Aprendizaje Significativo, ¿una realidad?

aprendizaje-significativo-1-728Uno de los conceptos que últimamente ha irrumpido en los ámbitos educativos es el de Aprendizaje Significativo. Más que concepto, podemos hablar de una filosofía del aprendizaje cuyo creador fue Ausubel (1918-2008), que lo teorizó hacia 1963-1965. La esencia de este tipo de aprendizaje es que el maestro sea capaz de partir de los conceptos previos de los propios estudiantes, construyendo desde los mismos el nuevo conocimiento. Es decir, partir de los esquemas del conocimiento que posee el estudiante y modificarlos a través del aprendizaje.

Este tipo de aprendizaje lleva implícito la individualidad y personificación de la enseñanza, ya que los esquemas del conocimiento de los que partimos serán distintos en cada estudiante.

Sin embargo, a pesar de ser un concepto tan presente en las aulas, en las unidades didácticas, en las programaciones, en la misma legislación, a la hora de la práctica docente seguimos centrándonos en la memorización de conceptos y en los exámenes escritos para cuantificar el aprendizaje. Nos empeñamos en ponerle un número al conocimiento y en que todos debemos saber y aprender los mismos conceptos.

Es decir, nos sabemos muy bien la teoría, ¿pero qué ocurre en la práctica? ¿Realmente estamos llevando a cabo un aprendizaje significativo? Tenemos un sistema de enseñanza que permite la incorporación de conceptos de enseñanza nuevos, pero sin embargo, nos exige una evaluación cuantitativa, ya que sin lo cuantitativo no sabemos diferenciar al estudiante que promociona o no promociona, al que pasa una prueba de acceso o no, al estudiante de alto rendimiento y a aquel que necesita apoyo en alguna materia.

No podemos hablar de aprendizaje significativo cuando los estudiantes memorizan para un examen, y al cabo de un corto periodo de tiempo ha olvidado todo lo estudiado. Este ejemplo está a la orden del día en las carreras universitarias u otros tipos de enseñanza donde el estudiante es más “autónomo”, en las cuales prima la superación de asignaturas y al finalizar los estudios se encuentran con una realidad laboral muy “práctica” y muy poco “teórica”. Así, el aprendizaje significativo debería inculcarse y trabajarse desde los inicios de la educación.

Por lo tanto, tenemos la teoría ideal, y un sistema de evaluación que no lo es tanto, pero sin embargo podemos hacer que el proceso de enseñanza-aprendizaje significativo sea posible. Lo que ocurre en muchas ocasiones es, ¿Cómo lo hago? ¿Cómo puedo trabajar de forma significativa en el aula?, o también es posible que nos planteemos lo siguiente: ¿El tipo de aprendizaje y dinámica de trabajo que inculco permite el aprendizaje significativo?

Así, desde este pequeño aporte se quiere dar a conocer unas pautas básicas para que pueda darse un proceso de enseñanza-aprendizaje significativo, y algunas herramientas pueden utilizarse en el aula.

Como bases del aprendizaje significativo pueden destacarse tres ideas fundamentales:

  • Que los conocimientos nuevos deben tener relación con los que ya se saben, no deben existir lagunas conceptuales, sino conocimientos entrelazados.
  • Que los nuevos conceptos tengan una estructura, que sean lógicos en sí mismos, que tengan sentido.
  • La motivación de los estudiantes: el maestro debe procurar un ambiente de aprendizaje en el que el estudiante se encuentre interesado, motivado, con necesidad de hacer preguntas y comprender la realidad.

Entre las estrategias didácticas que pueden destacarse para la búsqueda del aprendizaje significativo, pueden señalarse:

  • Aprendizaje colaborativo: A través del trabajo en grupal podemos abordar el denominado aprendizaje por proyectos, una dinámica de trabajo en la que un grupo estudiantil elabora un trabajo forma activa durante un periodo de tiempo, y son responsables de su diseño, planificación, elaboración, y búsqueda de información. Es una herramienta muy eficaz para, además, trabajar las inteligencias múltiples en las aulas, ya que pueden aunarse en un solo trabajo distintos ámbitos del conocimiento o materias.
  • Estrategias construccionales: Elaboración de mapas conceptuales y distintas técnicas de organización de la información, tanto de forma grupal como de modo individual.
  • Pensamiento crítico: Cuestionar, debatir en grupos, reflexionar, explicar una idea, ver los pros y los contras, preguntar el porqué de todo aquello que se quiere aprender, conocer los orígenes y las finalidades. El desarrollo del pensamiento crítico es una de las herramientas más eficaces en el aprendizaje significativo ya que te hace comprender un concepto desde sus múltiples vertientes.

En definitiva, es interesante indagar en aquellas estrategias, como las expuestas, que desarrollen el aprender a ser, aprender a hacer y el aprender a aprender. Estas habilidades permitirán a los estudiantes desarrollarse autónomamente de forma eficaz, y propiciar un aprendizaje significativo no sólo en su día a día escolar y/o educativo, sino en todos los ámbitos de su vida diaria, consiguiendo así no solo un aprendizaje conceptual, sino formar personas competentes del mañana.

Referencias:

Baro Cálciz, A. (2011). Metodologías activas y aprendizaje por descubrimiento. Revista Electrónica de Innovación y Experiencias Educativas40, 103-104.

Estrategias Docentes para un aprendizaje Significativo: http://es.slideshare.net/no_alucines/estrategias-docentes-para-un-aprendizaje-significativo-presentation

LaCueva, A. (1998). La enseñanza por proyectos, ¿mito o reto? Revista Iberoamericana de Educación, (16), 165-190.

Carmen María Sepúlveda
Acerca de Carmen María Sepúlveda 6 Articles
Neuroeducadora y titulada en Música. Interesada en la Neuroeducación, las estrategias didácticas personalizadas y las dificultades de aprendizaje. "Educar no es dar carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades de la vida". (Pitágoras)

Se el primero en comentar

Deja un Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*