política por la economía.
  7. La transformación o supresión de múltiples conceptos de gestión y el surgimiento de otros novedosos y más afines con las nuevas prácticas, y…
  8. El impacto de todo ello sobre los miles de millones de clientes reales y potenciales de todas las organizaciones y sobre la manera de vivir en el nuevo entorno surgido.

Estos y otros elementos han convertido en un imposible pretender seguir asumiendo la estabilidad como norma conductual de las organizaciones, las que deben asumir el cambio posiblemente no como una variable más a gestionar, sino como su única verdadera constante, puesto que deben aprender a vivir dentro de él.

 

Acerca de Vladimir Estrada 5 Articles
Licenciado en Educación, cubano. Máster en Consultoría Gerencial. Vive y trabaja en República Dominicana. Director del Programa de Profesionalización de la Función Docente en la Universidad Abierta para Adultos (UAPA), y docente de Comportamiento Organizacional para la Universidad ISA. Director del Programa de Profesionalización de la Función Docente. Universidad Abierta para Adultos . República Dominicana. Blog : https://medium.com/profesorestrada
Contacto: Sitio web

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*