De las guerras Napoléonicas a los los ejércitos patrios. Parte II

imagesA fnes del siglo XVIII y principios del XIX, Europa se vió conmocionada por el fenómeno napoleónico, no solo desde el punto de vista militar sino también en lo político e institucional. Cuando todas las grandes potencias europeas se pusieron de acuerdo, el imperio de Napoleón se derrumbó, pero Europa que había vivido muchas décadas en guerra, tuvo el problema de la gran cantidad de militares que, al terminar la guerra, quedaron libres.

Cuando los cuadros de los ejércitos europeos no tuvieron más vacantes – en algunos casos – o cuando las persecuciones hacia los bonapartistas se hicieron más profundas, comenzó un éxodo de oficiales de distintas nacionalidades que estuvieron en las guerras napoleónicas, buscando nuevos horizontes en la Joven América.

Y así, nuestros incipientes ejércitos se nutrieron de oficiales con experiencia y en la mayoría de los casos, con destacada habilidad militar que le fueron cambiando la cara a nuestras tropas, sentando las bases de un moderno ejército para la época.

Salvigni Emilio Salvigni ( italiano) Mayor, participó en los ejércitos napoleónicos como ayudante del General Murat, hizo la campaña a España y formó parte de la Grande Armée. A la caída de Bonaparte, se radicó en la Argentina, ingresando al Ejército del Norte al mando de Manuel Belgrano. Llegó a ser ayudante del General y lo acompañó hasta el final de su campaña – en el norte primero, y contra los caudillos del litoral, después – ( 1819/1820 ) A principios de 1818 Belgrano apadrinó la boda de este abogado – militar con una hija del Alférez José Ignacio Garmendia, radicado en Tucumán. Acompañó a Belgrano en su último viaje a Buenos Aires ( 1º de febrero de 1820) Participó en el ejército de Dorrego contra las fuerzas del litoral y más tarde en las guerras civiles. Emigró a Chile.

Trolé, Domingo Eduardo (francés) oficial de Ingenieros en los ejércitos napoleónicos vino al país en 1817 en compañía de Brandsen y Rauch. En 1826 tuvo a su cargo la fábrica de municiones de Buenos Aires. Participó en la guerra con el Brasil como Comandante de la Compañía de ingenieros. Se distinguió en Ituzaingó y en la campaña a las Misiones orientales encabezada por Fructuoso Rivera. Permaneció en la Banda oriental hasta la finalización de la guerra como Comandante de Artillería. Se incorporó a las tropas de Lavalle que realizaron el golpe de estado de diciembre de 1828. Por orden de Lavalle entrevistó a San Martín para convencerlo de que asumiera el gobierno de los revolucionarios. En 1830 regresó a Europa.

El Barón Eduardo Holmberg ( natural de Baden, Alemania) combatió en España contra las fuerzas napoleónicas, como primer teniente de las Guardias Valonas. Vino a la Argentina con San Martín en 1812, y fué asignado al Ejército del Norte al mando de Belgrano. Debió encargarse de la reorganización del cuerpo, estableciendo fábricas de pólvora, armas y cañones, dotándolo de suficientes elementos que permitieron a Belgrano equipar sus tropas, siendo esencial para las victorias obtenidas en Tucumán y Salta. Intervino en las campañas directoriales contra Santa Fé y Entre Ríos. Dado de baja por las reformas militares rivadavianas.
Forest, Carlos (francés) Coronel, integró los cuerpos napoleónicos hasta fines de 1806. En julio de 1807 se incorporó al cuerpo de Voluntarios del Río de la Plata, como capitán. Se incorporó al ejército del Norte asistiendo a Las Piedras, Tucumán, Salta, Vilcapugio (donde fue herido gravemente), Ayohuma y Sipe Sipe. Murió en Buenos Aires en 1823.

Vial José Estanislao (francés) teniente de ingenieros, fué asimilado a la caballería y su primera intervención fué en el Regimiento de Lanceros comandado por Federico Brandsen. Participó en la guerra con el Brasil y fué hecho prisionero por los brasileros cuando intentaba rescatar el cadáver de Brandsen en la batalla de Ituzaingó. Devuelto en 1828, realizó diversas tareas para el gobierno de Buenos Aires.

Arcos Antonio (Sargento Mayor) nació en Jerez (Andalucía). Prestó servicios en la caballería española hasta la invasión francesa. Partidario de éstos, participó en las legiones de José I Bonaparte, en las batallas de Vitoria y Tolosa, formando parte del estado Mayor del Mariscal Jourdan. A la caída del imperio francés en 1814, huyó a Londres y de allí al Río de la Plata.
En enero de 1815 es dado de alta en el Ejército como Sargento Mayor y en 1816 pasa a formar parte del Ejército de los Andes. Participó del cruce de la cordillera, y comandó una vanguardia en el combate de Achupallas. Intervino en la batalla de Chacabuco como Ayudante de Campo de San Martín.
Hizo la campaña al sur de Chile a las órdenes de O’Higgins participando activamente en el asalto a Talcahuano.
Asistió a la derrota de Cancha Rayada y huyó entre los primeros a Santiago, donde pretendió abordar un buque norteamericano. Rebajado por San Martín a la calidad de soldado raso de Granaderos a Caballo, participó activamente en la batalla de Maipú “portándose en ella bien”, reza el parte.
Poco después de Maipú, abandonó el ejército y se dedicó al comercio. A la caída de O’Higgins en 1823, pasó a Brasil y después a Francia, donde murió años después.

Bacler D’Albe, Alberto (Coronel) (1789/?) Nació en Saboya y de temprana edad, ingresó a la Escuela Militar de París. En el ejército imperial de Napoleón, participó en las campañas de Austria, Rusia, Alemania, Bélgica y Francia, desde 1809 a 1815. Ascendió a capitán, en el cuerpo de Ingenieros. Participó en la batalla de Waterloo y como muchos compatriotas, debió emigrar a Estados Unidos.
Llegó al Río de la Plata en 1817 y el gobierno de las Provincias Unidas, le reconoció el estado militar y el grado de Sargento Mayor de ingenieros, con el cual se incorporó al Ejército de los Andes. Formó parte de las fuerzas sitiadoras de Talcahuano y participó del asalto a dicha fortaleza. Asistió a la derrota de Cancha Rayada y a la batalla de Maipú. Ascendido a Teniente Coronel de ingenieros, pasó a prestar servicios en el Departamento de Guerra de Buenos Aires (marzo de 1820). Se reincorporó al ejército libertador de San Martín y participó de la campaña al Perú. Permaneció en Perú hasta 1824 realizando distintas tareas para los ejércitos de la patria. Regresó a Chile y de allí a Francia, donde terminó sus días.

Beauchef Isnel ,Jorge (Coronel) (1787/1840). Nació en Francia, en el pueblito de Le Puy en Velay, departamento de Alto Loira. A los 18 años ingresó en el 4° Regimiento de Húsares del ejército francés, participando en las campañas de 1805. Cayó prisionero en la campaña napoleónica a España, en 1808.
Cuando escapó, regresó a Francia y participó en la Batalla de Waterloo. Luego de la derrota napoleónica, huyó hacia Estados Unidos, donde fue invitado por las Provincias Unidas del Río de la Plata. Se incorporó en el Ejército de los Andes a fines de febrero de 1817, en el cuerpo de Cazadores a Caballo.
Participó el 6 de diciembre de 1817 en el ataque a la fortaleza de Talcahuano, como Segundo Comandante del Regimiento No. 1 de Chile Luego en las campañas al sur de Chile en 1818 y 1819., sobre todo en la batalla de Bio Bio.
Embarcado con parte de su regimiento en la flota de Lord Cochrane, participó en la gloriosa toma de Valdivia en febrero de 1820, ascendido a Teniente Coronel.
Hizo la campaña al Perú en 1823 y a Chiloé en 1824 y 1825. En 1826 combatió y derrotó a los caudillos realistas Pincheira.
Murió en Chile, el 10 de junio de 1840, a los 53 años de edad.

Bosso Juan Bautista (Italiano). Capitán.
Muy joven ingresó a las fuerzas napoleónicas del Reino de Italia y participó en la Batalla de Waterloo. Emigró a las Provincias Unidas en 1817 y fue incorporado al Ejército de los Andes, en el batallón 1 de Cazadores de los Andes al mando de Alvarado. Participó en la toma de los fuertes de Arauco, el asalto a Talcahuano, Cancha Rayada y Maipú.

Continuará.

Julio Ruiz
Acerca de Julio Ruiz 31 Articles
Profesor de Historia. Colegio Cervantes de Bolívar, Argentina. Ex Intendente de la Ciudad de Bolívar en la Provincia de Buenos Aires, Argentina. Abogado. Obras Históricas entre otras: Blandengues, "La Odisea", "Historias que hicieron cuentos", "Paginas de una historia olvidada", ect Todo se resume en "la historia, un cuento y un libro"

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*