Cuando perdimos la guerra con Bolivia. Conclusión

INDEPENDENCIA-BOLIVIA-720x340Con la intención de que la guerra fuera llevada a cabo casi exclusivamente con el peso del norte argentino, Rosas designó comandante en jefe del ejército argentino en operaciones, al general Alejandro Heredia, gobernador de Tucumán. El General Santa Cruz, mientras tanto, designó jefe del ejército boliviano en el área de conflicto con Argentina, al general alemán Otto Phillip Braum quien, en junio del 37 avanzó sobre nuestras fronteras y se apoderó de Cochinoca, Iruya y Santa Victoria, en Jujuy.

En esta oportunidad, el ejército boliviano se vió reforzado por el coronel Manuel Sevilla, del ejército de Heredia, quien con sus tropas íntegras, se pasó al bando boliviano entregando la villa de Iruya. Un mes después, los bolivianos ocuparon Humahuaca. Las operaciones se generalizaron en un sin fin de pequeños combates , muchas veces sin resultado definido, y también guerra de guerrillas.

En Santa Bárbara, se enfrentaron las fuerzas de Heredia y las bolivianas en un duro combate que no tuvo resultados para ninguna de las dos partes por cuanto las tropas de ambos bandos, no presentaban mucha voluntad de lucha y, hacia octubre de ese año 37, el frente se mantuvo en una especie de tregua no declarada : las tropas bolivianas ocupaban la Puna jujeña, mientras que las fuerzas nacionales se abroquelaban en la ciudad de Jujuy y sus inmediaciones.

Esta situación se mantuvo por el resto del año por lo que Santa Cruz, dispuso de tranquilidad y tropas suficientes para enfrentar a los chilenos en el frente peruano. En varias oportunidades el general Braum ocupó Yaví y desde allí amagaba ataques hacia la Quebrada de Humahuaca y Orán, entreteniendo a las tropas de Heredia.  En el frente chileno – peruano, mientras tanto, el general Blanco Encalada ocupó Arequipa, en el sur del Perú pero, en noviembre de 1837 fué enfrentado por las tropas de Santa Cruz que lo obligaron a capitular.

En los primeros días de 1838, las tropas bolivianas reforzadas y entonadas por los triunfos que tenían en el frente chileno, avanzaron sobre Humahuaca, obligando a Heredia a retirarse hasta la villa de Yala, por lo que quedaron en poder de Bolivia, Humahuaca, Cochinoca y Abra Pampa.

Heredia se retiró nuevamente, esta vez hasta Orán por lo que los bolivianos de Braum avanzaron hasta las inmediaciones de la ciudad de Jujuy. El pueblo jujeño debió empezar unas guerra de guerrillas para detener a los bolivianos, cosa que consiguió a una legua de la ciudad capital de la provincia.

Heredia pudo congregar tras de sí a regimientos de Tucumán, Salta y Jujuy y en mayo del 38, inició un avance sobre Tarija, consiguiendo que el coronel argentino Gregorio Paz – marchando a través del Chaco –  llegara hasta Carapari .La columna argentina  tomó la localidad de Zapatera ( hoy Bolivia)  en junio y el 10 de ese mes ya estaba en el valle de San Luis – cerca de Tarija .

El 18 de junio las fuerzas de Paz mantienen un encuentro con las fuerzas bolivianas comandadas por el general Braum  en la Cuesta Vieja, obteniéndose algunas ventajas para las armas argentinas.

Una contraofensiva boliviana comandada por el general O’Connor, consigue derrotar a fuerzas argentinas en Iruya. Paz decide entonces, iniciar la retirada que se vió jalonada de deserciones, perseguidos de cerca por los bolivianos de Braum.

A la madrugada del 24 de junio, Paz decide enfrentar a 1000 infantes y 400 jinetes bolivianos en  las cuestas de Cayambuyo ( para los bolivianos: Montenegro ), “…los argentinos bajaron un gran trecho y se inició el combate. Casi inmediatamente la infantería de la Puna volvió sus armas contra sus mismos compañeros y se pasó a las filas enemigas. Perdida así, miserablemente por la traición casi toda la infantería, la batalla fue ganada por los bolivianos”. [1] Ese mismo día, una columna argentina fué derrotada por los bolivianos nuevamente  en Iruya, al norte de Salta.

El ejército argentino se replegó fronteras adentro, esperando un nuevo avance de los bolivianos. “De allí fue preciso retirarme por el desierto del Bermejo, porque me encontré rodeado por el ejército boliviano a las órdenes de Braum …”

Estas fueron las últimas operaciones militares en las que intervinieron las tropas argentinas ya que el reto de las acciones, se limitaron a escaramuzas sin mayor importancia y a la guerra de guerrillas, sin resultados definitorios. El frente principal de la guerra se había concentrado en el Perú, limitándose los argentinos a impedir que los bolivianos pasaran más allá de Jujuy.

Chile ,luego de la derrota de Blanco Encalada, había rehecho sus fuerzas y ocupó Lima al mando del general Manuel Bulnes. Luego de un persistente avance, los chilenos derrotaron a Santa Cruz en la batalla de Yungay, el 20,de enero de 1839 y así concluyó la guerra con la derrota de la confederación peruano Boliviana.

Reparticion_de_americaEs de destacar que en esta inútil guerra, Rosas – o el gobierno de Buenos Aires – no envió un solo soldado y únicamente se limitó a remitir algunos armamentos y municiones. A ello se debe agregar, que poco éxito hubiera tenido Heredia en la formación de un ejército verdaderamente  nacional, que peleara una guerra de características nacionales, cuando subsistían conflictos armados entre las provincias de Tucumán, Santiago del Estero, Salta y Jujuy ,y sólo a ellas se les había dejado el peso de la guerra, tan es así que el mismo Rosas escribía luego “la indisciplina, el desánimo de nuestro ejército, fueron notables desde el primer día. La guerra fué absolutamente impopular, no la justificaba ningún ideal, ni profundo ni transitorio ante el sentimiento argentino”

En estas condiciones las tropas argentinas hubieran sido irremediablemente derrotadas en la guerra contra Bolivia si el gobierno de Chile no hubiera volcado todas sus fuerzas para terminar con el gobierno de Santa Cruz. Así y todo, Argentina perdió la provincia de Tarija y un gran sector del viejo Alto Perú.

Asesinado el general Heredia en 1839, Rosas escribía al caudillo Ibarra respecto de la actuación de aquél en la desgraciada guerra, ” de la que regresó perdiéndolo todo, sin respetar aún el honor nacional y lo que es peor, manchando la historia de los argentinos con un borrón que nunca merecieron”

Bibliografía consultada.

En 1889, el problema de Tarija quedó definitivamente resuelto cuando un acuerdo entre los gobiernos de Bolivia y Argentina, cedió Tarija a Bolivia y como contrapartida, Argentina recibió el partido de Atacama, que primero formó parte de la Gobernación de los Andes y luego fué repartido entre las provincias de Salta y Jujuy…

[1]  Yaben Jacinto R. Biografías argentinas y sudamericanas” Edit. Metrópolis, Bs. As. 1947

[2] Yaben Jacinto R. Idem anterior. De la exposición del Gral. Gregorio Paz, en su biografía)

Julio Ruiz
Acerca de Julio Ruiz 32 Articles
Profesor de Historia. Colegio Cervantes de Bolívar, Argentina. Ex Intendente de la Ciudad de Bolívar en la Provincia de Buenos Aires, Argentina. Abogado. Obras Históricas entre otras: Blandengues, "La Odisea", "Historias que hicieron cuentos", "Paginas de una historia olvidada", ect Todo se resume en "la historia, un cuento y un libro"

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*