El Cacique Calfucurá, la piedra que pensaba

1-Croquis camino fuga Avendaño243

La desaparición de los pueblos originarios por momentos ha resultado desde el punto de vista de la historia argentina y americana inevitable desde la concepción ideológica imperante de la época histórica entre los modelos políticos, sociales y económicos. Parecía ser un estilo de vida en la época en que comenzó esta forma sistemática de erradicar lo que no era común a los cánones de la “cultura de la época”, por eso  su cultura, su sabiduría, su pérdida de autenticidad por designio vigente del modelo positivista, ayudado por  el enfoque de las acusaciones de extranjería o el apoliticismo del siglo XIX y principios de XX de la generación del ’80 en Argentina.

Los hombres como Sarmiento, Rauch, Roca son algunos de los supuestos voceros de esta epoca que todo investigador interesado en el mundo de valorización del mundo indígena debe repasar y repensar antes de comenzar el trabajo de dar a conocer su valor en la historia.

Sin duda la vida histórica  de Juan Calfucurá no debe ser un mero dato de barbarie decimonónica en la los libros de nuestra historia. Era un hombre inquietante y por ser así sabio, porque ¿de dónde venimos los argentinos? ¿Qué culturas incidieron en la conformación de nuestra actual identidad? Obvio que la respuesta no es sola la europea.

La declaración de San José de Costa Rica de 1982 dice sobre el etnocidio y entnodesarrollo.  “La pérdida de la identidad cultura al de los pueblos indígenas es un proceso complejo, que tiene raíces históricas, sociales, políticas y económicas, y fue calificado por distintos foros internacionales como “etnocidio”, haciendo su comparación con el genocidio”

La historia no la escriben los que ganan  como se dice por ahí, la escriben hombres que están destinados a salir de lo común,  hombres que con su sola presencia revolucionaban el ámbito con solo pisar el suelo que recorrían y uno de estos hombres es sin dudas el cacique Calfucurá porque él no es un mito ni leyenda, es historia.

Cafulcur-725912 La historia de este hombre que no es ficción, no es poesía, no es la historia de un chacal porque aun hoy la figura de Calfucurá incomoda y para los más comprometidos con al realidad de los orignarios llama a la reflexión. La figura de líderes indígenas como Calfucurá, Sayhueque, Viltipoco, Chalimín, Toriano, entre otros, murieron luchando en defensa de sus pueblos. Ellos también son historia argentina.

Juan Calfucurá nació en Llailma, Chile. Perteneció al grupo pehuenche; su nombre deriva de los términos indios callvu, que significa azul y curá, que quiere decir piedra.

Cuando emigro a Argentina Calfucurá formó a partir de 1835 una Confederación con base en el  Nuevo Chile en las Salinas Grandes. Las Salinas Grandes eran el centro del poder político de este cacique Calfucurá estaba allí. Choele-Choel era el paso natural ideal para los arreos, que eran trasladados a Chile para su venta; otra zona geográfica como Carhué era la puerta de entrada al territorio libre, ahí estaba la defensa vital y fueron importantes en la vida de relación e Intercambio comercial con los indígenas, porque hacia ellos convergían varias rastrilladas que provenían desde Azul también en la provincia de Buenos Aires, hasta Bahía Blanca. Se estableció en la Argentina para conformar su Dinastía de la Piedra.

La vida de este araucano llegado de Chile puede comenzar a contarse en Argentina más precisamente a partir de 1929, cuando  Juan Manuel de Rosas asumió el gobierno de la provincia de Buenos Aires y “negoció” con los indios pacíficos y enfrentó a los rebeldes insumisos, entonces liderados por el cacique pampa Toriano este era secundado por Calfucurá y su hijo Namuncurá, el padre de Ceferino, “el santito de las pampas”.  Luego Toriano fue finalmente vencido por tropas de Rosas juntos con los borrogas. Los borogas eran una agrupación de parcialidades mapuches, Mapu tierra, Che gente que emigraron desde la araucaria chilena hasta la región nuestras pampas. Tras el fusilamiento de Toriano en Tandil, los borogas comenzaron a perseguir a los vencidos y cometieron varias masacres, hasta que tres años después Calfucurá los emboscó, mató a unos mil guerreros.

Muerto Toriano y caída la Federación, Calfucurá se independizó y conformó una poderosa confederación indígena que, al cabo de los años, se transformó en un verdadero imperio por nuestras pampas. Si un imperio o acaso la idea de imperio era solo una idea concebida solo por los europeos. Las fronteras con el huinca(hombre blanco) eran desde  la margen sur del río Salado, en la provincia de Buenos Aires, hasta la cordillera de Los Andes, abarcando casi toda la provincia de Buenos Aires,  la provincia de La Pampa, Río Negro, Neuquén y el sur de San Luis y Mendoza, si estos territorios no formaban en cuanto a su extensión un imperio es necesario reconsiderar los elementos constitutivos de este.

El cuartel central del nuevo caudillo pampa y de “nuestros paisanos los indios” (en palabras del libertador San Martín) fueron las tolderías de Salinas Grandes, donde, en forma inteligente, formó espías y perfeccionó su lenguaje castellano para poder negociar de palabra y por escrito no solo con Rosas.Rosas-y-la-expedición-al-desierto

Asistió con guerreros a Rosas en la batalla de Caseros el 3 de febrero de 1852 que culminó con el triunfo de Urquiza, al día siguiente atacó Bahía Blanca con 5 mil guerreros e hizo al guerra a los gobiernos argentinos que sucedieron a Rosas.

Carta a Bartolome Mitre: “Señor Presidente D. Bartolomé Mitre: Mi deber es ponerle en conocimiento que varios amigos, uno es el infrasquito don Galván, proveedor de Bahía; éste es uno de los principales ricos; es muy ladrón. Cuando yo mando mis enviados a Bahía, pues tiene la desfachatez y protestad de retármelos a mis enviados, ensultándomeles como mejor gana le da a este señor Galván. Espero me le dé una reprensión sobre este asunto, en lugar de regalármeles, aunque fuera un cigarro, los insulta de un modo diciéndoles que son unos ladrones y pícaros. Esto no me es bien parecido a mí ni a mis enviados; son manteles del señor Galván para que él tenga la facultad; no hay motivo en esto; espero lo reprenda usted. Como le digo de mi compadre Rivas, otro ladrón de primera clase; él me da de lo que mejor gana le da; no me da lo que tiene ordenado de usted. Las yeguas vienen cuando él ya ha ganado doble con las que usted me pasa…”

Calfucurá mantuvo toda la actual provincia de Buenos Aires en un constante alboroto, su peor ataque fue el realizado contra Azul en 1855. Luego de derrotar a Mitre en Sierra Chica, fue vencido por los generales Granada, Conesa y Paunero en 1857, y nuevamente en Pigüé en el siguiente año.

A estas alturas me sigo preguntando a cada paso que escribo estas líneas ¿Cómo puede ser que este hombre sea una bestia sin inteligencia, bruto, si tenía contactos con todos los políticos de esa época que gobernaron entre 1830-1870?; con todos tenía un contacto epistolar, con todos les hablaba de igual a igual, con todos negociaba, a todos llegó a engañar. Durante cuarenta años marco la vida del interior de nuestro país y en 1829.

En 1870 llevó a cabo un nuevo malón sobre las indefensas poblaciones blancas, arrasando Tres Arroyos y Bahía Blanca y a comienzos de 1872 hizo lo propio sobre 25 de Mayo y las tribus tehuelches que se habían revelado a su autoridad.

Calfucurá reinó sobre la pampa por espacio de cuarenta años, hasta que el 11 de marzo de 1872, después de declararle la guerra el gobierno argentino y arrasar una vez más 25 de Mayo, Alvear y 9 de Julio, fue derrotado por las fuerzas conjuntas del general Ignacio Rivas y el cacique Catriel, en la batalla de San Carlos, próxima a la actual ciudad de San Carlos de Bolívar. Murió en 1873, sin ánimo, de viejo y de pena.

En 1879, ya en plena “Campaña del Desierto” dirigida por el general Julio Argentino Roca, su tumba fue profanada por soldados, siendo saqueada y sus restos óseos vendidos al Museo de Ciencias Naturales de La Plata hasta que en el 2004 se reclamaron sus restos.

Su muerte, para muchos historiadores, marca el comienzo del fin de la independencia mapuche en el Cono Sur de América.

Conclusión

No se puede acorralar la historia sobre nuestras propias ideologías, pero como dice Ernesto Sábato la historia no es mecánica el hombre, la hace libre para evolucionar por lo tanto podemos rever nuestras opiniones.

QA4XlAs (1)Lo han llamado el Atila de las pampas como dezmero a su condición humana. Señor de la guerra, como estratega. Napoleón de las Pampas como hombre genial. Él no tenía parangón era eso y más; era único. Fueron obligados a adoptar una religión y un estilo de vida, idiosincracia que no les era propio, ¿porqué no revelarse arpendiendo de los blancos y mejorando ese aprendizaje?.

Yo solo lo llamaría un hombre de su tiempo que demostró ser muy inteligente que se supo adaptar a las contingencias de su época pero que no quería pasar por este mundo y de la historia desapercibido.

Calfucurá antes de morir el 3 de junio de 1873, en Chilhué, provincia de la Pampa, trasmitió a sus súbditos: “¡No dejéis arrebatar Carhué! , pues constituía un ventajoso baluarte en el dominio de los bárbaros que servía de teatro para sus operaciones deprecatorias y para el comercio “non santo” que Chile hacía con ellos”.

 

Bibliografía consultada

BECHIS, Martha. 1989. “Los lideratos políticos en el área Arauco-pampeana en el siglo XIX: ¿autoridad o poder?”. La etnohistoria. Número especial de la revista Naya. Facultad de Filosofía y Letras. Soporte CD

BECHIS, Martha. 1999. “La “Organización nacional” y las tribus pampeanas en Argentina durante el siglo XIX”. Ponencia presentada en el XII Congreso Internacional de AHILA . Porto, Portugal.

MARTÍNEZ SARASOLA, Carlos, ¨Los hijos de la tierra, historia de los indígenas argentinos¨. Emecé historia, Buenos Aires, 2005. Martínez Sarasola.

Material para saber más de los Pueblos Originarios: http://www.elarcondeclio.com.ar/recursos/ar-originarios.php

 

Daniela Leiva Seisdedos
Acerca de Daniela Leiva Seisdedos 248 Articles
Profesora de Historia. Consultora Educativa. Premio UBA 2016 ganadora al premio sobre divulgación de contenidos educativos 2016. Autora de los Manuales para docentes en Construcción de Ciudadanía 1, 2 y 3. Editorial Alfaomega. ISBN 978-987-3832-24-6 Blog recomendado por Santillana de Argentina. 2016. Ciencias Sociales. Colegio Nuestra Señora de Lourdes, La Plata. Experiencia destacada REDEM (Red Educativa Mundial) 2014 y 2015. Ganador de la I Mención en la Categoría Blogs en el Aula / Escuelas Secundarias Premios UBA 2014. Finalista de los Premios Espiral 2014. Premio UBA Ganador Mejor Contenido Educativo en Blog en os Premios UBA 2013. Reconocimiento en el portal EducAR al trabajo realizado en el blog Clio y sus Secretos. Distinguida por el Diario Clarín entre los 13 docentes del año 2013. Nombrado entre los 10 blog favoritos 2013 Editores de Santillana España. Ganador de la II Mención en la Categoría Blogs en el Aula / Escuelas Secundarias Premios UBA 2012. Docente del Mes 2012 Editores de Santillana Argentina. En Argentina columnista en CadenaBA y El Palomar Diario.  En España columnista en las revistas online INED 21, “Intrahistoria” y “Papel de Periódico”. Tutora y Moderadora en entornos virtuales (Moodle). En el suplemento Educación del Diario Clarín se publicaron varias notas periodísticas tanto en la versión digital como en la de papel. Recomendada en España por su trabajo docente en "sus contribuciones a la comunidad educativa" Editores de Santillana España. Especializada en aprendizaje cooperativo-colaborativo en el uso de la TIC. Taller Pre Universitario 2016 sobre Pensamiento Social en el Colegio San Cayetano, La Plata. Profesora de Historia en los Colegios Nuestra Señora de Lourdes y San Cayetano de La Plata. Lema: "La Educación como meta".

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*