El primer día

note 008Comienza un nuevo ciclo lectivo y frente a ello se nos plantean infinidad de preguntas, interrogantes. Si se llevan varios años enseñando, el docente —si es un docente reflexivo y con intenciones de modificar su propia práctica— ya se viene replanteando los contenidos y las estrategias del curso anterior. Aunque se tengan varios años de experiencia, también se nos generan preguntas con respecto a los grupos de estudiantes. Y quizás, en algunos puntos, esas reflexiones coincidan con las de los docentes que recién se inician.
¿Cómo entrar al aula? ¿Sonriendo o serios? ¿Debemos ser rígidos al comienzo y luego “soltar la rienda”? (estos son los “consejos” que muchas veces recibimos de los docentes con mayor recorrido profesional).
Frank McCourt en su novela autobiográfica “El profesor”, relata sus 30 años de enseñanza en escuelas secundarias públicas de los Estados Unidos, —camino que inició en 1958—. Su primer día de clase, (la primera de todas) comenta: “El profesor de educación de la Universidad de Nueva York nos advirtió sobre nuestros futuros días de docencia. Dijo que las primeras impresiones son cruciales. Dijo: ´La forma en la que se presenten y saluden a su primera clase puede llegar a determinar el curso de toda su carrera. Ustedes los observan a ellos” (McCourt, 2006: 55). Más adelante, continúa el docente de la universidad describiendo a los adolescentes como “seres peligrosos”. Ese podría ser motivo para otras reflexiones, pero no deja de influir en los pensamientos que se nos presentan en relación con la primera clase.

Entonces… ¿Qué hacemos el primer día de clases? ¿Cómo sentamos las bases de ese vínculo que, al menos, durará un ciclo lectivo; quizá más? ¿Cómo establecemos ese “contrato didáctico”? ¿Cómo lo hacemos sin “perder autoridad” apostando por un vínculo democrático? ¿Cómo son esos adolescentes que tenemos frente a nosotros? ¿Cuáles son sus intereses, expectativas? ¿Qué experiencias anteriores han tenido con otros docentes? Llevan ya muchos años en la escuela y han aprendido el “oficio de alumnos”.

No existen recetas sobre cómo relacionarnos con nuestros estudiantes, pero lo cierto es que debemos lograr la empatía con el otro, fomentar la “inteligencia interpersonal”, de acuerdo con el concepto de Howard Gardner. Sin ello no podremos alcanzar una verdadera comunicación que permita que se de un rico proceso de enseñanza y de aprendizaje. Por lo tanto, el primer día, la primera clase, ese primer minuto es crucial, es la piedra fundamental de toda relación que establezcamos con los educandos.
Seguramente tengamos algún “prejuicio”. Es propio de todos los seres humanos, aunque tratemos o digamos que no es así. Y quizá también hayamos escuchado comentarios sobre el grupo y algunos estudiantes en particular.Classroom2

Se suele recomendar hacer una actividad para conocer a los estudiantes (que durante toda la primera semana se presentan ante varios profesores); mencionar los objetivos de la asignatura; dictar o entregar el programa; establecer los criterios y formas de evaluación, entre otros. Si bien son aspectos a tener en cuenta desde el inicio, para sentar las bases este vínculo (y mantenerlo), podemos:
• Entrar al aula con una sonrisa. Demostrar que disfrutamos de estar allí.
• Valorizar los aportes y experiencias de los estudiantes. Tener en cuenta sus expectativas, sus preguntas. No “matar” la curiosidad… su curiosidad.
• Cambiar la disposición del aula; que los lugares no sean rígidos ni inamovibles. Y esto vale también para el aprendizaje: los estudiantes aprenden del profesor y éste de sus estudiantes.

• De lo anterior se desprende que el estudiante sea el protagonista de las clases.

• “Contagiar” la pasión por lo que se enseña. Sabemos que no a todos les gustará la asignatura, pero podemos intentar que se entusiasmen con lo que están aprendiendo.

• Hacer un chiste, por ejemplo puede ayudar a romper el “hielo” que se establece cuando no nos conocen.

• Empezar con una canción que los “enganche”, por ejemplo a los contenidos de la materia.

• Y animarse a poder saltar la valla que nos separa ese día…

Lo interesante es que cada año o curso que comencemos nos encuentre con ganas y se nos presente como un desafío.

María Rosa Fabricant y Flavia Fiordalisi

Aldana Cotabarren
Acerca de Aldana Cotabarren 10 Articles
Aldana Cotabarren Profesora de inglés a nivel primario y secundario. Docente en los Colegios San Cayetano, Nuestra señora de la Misericordia y San Miguel de La Plata. Website: http://aldanacotabarren.weebly.com/
Contacto: Sitio web

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*